Pla­cer y re­lax pa­ra nues­tras pier­nas

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por Dr. Mi­guel Án­gel Gra­ma­jo Booth *Es­pe­cia­lis­ta en Fle­bo­lo­gía Res­tau­ra­ti­va (www.nue­va­fle­bo­lo­gia.com.ar)

Dar­le ba­ta­lla a ese dia­rio ma­les­tar que pro­vo­can las vá­ri­ces es sin du­das una preo­cu­pa­ción per­ma­nen­te pa­ra quie­nes las pa­de­cen. La sen­sa­ción de pe­sa­dez, la pi­ca­zón y el do­lor se acre­cien­tan y la pre­gun­ta es siem­pre la mis­ma: ¿qué po­de­mos ha­cer pa­ra ali­viar­los?

Es cier­to, exis­ten va­rias op­cio­nes pa­ra en­fren­tar esas mo­les­tias pe­ro la bue­na no­ti­cia es que hay al­gu­nas que ade­más no re­quie­ren de gran­des es­fuer­zos fí­si­cos ni de cam­bios drás­ti­cos en nues­tra ru­ti­na. Muy por el con­tra­rio: cui­dar la sa­lud de nues­tras pier­nas tam­bién pue­de con­ver­tir­se en una ex­pe­rien­cia pla­cen­te­ra.

Aquí cua­tro ex­ce­len­tes al­ter­na­ti­vas:

1. Au­to­ma­sa­jes. Los ma­sa­jes de­ben rea­li­zar­se de for­ma as­cen­den­te, co­men­zan­do por los pies y su­bien­do len­ta­men­te has­ta lle­gar a los mus­los. Re­sul­ta­rá per­fec­to pa­ra ac­ti­var la cir­cu­la­ción de las pier­nas, ya que la san­gre que se acu­mu­la en las ve­nas em­pe­za­rá a mo­vi­li­zar­se e irá flu­yen­do ha­cia el co­ra­zón. Es fun­da­men­tal te­ner en cuen­ta que los mo­vi­mien­tos no de­ben apli­car­se so­bre las vá­ri­ces di­rec­ta­men­te, sino en las zo­nas ale­da­ñas y que de­ben ser sua­ves. Pa­ra ello, es im­pres­cin­di­ble no pre­sio­nar con las ye­mas sino uti­li­zar las pal-

mas y los de­dos en su to­ta­li­dad. Pa­ra evi­tar la fric­ción, po­de­mos usar ade­más cre­mas o acei­tes.

2. Ca­mi­nar. No só­lo es ideal pa­ra re­la­jar­nos y des­co­nec­tar de nues­tras preo­cu­pa­cio­nes, sino que es­ta ac­ti­vi­dad tam­bién nos per­mi­te for­ta­le­cer la mus­cu­la­tu­ra de las pier­nas y es su­ma­men­te óp­ti­ma pa­ra fa­vo­re­cer­la cir­cu­la­ción de re­torno. De­be­mos cui­dar que el cal­za­do ele­gi­do sea apro­pia­do y có­mo­do. 3. Bai­lar. Muy le­jos de los de­por­tes brus­cos, una ac­ti­vi­dad ae­ró­bi­ca co­mo es­ta es ex­ce­len­te pa­ra afron­tar­las. Una ex­pe­rien­cia di­ver­ti­da que no só­lo in­cre­men­ta nues­tra fuer­za mus­cu­lar, fle­xi­bi­li­dad y ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia, for­ta­le­ce los hue­sos y nos per­mi­te que­mar ca­lo­rías, sino que tam­bién re­sul­ta per­fec­ta pa­ra ac­ti­var la cir­cu­la­ción san­guí­nea. Zum­ba, sal­sa, ba­cha­ta, dan­za jazz, reg­gae­ton, las op­cio­nes son tan nu­me­ro­sas co­mo va­ria­das.Ade­más, la mú­si­ca re­sul­ta es­ti­mu­lan­te y ele­va nues­tra ener­gía. 4. Pi­la­tes. Aquí la con­sig­na es re­la­jar el cuer­po y des­can­sar la men­te. Sin trans­pi­rar, dis­ten­dién­do­nos y con una es­pe­cial aten­ción en la res­pi­ra­ción, es­ta ac­ti­vi­dad no exi­ge más que mo­vi­mien­tos len­tos, sua­ves y con­tro­la­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.