La no­ve­do­sa gym con cha­le­co de elec­tro­dos

Se lla­ma elec­tro­es­ti­mu­la­ción y pro­me­te que po­de­mos ejer­ci­tar más de 300 múscu­los a la vez. El re­vo­lu­cio­na­rio sis­te­ma que eli­gen re­co­no­ci­dos de­por­tis­tas y ce­le­bri­ties, se es­tá con­vir­tien­do en el en­tre­na­mien­to con más se­gui­do­res en el mun­do del fitness

Mia - - SUMARIO - Por Lau­ra La­go­mar­sino Fotos: Fe­de Ro­me­ro (fe­de­ro­me­ro­fo­to@gmail.com)

Hay una nue­va for­ma de en­tre­nar que ya es fu­ror en el mun­do en­te­ro y aca­ba de des­em­bar­car en nues­tro país pa­ra se­du­cir a los aman­tes del well­ness. “Se tra­ta de un no­ve­do­so sis­te­ma de en­tre­na­mien­to ba­sa­do en la tec­no­lo­gía de elec­tro es­ti­mu­la­ción ac­ti­va e in­te­gral, que per­mi­te ejer­ci­tar más de 300 múscu­los a la vez - lle­gan­do a las fi­bras mus­cu­la­res más pro­fun­das, las cua­les son muy di­fí­ci­les de abor­dar con en­tre­na­mien­tos tra­di­cio­na­les- en ru­ti­nas per­so­na­li­za­das de 20 mi­nu­tos”, ex­pli­ca Os­car Do­min­go, so­cio fun­da­dor y di­rec­tor de Wiems Pro (wiems­proar­gen­ti­na.com).

La elec­tro­es­ti­mu­la­ción in­te­gral ac­ti­va es un re­vo­lu­cio­na­rio con­cep­to que sur­gió gra­cias a los úl­ti­mos avan­ces en los cam­pos de la elec­tro­es­ti­mu­la­ción y la neu­ro­cien­cia. Es de­cir, la res­pues­ta a la con­trac­ción mus­cu­lar usan­do im­pul­sos eléc­tri­cos de ba­ja y me­dia fre­cuen­cia. En sus co­mien­zos se uti­li­zó en el ám­bi­to de la reha­bi­li­ta­ción y del de­por­te de eli­te. Así, los de­por­tis­tas fue­ron los pri­me­ros en pro­bar­lo pa­ra com­ple­men­tar su en­tre­na­mien­to y lo­grar su­pe­rar con cre­ces sus pro­pias per­for­man­ces. Hoy, por ejem­plo, lo uti­li­za el me­da­llis­ta olím­pi­co Usain Bolt, el fut­bo­lis­ta de Real Madrid Ka­rim Ben­ze­ma, la se­lec­ción de Por­tu­gal de hockey, y el se­lec­cio­na­do fran­cés de hand­ball, en­tre otros. Al ver lo efec­ti­vo que re­sul­tó el sis­te­ma, se co­men­zó a di­fun­dir por el mun­do con­vir­tién­do­se en uno de los en­tre­na­mien­tos más bus­ca­dos y con más se­gui­do­res en es­tos mo­men­tos.

To­dos co­nec­ta­dos

Los im­pul­sos son ge­ne­ra­dos por un elec­tro­es­ti­mu­la­dor y se trans­mi­ten a los múscu­los me­dian­te elec­tro­dos si­tua­dos en to­do el cuer­po es­tra­té­gi­ca­men­te pa­ra ge­ne­rar una con­trac­ción mus­cu­lar na­tu­ral. En­ton­ces, no so­la­men­te se pue­de es­ti­mu­lar un gru­po mus­cu­lar de ma­ne­ra ais­la­da y pa­si­va, sino que a tra­vés del tra­je (con has­ta do­ce pa­res de elec­tro­dos) y una se­rie de ejer­ci­cios es­pe­cí­fi­cos de ba­ja car­ga -por lo que no re­per­cu­te ne­ga­ti­va­men­te en las ar­ti­cu­la­cio­nes- se lo­gra tra­ba­jar más de 300 múscu­los si­mul­tá­nea­men­te de ma­ne­ra ac­ti­va, den­tro de un tra­ba­jo bio­me­cá­ni­co fun­cio­nal glo­bal. Su efi­ca­cia se ba­sa ín­te­gra­men­te en el apor­te ex­tra de es­tí­mu­los de co­rrien­te eléc­tri­ca que re­ci­be el múscu­lo me­dian­te el tra­je, más el tra­ba­jo del mo­vi­mien­to ha­bi­tual: fle­xión, con­trac­ción, gi­ro, etc.

En sus orí­ge­nes, los pri­me­ros tra­jes ve­nían uni­dos a la compu­tado­ra a tra­vés de un ca­ble de­bien­do rea­li­zar ejer­ci­cios en el lu­gar, sin po­der des­pla­zar­se y pu­dien­do en­tre­nar so­la­men­te a una per­so­na a la vez. “Hoy, con el avan­ce de la tec­no­lo­gía se desa­rro­lla­ron equi­pos inalám­bri­cos, mul­ti­usua­rio y con co­ne­xión bleu­tooth, por lo que un so­lo en­tre­na­dor pue­de ma­ne­jar a un gru­po de has­ta do­ce per­so­nas al mis­mo tiem­po, tan­to in­door co­mo out­door”, cuen­ta Do­min­go. Es­tá de­mos­tra­do que en­tre­nar den­tro de un team es muy es­ti­mu­lan­te des­de di­fe­ren­tes as­pec­tos. A ni­vel emo­cio­nal lle­gar a una cla­se don­de se com­par­te el en­tre­na­mien­to siem­pre con los mis­mos com­pa­ñe­ros des­pier­ta sen­ti­mien­tos de per­te­nen­cia, res­pon­sa­bi­li­dad, ca­ma­ra­de­ría, y ayu­da al gru­po de for­ma muy po­si­ti­va en la lu­cha por lo­grar los ob­je­ti­vos co­mu­nes e in­di­vi­dua­les.

Por su par­te, los tra­jes, que cuen­tan con un sis­te­ma an­ti­bac­te­riano, se adap­tan a to­das las for­mas y ta­ma­ños de cuer­pos. De he­cho, hay cin­co ta­lles de bo­dies y seis de cha­le­cos, pa­ra que es­te en­tre­na­mien­to pue­dan rea­li­zar­lo des­de per­so­nas muy del­ga­das has­ta las que

tie­nen un cuer­po ro­bus­to. Ade­más, los cha­le­cos tie­nen ti­ras ajus­ta­bles que ha­cen que se adap­ten me­jor a cual­quier con­torno cor­po­ral.

El en­tre­na­dor co­man­da la se­sión des­de un Ipad, pu­dien­do ade­cuar el en­tre­na­mien­to de for­ma per­so­na­li­za­da a ca­da uno, ajus­tan­do de for­ma in­di­vi­dual ca­da zo­na del cuer­po, y ca­da pro­gra­ma a ca­da usua­rio, de acuer­do a sus ca­rac­te­rís­ti­cas, ne­ce­si­da­des y ob­je­ti­vos. Vein­te mi­nu­tos de prác­ti­ca equi­va­len a tres ho­ras de en­tre­na­mien­to tra­di­cio­nal en un gim­na­sio. Y al ser una ru­ti­na tan in­ten­sa, só­lo se pue­de rea­li­zar co­mo má­xi­mo dos ve­ces por se­ma­na.

Po­de­ro­sos be­ne­fi­cios

En­tre los be­ne­fi­cios prin­ci­pa­les de es­ta no­ve­do­sa ac­ti­vi­dad se des­ta­can el que­mar gra­sa por más de 72 ho­ras, lue­go del en­tre­na­mien­to, ya que au­men­ta el me­ta­bo­lis­mo, lo cual es un buen mé­to­do pa­ra adel­ga­zar (siem­pre com­ple­men­tán­do­lo con la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble). Ade­más, el tra­ba­jo ae­ró­bi­co pro­du­ce en­dor­fi­nas y an­ti­de­pre­si­vos na­tu­ra­les que in­ci­den en el es­ta­do de áni­mo, li­be­ran­do es­trés y an­sie­dad. Tam­bién to­ni­fi­ca y au­men­ta la fuer­za, re­du­ce la gra­sa ab­do­mi­nal, le­van­ta glú­teos, com­ba­te la ce­lu­li­tis y fla­ci­dez en mus­los y bra­zos, re­fuer­za la zo­na lum­bar re­du­cien­do dolores de es­pal­da, y cuen­ta con un efec­to an­ti­aging. “Por ser un en­tre­na­mien­to de ba­ja car­ga y per­so­na­li­za­do, es ade­cua­do pa­ra per­so­nas des­de los 16 años has­ta in­clu­si­ve pa­ra adul­tos ma­yo­res de más de 80 años. Es­tos úl­ti­mos lo­gran re­cu­pe­rar ma­sa mus­cu­lar, ga­nar fuer­za, re­du­cir dolores y sen­tir­se sa­lu­da­bles y jo­via­les”, ase­gu­ra Do­min­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.