Al­men­dra po­de­ro­sa

Mia - - SUMARIO - Por Car­lo­ta Má­ñez y Mó­ni­ca Carreira* Del li­bro “Los 10 su­per­ali­men­tos ver­da­de­ros”, Urano (www.edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com)

La al­men­dra es, po­si­ble­men­te, el fru­to se­co más co­no­ci­do en to­do el mun­do y uno de los más apre­cia­dos por su sa­bor, lo que no de­ja atrás sus pro­pie­da­des sa­lu­da­bles. Es ri­co en gra­sa, fi­bra, pro­teí­nas, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, por lo que re­sul­ta ideal pa­ra au­men­tar los ni­ve­les de ener­gía. Por su com­po­si­ción y al­to va­lor ener­gé­ti­co se con­vier­te en un ali­men­to in­dis­pen­sa­ble en una die­ta sa­na y equi­li­bra­da, y es­pe­cial­men­te pa­ra quie­nes tie­nen un gas­to de ener­gía dia­rio ele­va­do, co­mo es el ca­so de ado­les­cen­tes, de­por­tis­tas y mu­je­res em­ba­ra­za­das o en pe­rio­do de lac­tan­cia. Si se con­su­men con re­gu­la­ri­dad son es­pe­cial­men­te acon­se­ja­bles en los si­guien­tes ca­sos: ✔ Pro­ble­mas en el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar: las gra­sas, prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de su ele­va­do apor­te ca­ló­ri­co, son tam­bién su ma­yor ri­que­za, pues al ser ma­yo­ri­ta­ria­men­te gra­sas mono y po­li­in­sa­tu­ra­das ayu­dan a pro­te­ger el corazón. Di­chas gra­sas man­tie­nen una ade­cua­da re­la­ción en­tre co­les­te­rol LDL (per­ju­di­cial) y HDL (be­ne­fi­cio­so), ade­más de que el efec­to an­ti­oxi­dan­te de vi­ta­mi­nas co­mo la E, tam­bién in­flu­ye en la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des co­ro­na­rias.

✔ Hue­sos en for­ma: por su ex­tra­or­di­na­ria ri­que­za en cal­cio, fós­fo­ro y mag­ne­sio es el fru­to se­co por ex­ce­len­cia pa­ra man­te­ner el sis­te­ma múscu­lo-es­que­lé­ti­co, por lo que se acon­se­ja a quie­nes su­fren os­teo­po­ro­sis o des­mi­ne­ra­li­za­ción ósea, sien­do ideal su con­su­mo en niños y an­cia­nos.

✔ Dia­be­tes: el con­su­mo de fru­tos se­cos de ma­ne­ra ha­bi­tual (en­tre dos y cin­co ve­ces por se­ma­na) dis­mi­nu­ye un 20-30% el ries­go de desa­rro­llar dia­be­tes tipo II. Otros es­tu­dios mues­tran que las die­tas que in­clu­yen las al­men­dras y las nue­ces, de­bi­do a su ele­va­do con­te­ni­do en gra­sas in­sa­tu­ra­das, me­jo­ran la cur­va de glu­ce­mia post­pan­drial (ni­vel de glu­co­sa tras las co­mi­das) y la res­pues­ta de la in­su­li­na.

✔ Estreñimiento: es el fru­to se­co con ma­yor por­cen­ta­je de fi­bra, por lo que ejer­ce un efec­to la­xan­te que con­tri­bu­ye a evi­tar el estreñimiento, ade­más de pro­por­cio­nar sa­cie­dad.

✔ Pre­ven­ción del cán­cer: los es­tu­dios de­mues­tran que quie­nes con­su­men fru­tos se­cos de ma­ne­ra ha­bi­tual (de dos a seis ve­ces por se­ma­na) pre­sen­tan me­nos ries­go de pa­de­cer cán­cer co­lo­rrec­tal, de prós­ta­ta y de en­do­me­trio.

✔ Em­ba­ra­zo y lac­tan­cia: la al­men­dra es una al­ter­na­ti­va muy sa­lu­da­ble pa­ra las mu­je­res em­ba­ra­za­das y aque­llas que es­tén en pe­rio­do de lac­tan­cia, tan­to por su ri­que­za en mi­ne­ra­les (cal­cio, fós­fo­ro y mag­ne­sio) co­mo por su al­to con­te­ni­do en áci­do fó­li­co, que pre­vie­ne del ries­go de mal­for­ma­cio­nes del tu­bo neu­ral del be­bé y de la es­pi­na bí­fi­da.

✔ Me­mo­ria: los fru­tos se­cos pue­den con­tra­rres­tar el de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo vin­cu­la­do a la edad. Sus efec­tos be­ne­fi­cio­sos re­si­den en sus com­po­nen­tes an­ti­oxi­dan­tes y an­ti­in­fla­ma­to­rios, co­mo los po­li­fe­no­les, que evi­tan la oxi­da­ción y me­jo­ran la sa­lud neu­ro­ló­gi­ca.

Es un ten­tem­pié ideal pa­ra to­mar co­mo ape­ri­ti­vo, en la me­rien­da o a me­dia ma­ña­na jun­to a otros ali­men­tos. Com­bi­na a la per­fec­ción con la ma­yo­ría de fru­tas fres­cas, ver­du­ras de ho­ja ver­de o que­sos tier­nos, por lo que pue­de for­mar par­te de de­li­cio­sas en­sa­la­das, sal­sas, es­to­fa­dos, gui­sos, pla­tos de pas­ta, ce­rea­les, o car­nes. Pi­ca­da es un ex­ce­len­te es­pe­san­te que, ade­más de en­ri­que­cer el pla­to, pro­por­cio­na con­sis­ten­cia y sa­bor a cre­mas, re­lle­nos, etc. Ade­más, es un in­gre­dien­te fun­da­men­tal pa­ra ela­bo­rar re­ce­tas co­mo biz­co­chos, tar­tas, cre­mas, he­la­dos, etc., ade­más de los dul­ces na­vi­de­ños más apre­cia­dos, co­mo tu­rro­nes, pol­vo­ro­nes o ma­za­pa­nes (ali­men­tos de con­su­mo oca­sio­nal, eso sí, por su al­to apor­te en azú­ca­res re­fi­na­dos y ca­lo­rías).

Me­re­ce una men­ción es­pe­cial la be­bi­da de al­men­dras, co­mún­men­te co­no­ci­da co­mo "le­che de al­men­dras". Se tra­ta de una be­bi­da muy com­ple­ta de sa­bor sua­ve, que ori­gi­nal­men­te se pre­pa­ra­ba con al­men­dras mo­li­das y agua, y cu­yo apor­te nu­tri­ti­vo es con­se­cuen­cia di­rec­ta de su prin­ci­pal com­po­nen­te, la al­men­dra, por lo que tam­bién pre­sen­ta­rá sus mis­mas gra­sas sa­lu­da­bles, pro­teí­nas ve­ge­ta­les, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.