Po­de­ro­so acei­te de oli­va

Mia - - SUMARIO - Por Car­lo­ta Má­ñez y Mó­ni­ca Ca­rrei­ra* Del li­bro “Los 10 su­per­ali­men­tos ver­da­de­ros”, Urano (www.edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com)

Es im­por­tan­te te­ner pre­sen­te que nin­gún ali­men­to, de for­ma ais­la­da, tie­ne pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas pa­ra la sa­lud. La ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble no se ba­sa en la in­cor­po­ra­ción de un de­ter­mi­na­do ali­men­to, sino en la va­rie­dad de ellos: ve­ge­ta­les, fru­tas, ver­du­ras, fru­tos se­cos, se­mi­llas, le­gum­bres, ce­rea­les in­te­gra­les, gra­sas in­sa­tu­ra­das, etc. Es­tá de­mos­tra­do que es­to es lo que ayu­da a pre­ve­nir mu­chas de las en­fer­me­da­des aso­cia­das al de­te­rio­ro del or­ga­nis­mo por el pa­so del tiem­po.

El acei­te de oli­va es uno de los ali­men­tos más sa­nos que exis­ten. Des­de el pun­to de vis­ta nu­tri­ti­vo, los me­jo­res acei­tes son los de pre­sión en frío, ya que el pren­sa­do en ca­lien­te y el re­fi­na­do re­du­cen el con­te­ni­do de sus­tan­cias que con­fie­ren a la gra­sa su sa­bor, aro­ma, co­lor y mu­chas de sus pro­pie­da­des sa­lu­da­bles. De to­dos mo­dos, to­dos se des­ta­can por su ele­va­do apor­te de gra­sas mo­no­in­sa­tu­ra­das, vi­ta­mi­na E y fi­toes­te­ro­les. Al igual que el res­to de acei­tes, el de oli­va apor­ta una gran can­ti­dad de ener­gía, que per­mi­te desa­rro­llar la ac­ti­vi­dad fí­si­ca e in­te­lec­tual con bue­na sa­lud. Por ello, a pe­sar de sus nue­ve ca­lo­rías por gra­mo, de­be­ría in­cluir­se en to­da die­ta equi­li­bra­da en sus­ti­tu­ción de otras fuen­tes de gra­sa me­nos sa­lu­da­bles. El con­su­mo dia­rio re­co­men­da­do es de tres a seis cu­cha­ra­das en cru­do por per­so­na.

El acei­te de oli­va re­sul­ta un ali­men­to con­ve­nien­te pa­ra to­do el mun­do. Sus be­ne­fi­cios en com­pa­ra­ción con otras gra­sas de­be­rían con­ver­tir­lo en el acei­te de elec­ción tan­to pa­ra ali­ños co­mo pa­ra co­ci­nar. Por su com­po­si­ción equi­li­bra­da de áci­dos gra­sos, a lo que con­tri­bu­ye su ri­que­za en áci­do olei­co, re­sul­ta es­pe­cial­men­te re­co­men­da­ble pa­ra quie­nes tie­nen ni­ve­les de co­les­te­rol LDL (co­no­ci­do co­mo «ma­lo») ele­va­dos y/o pro­ble­mas de ar­te­rios­cle­ro­sis, pues se con­si­de­ra un ver­da­de­ro pro­tec­tor car­dio­vas­cu­lar. Si so­mos hi­per­ten­sos y fu­ma­do­res de­be­ría ser un bá­si­co en nues­tra die­ta. Asi­mis­mo, por sus efec­tos an­ti­oxi­dan­tes se con­si­de­ra un po­ten­cial alia­do pa­ra pre­ve­nir en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con la oxi­da­ción y el en­ve­je­ci­mien­to ce­lu­lar, ta­les co­mo las en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas y de­ter­mi­na­dos ti­pos de cáncer. Qui­zá las per­so­nas que de­be­rían li­mi­tar (no evi­tar) su con­su­mo se­rían las que pre­sen­tan so­bre­pe­so u obe­si­dad, ya que no he­mos de ol­vi­dar que se tra­ta de una gra­sa y que, co­mo tal, es ri­ca en ca­lo­rías. Su li­mi­ta­ción en es­tos ca­sos, eso sí, de­be­ría es­tar por de­trás de la de otras gra­sas nu­tri­cio­nal­men­te mu­cho más po­bres (em­bu­ti­dos, mar­ga­ri­nas).

Ami­go del co­ra­zón: hoy día es­tá ple­na­men­te acep­ta­do que el acei­te de oli­va ejer­ce un im­por­tan­te pa­pel pre­ven­ti­vo y te­ra­péu­ti­co en el tra­ta­mien­to de las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Aun­que los efec­tos se atri­bu­yen ma­yo­ri­ta­ria­men­te a su ele­va­do con­te­ni­do en áci­do olei­co, en los úl­ti­mos años dis­tin­tos es­tu­dios han pues­to de ma­ni­fies­to el po­si­ble pa­pel de las sus­tan­cias an­ti­oxi­dan­tes (vi­ta­mi­na E y po­li­fe­no­les) tam­bién pre­sen­tes en él.

Con­tro­la el co­les­te­rol: aun­que no re­du­ce tan­to el ni­vel de co­les­te­rol to­tal ni del LDL co­mo los acei­tes de se­mi­llas ri­cos en áci­dos gra­sos po­li­in­sa­tu­ra­dos, sí que es el úni­co que au­men­ta el co­les­te­rol HDL (co­no­ci­do co­mo «bueno»). Pe­ro, ade­más, nu­me­ro­sos es­tu­dios han de­mos­tra­do que los áci­dos gra­sos mo­no­in­sa­tu­ra­dos, co­mo el olei­co, son más efi­ca­ces que los po­li­in­sa­tu­ra­dos pa­ra evi­tar la oxi­da­ción de las li­po­pro­teí­nas. Por otro la­do, su al­to con­te­ni­do en vi­ta­mi­na E y com­pues­tos fe­nó­li­cos an­ti­oxi­dan­tes tam­bién con­tri­bu­ye a in­hi­bir es­te pro­ce­so per­ju­di­cial; por tan­to, co­mo la ar­te­rios­cle­ro­sis se pro­du­ce prin­ci­pal­men­te co­mo con­se­cuen­cia de la oxi­da­ción de las li­po­pro­teí­nas, es fá­cil de­du­cir que el acei­te de oli­va, es­pe­cial­men­te el vir­gen ex­tra, es el que más pro­te­ge con­tra el desa­rro­llo de en­fer­me­da­des co­ro­na­rias.

De­fen­sa an­ti­oxi­dan­te: re­pre­sen­ta uno de los prin­ci­pa­les me­dios pa­ra pre­ve­nir nu­tri­cio­nal­men­te los pro­ce­sos oxi­da­ti­vos que pro­vo­can el en­ve­je­ci­mien­to de las cé­lu­las. Es­to es de­bi­do a que su con­te­ni­do gra­so es fun­da­men­tal­men­te mo­no­in­sa­tu­ra­do (áci­do olei­co), es de­cir, que tie­ne una ba­ja po­ten­cia­li­dad oxi­da­ti­va, lo cual de­ter­mi­na un ti­po de cons­truc­ción ce­lu­lar "po­co oxi­da­ble" que, ade­más, es­ta­rá pro­te­gi­da por el ele­va­do con­te­ni­do de sus­tan­cias an­ti­oxi­dan­tes de di­cho acei­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.