Com­pa­ñe­ro conejo

Los co­ne­jos son in­te­li­gen­tes, so­cia­bles y apren­den con fa­ci­li­dad. En de­fi­ni­ti­va, pue­den lle­gar a ser una ex­ce­len­te com­pa­ñía

Mia - - SUMARIO - Fuen­te: mas­co­tas.mer­co­la.com

Cuan­do desea­mos te­ner una mas­co­ta, in­me­dia­ta­men­te pen­sa­mos en un pe­rro o ga­to, sin con­si­de­rar que exis­ten otras que pue­den acom­pa­ñar­nos; en­tre ellas, el conejo. Los hay de mu­chas ra­zas y, en to­dos los ca­sos, son una ex­ce­len­te com­pa­ñía, in­clu­so res­pon­den al nom­bre que se le da. Un da­to in­tere­san­te es que apren­den fá­cil­men­te a no en­su­ciar den­tro de la ca­sa, es­pe­cial­men­te si le co­lo­ca una ca­ja con ase­rrín o pie­dri­tas pa­ra ga­tos.

Se­gún los co­no­ce­do­res de es­te ani­mal, lo ideal es que vi­van den­tro de la ca­sa, ya que son muy asus­ta­di­zos, ca­rac­te­rís­ti­ca que po­dría lle­var­los a la muer­te por un ata­que car­día­co. Ade­más, no to­le­ran bien las tem­pe­ra­tu­ras ele­va­das o las muy ba­jas. Sin em­bar­go, hay un pro­ble­ma con man­te­ner a los co­ne­jos en el in­te­rior per­ma­nen­te­men­te, ya que desa­rro­llan de­fi­cien­cia de vi­ta­mi­na D, lo cual po­dría ge­ne­rar­le pro­ble­mas den­ta- les, en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y de­bi­li­tar­le el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Pa­ra evi­tar es­ta si­tua­ción, es con­ve­nien­te per­mi­tir­le que pa­see por el jar­dín o el pa­tio y to­me con­tac­to directo con el sol. In­clu­so se lo pue­de acos­tum­brar a usar un ar­nés y sa­car­lo a la plaza; si es­to no fue­ra po­si­ble, co­lo­car­lo en una jau­la có­mo­da y de­jar­lo un buen ra­to al ai­re li­bre. Es im­pres­cin­di­ble que la mis­ma sea co­lo­ca­da de ma­ne­ra tal que tam­bién ten­ga al­go de som­bra, pa­ra que de­ci­da cuan­do fue su­fi­cien­te pa­ra él.

Ali­men­ta­ción

En pri­mer lu­gar, es im­por­tan­te co­lo­car a su al­can­ce un re­ci­pien­te con agua fres­ca, siem­pre pe­sa­do, pa­ra que no pue­da vol­car­lo. Evi­tar los plás­ti­cos, ya que po­dría co­mér­se­lo. El agua es tan esen­cial pa­ra el conejo, que si de­ja­se de be­ber es un sín­to­ma de que no se en­cuen­tra bien. Si va a es­tar so­lo gran par­te del día, lo más acon­se­ja­ble es con­se­guir dis­pen­sers se­mi­au­to­má­ti­cos.

En cuan­to al ali­men­to, es me­jor el ba­lan­cea­do de bue­na ca­li­dad, por­que con­tie­ne to­dos los nu­trien­tes que el conejo ne­ce­si­ta y no es ne­ce­sa­rio ad­mi­nis­trar­le nin­gún su­ple­men­to ex­tra. La fru­ta y ver­du­ra pue­den com­ple­men­tar y usar­se co­mo pre­mio o go­lo­si­na pa­ra nues­tra mas­co­ta y no co­mo el ali­men­to prin­ci­pal.

Adap­tar el am­bien­te

Co­mo sa­be­mos, el conejo es un roe­dor y, co­mo tal, mas­ti­ca to­do lo que en­cuen­tra, lo cual pue­de re­pre­sen­tar un gran ries­go pa­ra su vi­da. An­te es­ta si­tua­ción, es ne­ce­sa­rio cu­brir los en­chu­fes y ca­bles, guar­dar ba­jo lla­ve los ele­men­tos de lim­pie­za, ce­bos, in­sec­ti­ci­das, me­di­ca­men­tos y to­do aque­llo que pu­die­ra in­to­xi­car­lo. In­clu­so, cuan­do es­té so­lo es con­ve­nien­te co­lo­car­lo en una jau­la am­plia, siem­pre con agua y co­mi­da.

Por otra par­te, se le pue­de dar blo­ques, tro­zos de ma­de­ra o de car­tón grue­so, pa­ra que pue­da roer sin pro­ble­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.