La di­fí­cil

Las flo­res de la aza­lea son tan be­llas co­mo com­pli­ca­das de man­te­ner.Te con­ta­mos cómo lo­grar que la plan­ta per­du­re y siem­pre flo­rez­ca

Mia - - JARDINERÍA - Fuen­te: plan­tasy­flo­res.org

Per­te­ne­cen a la fa­mi­lia de las ca­me­lias, sus flo­res son de dis­tin­tos co­lo­res y ti­pos, y hay sen­ci­llas o do­bles. Pue­den flo­re­cer en oto­ño, in­vierno e in­clu­so en pri­ma­ve­ra, se­gún la va­rie­dad. Son muy apre­cia­das por los pai­sa­jis­tas, ya que, por ser un ar­bus­to, se las pue­de po­dar y dar­le di­fe­ren­tes for­mas. Tam­bién es ap­ta pa­ra in­te­rio­res.

Si se la co­lo­ca en el jar­dín, es ne­ce­sa­rio en­con­trar­le una ubi­ca­ción fres­ca, don­de no re­ci­ba el sol per­ma­nen­te­men­te y la tie­rra esté muy suel­ta.

Si se la eli­je co­mo plan­ta de in­te­rior, tiene que es­tar en un am­bien­te bien ven­ti­la­do y con al­go de hu­me­dad. Es fun­da­men­tal man­te­ner­la ale­ja­da de los ra­dia­do­res, ya que no so­por­ta el ca­lor y la se­que­dad. Lo me­jor es que esté cer­ca de una ven­ta­na en­tre el sol y la som­bra, evi­tan­do el sol di­rec­to to­do el día. En am­bos ca­sos ne­ce­si­tan un ti­po de tie­rra ácida, por ejem­plo una mez­cla de cor­te­za de pino mo­li­da, tur­ba y are­na; se la pue­de pre­pa­rar o com­prar en vi­ve­ros. Pa­ra abo­nar­la, se le pue­de agre­gar a la tie­rra res­tos de ca­fé de fil­tro o té, es­tos ele­men­tos le otor­gan aci­dez.

Po­da y riego

Pro­du­ce una gran can­ti­dad de flo­res, por eso, a me­di­da que se se­can, es ne­ce­sa­rio cor­tar­las pa­ra op­ti­mi­zar la pro­duc­ción. Las ra­mas que so­bre­sa­len de­ma­sia­do, se cru­cen con las de­más o es­tén se­cas, tam­bién de­ben ser eli­mi­na­das.

En cuan­to al riego, de­be ha­cer­se con fre­cuen­cia, aun­que si es­tán en ma­ce­tas, se de­be evi­tar el en­char­ca­mien­to de la tie­rra y el es­tan­ca­mien­to del agua en los pla­tos de ba­se.Tam­bién de­be re­vi­sar­se el dre­na­je, de lo con­tra­rio se pu­dren las raí­ces.

La pre­sen­cia de cal en el agua es uno de los ma­yo­res pro­ble­mas que pue­den te­ner es­ta plan­ta. Por lo tan­to, el agua de llu­via, de po­zo o fil­tra­da es la ideal.

Si los bor­des de las ho­jas es­tán ama­ri­llos y la plan­ta se de­bi­li­ta pro­ba­ble­men­te no cuen­ta con la tie­rra apro­pia­da o el agua es muy du­ra.

Va­rie­da­des

✦ Aza­lea ro­sa: es un ar­bus­to de len­to cre­ci­mien­to, el más ade­cua­do pa­ra cul­ti­vo en ma­ce­ta.

✦ Aza­lea ja­pó­ni­ca: es de ho­ja pe­ren­ne y de ori­gen ja­po­nés; su flor es do­ble y de co­lor ro­sa in­ten­so. So­por­ta me­jor que otras va­rie­da­des la ex­po­si­ción al sol.

✦ Aza­lea ro­se­bud: sus flo­res son do­bles y de co­lor ro­sa sua­ve. El ar­bus­to pue­de al­can­zar más de dos me­tros y tiene una lar­ga vi­da, al­gu­nas de has­ta 40 años. Ne­ce­si­ta sue­lo áci­do, no to­le­ra el sue­lo al­ca­lino que pro­vo­ca que sus ho­jas se tor­nen ama­ri­llas en oto­ño.

✦ Aza­lea car­me­sí: posee un fo­lla­je de co­lor ver­de in­ten­so, es un ar­bus­to que pue­de al­can­zar los tres me­tros de al­tu­ra a los diez años. Sus flo­res son de co­lor car­me­sí in­ten­so y las ho­jas ad­quie­ren un tono ro­ji­zo en el oto­ño. Es ade­cua­da pa­ra el jar­dín, ya que to­le­ra, me­jor que otras, la ex­po­si­ción al sol.

✦ Aza­lea Ka­ren: sus flo­res son de co­lor li­la, con un to­que ro­sa­do, su fo­lla­je es com­pac­to y den­so. Es bas­tan­te re­sis­ten­te y al­can­za los 120 cm de al­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.