Sín­dro­me de Tou­ret­te

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Ase­so­ra­ron: Dr. Ra­món Car­los Lei­guar­da y Dr. Die­go Ba­lles­te­ros, del Sa­na­to­rio de Los Ar­cos.

Araíz de que un per­so­na­je de la ac­tual ti­ra te­le­vi­si­va “Las Es­tre­llas”, su­fre de es­ta en­fer­me­dad, la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na pa­ra el Sín­dro­me de Tou­ret­te emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que, en­tre otras co­sas, des­ta­ca que en la se­rie “se ha­ce hin­ca­pié en los in­sul­tos y gro­se­rías. Eso se de­no­mi­na co­pro­la­lia y lo pre­sen­ta me­nos del 15% de la po­bla­ción con Tou­ret­te”.

El Tou­ret­te (el neu­ró­lo­go Geor­ges Gi­lles de la Tou­ret­te fue el pri­me­ro en des­cri­bir­lo) es un tras­torno neu­ro­ló­gi­co que se ca­rac­te­ri­za por la apa­ri­ción de tics, mo­vi­mien­tos (que ocu­rren en la ca­be­za y los miem­bros su­pe­rio­res) o vo­ca­li­za­cio­nes in­vo­lun­ta­rias (so­ni­dos o in­sul­tos), que se pro­du­cen re­pe­ti­da­men­te de la mis­ma ma­ne­ra.

Si bien el pa­cien­te pue­de, por mo­men­tos, con­tro­lar al­gu­nos sín­to­mas se re­quie­re de mu­cha vo­lun­tad y aten­ción pa­ra lo­grar­lo. Los tics o mo­vi­mien­tos in­vo­lun­ta­rios pue­den ge­ne­rar di­fi­cul­ta­des a ni­vel so­cial y en las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les a quie­nes lo pa­de­cen.

La en­fer­me­dad es, ge­ne­ral­men­te, de­tec­ta­da en la in­fan­cia y con el tiem­po es po­si­ble que me­jo­re o des­apa­rez­ca al lle­gar a la adul­tez, aun­que los tics pue­den per­sis­tir o exa­cer­bar­se en­tre el 15% al 20% de los ca­sos.

Pre­vio a la apa­ri­ción del tic, los pa­cien­tes sue­len ex­pe­ri­men­tar una sen­sa­ción pre­mo­ni­to­ria de in­co­mo­di­dad o ten­sión, mu­chas ve­ces en el área cor­po­ral don­de apa­re­ce el mo­vi­mien­to, y que es ali­via­da al efec­tuar el mis­mo.

Lo más co­mún es que el pri­mer sín­to­ma sea un tic fa­cial, co­mo par­pa­deos rá­pi­dos o con­trac­cio­nes de la bo­ca. Los so­ni­dos in­vo­lun­ta­rios ta­les co­mo ca­rras­peos y as­pi­ra­cio­nes, o tics de los miem­bros, pue­den ser tam­bién sig­nos ini­cia­les.

Ade­más, ca­si un 70% de los ca­sos de Tou­ret­te se aso­cia a al­gu­na co­mor­bi­li­dad psi­quiá­tri­ca, co­mo tras­torno ob­se­si­vo com­pul­si­vo, dé­fi­cit de aten­ción e hi­per­ac­ti­vi­dad, an­sie­dad o depresión en­tre otros.

An­te la pre­sen­cia de tics sim­ples o com­ple­jos, o la sos­pe­cha de Sín­dro­me de Tou­ret­te, se de­be con­sul­tar a un mé­di­co neu­ró­lo­go a fin de rea­li­zar un diag­nós­ti­co y un tra­ta­mien­to tem­prano. El tra­ta­mien­to de­be ser mul­ti­dis­ci­pli­na­rio, de­be in­cluir un neu­ró­lo­go o un neu­ro­pe­dia­tra con ex­pe­rien­cia en tras­tor­nos del mo­vi­mien­to, un psi­quia­tra y un psi­có­lo­go de­pen­dien­do de las ca­rac­te­rís­ti­cas clí­ni­cas de ca­da pa­cien­te. Exis­ten va­rios fár­ma­cos pa­ra con­tro­lar los tics, así co­mo tam­bién las co­mor­bi­li­da­des psi­quiá­tri­cas que exis­ten en es­tos pa­cien­tes.

Exis­ten, asi­mis­mo, te­ra­pias efec­ti­vas co­mo la psi­co­te­ra­pia. Ca­be re­cor­dar que el tra­ta­mien­to de­be ade­cuar­se a ca­da pa­cien­te.

Ade­más, al­gu­nos pa­cien­tes con tics fo­ca­les pue­den be­ne­fi­ciar­se con la apli­ca­ción de to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca en el área cor­po­ral afec­ta­da por el tic. En ca­sos se­lec­cio­na­dos con sín­to­mas se­ve­ros y re­frac­ta­rios a la me­di­ca­ción, la ci­ru­gía de es­ti­mu­la­ción pro­fun­da ce­re­bral es una op­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.