Aro­ma­te­ra­pia pa­ra la bue­na sa­lud

Mia - - SUMARIO -

El po­der de la aro­ma­te­ra­pia ra­di­ca en la co­ne­xión en­tre el ol­fa­to, la emo­ción y la me­mo­ria. Por ejem­plo, po­de­mos ha­ber aso­cia­do un re­cuer­do des­agra­da­ble a un de­ter­mi­na­do olor y ,al sen­tir­lo, sin una ra­zón com­pren­si­ble, ex­pe­ri­men­ta­mos una sen­sa­ción de ma­les­tar. Al­gu­nos te­ra­peu­tas lla­man a es­to "aler­gia emo­cio­nal".

Los aro­mas uti­li­za­dos pro­vie­nen de los acei­tes esen­cia­les de­ri­va­dos de ele­men­tos na­tu­ra­les co­mo las flo­res, hier­bas, ar­bus­tos y cor­te­zas, lí­qui­dos odo­rí­fe­ros que se ob­tie­ne por des­ti­la­ción. La aro­ma­te­ra­pia ha acom­pa­ña­do al hom­bre en mu­chas tra­di­cio­nes me­di­ci­na­les a tra­vés de los tiem­pos, en­con­trán­do­se sus pri­me­ros an­te­ce­den­tes en Egip­to, Gre­cia y Ro­ma, don­de las es­cri­tu­ras mues­tran co­mo eran uti­li­za­dos pa­ra ser apli­ca­dos en la piel o pa­ra ar­mo­ni­zar el ai­re a tra­vés de in­cien­sos. Sin em­bar­go, ha­bía si­do ol­vi­da­da en Oc­ci­den­te sien­do re­des­cu­bier­ta por ca­sua­li­dad a prin­ci­pios de si­glo XX, des­de cuan­do su desa­rro­llo mo­derno la ha con­ver­ti­do en un pro­ta­go­nis­ta im­por­tan­te de la me­di­ci­na y la cos­mé­ti­ca na­tu­ra­les.

Los acei­tes esen­cia­les no son uti­li­za­dos úni­ca­men­te pa­ra afec­tar el plano bio­ló­gi­co sino tam­bién los as­pec­tos psí­qui­cos y es­pi­ri­tua­les del ser hu­mano, por lo que de­be­mos con­si­de­rar a la aro­ma­te­ra­pia co­mo una dis­ci­pli­na ver­da­de­ra­men­te ho­lís­ti­ca. Sus va­ria­das for­mas de ad­mi­nis­tra­ción tam­bién in­vi­tan a uti­li­zar las esen­cias en un am­plio nú­me­ro de con­di­cio­nes y cir­cuns­tan­cias: la ver­sa­ti­li­dad de los acei­tes esen­cia­les per­mi­te asi­mi­lar­los a tra­vés de su in­ges­tión por bo­ca, por la piel o las vías res­pi­ra­to­rias. En su com­po­si­ción en­con­tra­mos vi­ta­mi­nas, fi­tohor­mo­nas, an­ti­bió­ti­cos y an­ti­sép­ti­cos na­tu­ra­les.

Mu­chos acei­tes esen­cia­les ba­ra­tos son me­ras imi­ta­cio­nes ar­ti­fi­cia­les o rec­ti­fi­ca­dos con otras sus­tan­cias de me­nor ca­li­dad que le res­tan pro­pie­da­des; ra­zón por la cual hay que apren­der a iden­ti­fi­car los ge­nui­nos, pues aún en las tien­das de sa­lud sue­le ha­ber­los de ma­la ca­li­dad. En­tre los que con­ser­van in­tac­tas sus pro­pie­da­des, hay al­gu­nos apro­pia­dos pa­ra uso ex­terno y otros que in­di­can su ca­li­dad ali­men­ta­ria y se pue­den in­ge­rir; por eso, hay que se­guir es­tric­ta­men­te las in­di­ca­cio­nes del pros­pec­to.

¿Se usan en mas­co­tas?

Sí pe­ro con cui­da­do, par­ti­cu­lar­men­te en los ga­tos de­bi­do a la sen­si­bi­li­dad de sus me­ta­bo­lis­mo e in­ca­pa­ci­dad pa­ra des­com­po­ner de­ter­mi­na­das sus­tan­cias. A tra­vés del ma­sa­je o la di­fu­sión de aro­mas, los acei­tes esen­cia­les se uti­li­zan in­clu­so en gran­jas pa­ra el cui­da­do de ca­ba­llos y otros gran­des ma-

mí­fe­ros, ayu­dan­do a man­te­ner un am­bien­te fres­co y con­tro­la­do de gér­me­nes en es­ta­blos o ca­ba­lle­ri­zas. Siem­pre hay que ase­so­rar­se, em­pe­zar con can­ti­da­des y tiem­pos mí­ni­mos y evi­tar siem­pre el con­tac­to con ojos, bo­ca, oí­dos y ge­ni­ta­les.

Un uso prác­ti­co que tie­nen las esen­cias es pa­ra ayu­dar a las mas­co­tas a tran­qui­li­zar­se cuan­do tie­nen mie­do a rui­dos ta­les co­mo true­nos, tor­men­tas, llu­vias muy fuer­tes, pi­ro­tec­nia, en­tre otros. En es­tos ca­sos, se pue­den po­ner unas go­tas de acei­te esen­cial pu­ro de la­van­da o me­li­sa en un hor­ni­to o di­fu­sor pa­ra crear un cli­ma se­reno. Aun­que en los ga­tos es des­acon­se­ja­do, en pe­rros y ma­mí­fe­ros de mayor ta­ma­ño, co­mo ca­ba­llos, po­de­mos co­lo­car una go­ti­ta di­luí­da en un acei­te vehi­cu­lar (al­men­dra, oli­va o gi­ra­sol) di­rec­ta­men­te so­bre su el pe­la­je.

Có­mo apro­ve­char­los

El ol­fa­to es 10.000 ve­ces más sen­si­ti­vo que cual­quier otro sen­ti­do y cons­ti­tu­ye la vía más rá­pi­da pa­ra que las esen­cias na­tu­ra­les lle­guen al ce­re­bro, afec­tan­do muy rá­pi­da­men­te las emo­cio­nes, per­cep­ción y es­ta­dos de áni­mo. Mu­chas ve­ces, la mú­si­ca, una foto o un pai­sa­je re­cuer­dan al­gún as­pec­to del pa­sa­do pe­ro es­te ti­po de aso­cia­cio­nes se da con mayor fre­cuen­cia con el ol­fa­to, pues­to que per­ma­nen­te­men­te, an­te el es­tí­mu­lo de un aro­ma, se dis­pa­ran re­cuer­dos agra­da­bles o no.

La piel es otra de las vías pa­ra in­cor­po­rar los acei­tes esen­cia­les al or­ga­nis­mo ya que se ab­sor­ben a tra­vés de los po­ros y los fo­lícu­los pi­lo­sos, se me­ta­bo­li­zan con fa­ci­li­dad en el or­ga­nis­mo y son ex­cre­ta­dos por la ori­na.

La in­ges­tión de esen­cias esen­cia­les re­quie­re de una se­rie de cui­da­dos que de­ben res­pe­tar­se es­cru­pu­lo­sa­men­te:

Ve­ri­fi­car que las esen­cias sean de ca­li­dad: en la eti­que­ta de­be de­cir "ca­li­dad food" o lle­var al­gún se­llo de la agri­cul­tu­ra bio­ló­gi­ca. Ase­gu­ra­te de com­prar esen­cias con es­pe­ci­fi­ca­cio­nes cla­ras de su ca­li­dad y ha­bi­li­ta­cio­nes sa­ni­ta­rias.

Se de­ben res­pe­tar las do­sis se­gu­ri­dad da­das por el fa­bri­can­te.

Uni­ca­men­te los pro­fe­sio­na­les ca­li­fi­ca­dos pue­den ad­mi­nis­trar esen­cias a mu­je­res em­ba­ra­za­das, ni­ños y an­cia­nos.

La es­fe­ra de in­di­ca­cio­nes de los acei­tes esen­cia­les es muy am­plia: en la psi­co­ló­gi­ca son muy efi­ca­ces pa­ra tra­tar pro­ble­mas de an­sie­dad, depresión, irri­ta­bi­li­dad, es­trés, apa­tía, pa­ra lo cual se pue­de usar la­van­da, me­jo­ra­na o azahar. En la or­gá­ni­ca, cons­ti­tu­yen un ines­ti­ma­ble re­cur­so an­ti­sép­ti­co, ayu­dan­do a pre­ve­nir in­fec­cio­nes (tea tree, li­món), pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios (eu­ca­lip­to), di­ges­ti­vos ta­les co­mo fla­tu­len­cias, afec­cio­nes de la bo­ca (men­ta, jen­gi­bre, anís o hi­no­jo), in­som­nio (azahar, la­van­da, me­li­sa), en­fer­me­da­des reu­má­ti­cas (jen­gi­bre, in­cien­so, mi­rra, na­ran­ja) o afec­cio­nes de la piel y el ca­be­llo (la­van­da, tea tree, ge­ra­nio, ro­me­ro). En la es­pi­ri­tual, crean am­bien­tes de co­ne­xión y fa­ci­li­tan los pro­ce­sos de tras­cen­den­cia en la ora­ción o la me­di­ta­ción.

In­gre­dien­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.