Có­mo con­tro­lar los lu­na­res

Ca­da vez se in­ten­si­fi­can más las aler­tas pa­ra pre­ve­nir y ata­car a tiem­po el me­la­no­ma. Des­de el au­to­exa­men a cam­pa­ñas en la web, to­do va­le pa­ra no de­jar avan­zar a es­te enemi­go

Mia - - SUMARIO -

La ma­yo­ría de las per­so­nas adul­tas tie­nen en­tre 12 y 40 lu­na­res que, en ge­ne­ral, se ubi­can de la cin­tu­ra pa­ra arri­ba y en lu­ga­res don­de lle­ga el sol. En lí­neas ge­ne­ra­les, un lu­nar co­mún tie­ne me­nos de 5 mi­lí­me­tros de an­cho, con for­ma re­don­da u ova­la­da, su­per­fi­cie lisa y bor­des de­fi­ni­dos. En cuan­to al co­lor, sue­le ser ro­sa­do, tos­ta­do o cas­ta­ño uni­for­me. Las per­so­nas de piel o ca­be­llo os­cu­ro tien­den a pre­sen­tar lu­na­res más os­cu­ros que las de piel cla­ra o ca­be­llo ru­bio. Aun­que los lu­na­res co­mu­nes no son can­ce­ro­sos, quie- nes pre­sen­tan más de 50 lu­na­res co­mu­nes, tie­nen un mayor ries­go de pa­de­cer me­la­no­ma.

El me­la­no­ma es el ti­po de cáncer de piel más gra­ve, por lo cual, es ne­ce­sa­rio re­vi­sar ca­da lu­gar del cuer­po y acu­dir in­me­dia­ta­men­te al es­pe­cia­lis­ta cuan­do se ob­ser­ven cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos en su as­pec­to.

Se de­be te­ner en cuen­ta:

✔ Los cam­bios de co­lor .

✔ Si el lu­nar se vuel­ve más pe­que­ño o más gran­de en for­ma des­pa­re­ja (sin uni­for­mi­dad) . ✔ Si cam­bia su for­ma, tex­tu­ra o al­tu­ra.

✔ Cuan­do la piel de la su­per­fi­cie se vuel­ve se­ca o es­ca­mo­sa.

✔ Si el lu­nar se vuel­ve du­ro o se sien­te con bul­tos.

✔ Si em­pie­za a dar pi­ca­zón.

✔ Si san­gra o su­pu­ra.

Se­gún la OMS (Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud), se diag­nos­ti­can 200.000 nue­vos ca­sos anua­les de cáncer de me­la­no­ma en el mun­do, aun­que en­tre las va­rian­tes de cáncer de piel só­lo re­pre­sen­ta el 5%, es el cau­sal del 90% de las muer­tes por es­ta en­fer­me­dad. Pa­ra con­cien­ti­zar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.