GUÍA DE AR­TE & ES­PEC­TÁCU­LOS.

En pri­me­ra per­so­na

Mia - - SUMARIO - Por Adria­na Aboy

To­do lo que hay pa­ra ver

Ha­cia una me­jor crian­za Lau­ra Gut­man, au­to­ra de “Amor o do­mi­na­ción” -¿Aún hoy la ma­dres crían hi­jos des­de una cul­tu­ra pa­triar­cal?

-Sí,pe­ro te­ne­mos que de­fi­nir qué sig­ni­fi­ca pa­triar­cal. En prin­ci­pio, es un sis­te­ma de do­mi­na­ción del más fuer­te so­bre el más dé­bil, por ejem­plo, del adul­to so­bre el ni­ño. Si las mu­je­res que so­mos ma­dres hoy, he­mos vi­vi­do in­fan­cias ba­jo di­fe­ren­tes ni­ve­les de des­am­pa­ro o vio­len­cia, con nues­tras pro­pias ma­dres dis­tan­cia­das de no­so­tras e in­ca­pa­ci­ta­das pa­ra sen­tir nues­tras ne­ce­si­da­des, es muy di­fí­cil que hoy lo­gre­mos dar prio­ri­dad a las ne­ce­si­da­des su­ti­les y mi­nu­cio­sas de nues­tros hi­jos pe­que­ños y, so­bre to­do, es po­co pro­ba­ble que po­da­mos sen­tir­los, per­ci­bir­los y com­pen­sar­los co­mo ellos ne­ce­si­tan.

-¿Por qué se ge­ne­ra­li­zó el mal­tra­to en los par­tos?

-No hay una so­la res­pues­ta. Creo que el desas­tre fue acon­te­cien­do a me­di­da que la me­di­ci­na se fue in­tro­du­cien­do en esos es­ce­na­rios que his­tó­ri­ca­men­te fue­ron ex­clu­si­va­men­te fe­me­ni­nos. La ma­si­vi­dad en la aten­ción de par­tos, la des­hu­ma­ni­za­ción, el con­trol y, por en­de, el mal­tra­to se fue­ron ge­ne­ra­li­zan­do y, de a po­co, se fue per­dien­do la sa­bi­du­ría en los acom­pa­ña­mien­tos de esos pro­ce­sos vi­ta­les y pro­fun­dos has­ta que que­da­ron des­pro­vis­tos de su sen­ti­do tras­cen­den­tal. Hoy, el ac­to de pa­rir ya no le com­pe­te a ca­da mu­jer, sino a los pro­fe­sio­na­les, un des­pro­pó­si­to. Las con­se­cuen­cias son múl­ti­ples, pe­ro me per­mi­to de­cir que la peor es que no pue­de aflo­rar el ins­tin­to de ape­go ha­cia nues­tras cria­tu­ras y eso va a pro­vo­car una ca­de­na de desas­tres trans-ge­ne­ra­cio­na­les.

-¿A qué lla­más abu­so ma­terno y en qué mar­ca a nues­tros hi­jos?

-El abu­so ma­terno apa­re­ce cuan­do el ni­ño es­tá ahí pa­ra sa­tis­fa­cer nues­tras pro­pias ne­ce­si­da­des afec­ti­vas, esas no sa­tis­fe­chas cuan­do fui­mos ni­ñas. Es lo que an­tes lla­má­ba­mos erró­nea­men­te “so­bre­pro­tec­ción”. Por ejem­plo, cuan­do las ma­dres no les per­mi­ti­mos a nues­tro hi­jo que va­ya a ju­gar a la ca­sa de su ve­cino aun­que lo pide de­ses­pe­ra­da­men­te por­que pre­fe­ri­mos dar prio­ri­dad a nues­tro pro­pio mie­do o a nues­tra pro­pia tran­qui­li­dad o a lo que sea, pe­ro no ac­cio­na­mos a fa­vor de las ne­ce­si­da­des del ni­ño sino que usa­mos al ni­ño pa­ra cal­mar­nos. Eso no es so­bre­pro­te­ger, es abu­sar.

-¿Cuál es el po­der des­truc­ti­vo de las men­ti­ras de ma­dres a hi­jos aún las que son inocen­tes?

-Cuan­do la reali­dad ha si­do per­ma­nen­te­men-

te ter­gi­ver­sa­da y cuan­do te­ne­mos re­cuer­dos feha­cien­tes que con­fir­man que nos dá­ba­mos cuen­ta que eso que su­ce­día no coin­ci­día con aque­llo que los adul­tos de­cían, apren­de­mos a men­tir, ma­ni­pu­lar, ase­gu­rar al­go que no es, en­ga­ñar, se­du­cir, ilu­sio­nar con tal de aco­mo­dar las co­sas a fa­vor nues­tro, pe­ro tam­bién en de­tri­men­to del otro. Si los ni­ños son víc­ti­mas ha­bi­tua­les de en­ga­ños, lue­go, el gra­do de des­co­ne­xión y de irrea­li­dad con el que apren­de­mos a vi­vir no de­be­ría sor­pren­der a na­die.

-¿Qué po­de­mos ha­cer pa­ra me­jo­rar la crian­za?

-Lo úni­co ur­gen­te es in­ves­ti­gar y abor­dar con ho­nes­ti­dad qué fue lo que nos acon­te­ció cuan­do fui­mos ni­ños. Si no he­mos re­ci­bi­do el ni­vel de am­pa­ro, pro­tec­ción, dis­po­ni­bi­li­dad afec­ti­va o com­pren­sión, es ho­ra de sa­ber­lo. Es im­por­tan­te sa­ber, ade­más, que los se­res hu­ma­nos lle­ga­mos al mun­do bue­nos, tier­nos y blan­dos, pe­ro tam­bién in­ma­du­ros, es de­cir, na­ce­mos “sin ter­mi­nar”. Los ni­ños son

de­pen­dien­tes de los cui­da­dos ma­ter­nos. Si re­ci­ben aque­llo que pre­ci­san, lue­go po­drán con­ver­tir­se en adul­tos, es de­cir, en per­so­nas ca­pa­ces de amar al pró­ji­mo. El ni­ño es el que ne­ce­si­ta ser ama­do, el adul­to es el que pue­de amar. Por eso, lo que po­de­mos ha­cer pa­ra me­jo­rar es com­pren­der qué nos pa­só, pa­ra to­mar la de­ci­sión de usar nues­tros re­cur­sos de adul­tos, ya que po­de­mos de­ci­dir amar, dar prio­ri­dad al otro, in­clu­so si no he­mos si­do su­fi­cien­te­men­te ama­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.