¿Es un su­per­do­ta­do?

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

Los niños su­per­do­ta­dos no son ne­ce­sa­ria­men­te más fá­ci­les de edu­car que otros. Pa­ra al­gu­nos esa con­di­ción pue­de ser un gran obs­tácu­lo pe­ro los padres pue­den ayu­dar, y mu­cho, pa­ra que los pe­que­ños pue­dan dis­fru­tar de su in­te­li­gen­cia y cre­cer apren­dien­do cada vez más. ¿Qué es un sú­per­do­ta­do?

En reali­dad no hay una de­fi­ni­ción úni­ca. El tér­mino sue­le uti­li­zar­se pa­ra per­so­nas que son más in­te­li­gen­tes que el pro­me­dio. Eso se da, desde la pers­pec­ti­va de los psi­có­lo­gos, cuan­do al­guien tie­ne un coe­fi­cien­te de al me­nos 130. ¿Có­mo se lo re­co­no­ce?

Se pue­de ma­ni­fes­tar desde el jar­dín de in­fan­tes, por ejem­plo, cuan­do el ni­ño desa­rro­lla el ha­bla in­creí­ble­men­te rá­pi­do o si de­mues­tra un gran in­te­rés por los nú­me­ros o las cien­cias na­tu­ra­les.Al­gu­nos pe­que­ños ab­sor­ben co­no­ci­mien­tos a rau­da­les y, si a los 4 años, su­pie­ran re­co­no­cer por ejem­plo to­das las mar­cas de au­tos o los ti­pos de di­no­sau­rios po­dría ser que tu­vie­ran una in­te­li­gen­cia su­pe­rior. Pe­ro tam­po­co es tan li­neal. Por su­pues­to que mu­chos niños tie­nen un gran de­seo de apren­der y de in­cor­po­rar co­no­ci­mien­tos an­tes de co­men­zar la es­cue­la y eso tam­po­co de­be ser so­bre­va­lua­do. Sin em­bar­go, tam­bién pue­de ser que un ni­ño pre­sen­te pro­ble­mas en el ni­vel pri­ma­rio que se de­ri­ven de su abu­rri­mien­to por es­tar mu­cho más allá de lo que es­tá apren­dien­do en cla­ses. ¿Cuán­do se re­co­mien­da ha­cer una eva­lua­ción?

Si los padres o los maes­tros sos­pe­chan que un ni­ño es su­per­do­ta­do, pue­den ha­cer­le una eva­lua­ción. Pe­ro no hay que dar­le de­ma­sia­da im­por­tan­cia por­que mu­chos niños que sue­len ma­ne­jar­se bas­tan­te bien en la es­cue­la pue­den co­men­zar a te­ner pro­ble­mas si se los "es­tig­ma­ti­za" co­mo niños su­per­do­ta­dos. Pue­den ser re­cha­za­dos o tam­bién su­frir de­ma­sia­das pre­sio­nes y ex­pec­ta­ti­vas. ¿Có­mo son los tests de in­te­li­gen­cia?

Lo llevan ade­lan­te psi­có­lo­gos, psi­quia­tras o psi­co­pe­da­go­gos. Se re­co­mien­da no ha­cer­lo an­tes de los 4 años. Pri­me­ro se tie­ne una con­ver­sa­ción con la per­so­na a eva­luar y lue­go se le plan­tean pre­gun­tas ade­cua­das a su edad, con lo cual al fi­nal de la en­tre­vis­ta se ob­tie­ne el coe­fi­cien­te in­te­lec­tual y un per­fil in­di­vi­dual. Lo im­por­tan­te es que el ni­ño es­té mo­ti­va­do y bien des­can­sa­do an­tes de ha­cer el test. ¿Có­mo pue­den alen­tar los padres a un ni­ño su­per­do­ta­do en sus pro­ce­so de apren­di­za­je?

Fue­ra del ho­ra­rio es­co­lar se pue­den fo­men­tar otras ac­ti­vi­da­des, co­mo cla­ses de mú­si­ca o cur­sos.Tam­bién exis­ten gru­pos pa­ra niños su­per­do­ta­dos que pue­de ser muy agra­da­ble co­mo lu­gar de en­cuen­tro. No hay que ol­vi­dar los deportes gru­pa­les, que pue­den ser un con­tex­to de apren­di­za­je muy mo­ti­va­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.