GYM.

Una ex­per­ta en el cuer­po, bai­la­ri­na y es­pe­cia­lis­ta en te­ra­pias va­rias, nos en­se­ña cómo es­ti­rar el cuer­po y ali­viar­lo pa­ra no so­lo sen­tir me­nos do­lo­res sino pre­pa­rar­nos o re­la­jar­nos en mu­chas ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas

Mia - - SUMARIO -

Ejer­ci­cios de elon­ga­ción pa­ra un cuer­po sin do­lo­res ni le­sio­nes

Maia Ca­llis es bai­la­ri­na, co­reó­gra­fa, es­pe­cia­lis­ta y do­cen­te en te­ra­pias cor­po­ra­les y au­to­ra del li­bro “Elon­ga­ción 100%" (ver recuadro) en el que pro­po­ne una nue­va ma­ne­ra de ver al pro­pio cuer­po y, des­de es­ta mi­ra­da, abor­dar el mo­vi­mien­to o re­com­po­ner la pos­tu­ra: “Brin­do las claves y los se­cre­tos de las téc­ni­cas que re­vo­lu­cio­na­ron mi for­ma de mo­ver­me en la vi­da co­ti­dia­na, al bai­lar o dar cla­ses”, sos­tie­ne.

Los 33 ejer­ci­cios que se mues­tran en el li­bro, es­tán es­pe­cial­men­te di­se­ña­dos pa­ra cual­quier per­so­na que desea me­jo­rar su pos­tu­ra, su ren­di­mien­to fí­si­co o su sa­lud en ge­ne­ral. Son téc­ni­cas de cons­cien­cia apli­ca­das al mo­vi­mien­to. Se­gún ex­pli­ca la au­to­ra, el pro­yec­to em­pe­zó con un lar­go via­je por el in­te­rior de su cuer­po fí­si­co, su anato­mía y su re­la­ción con la ener­gía. En ese lar­go via­je, Maia no es­tu­vo so­la: es­tu­dió y se per­fec­cio­nó en di­fe­ren­tes mé­to­dos co­mo Fen­del­krais, Eu­to­nía, Sis­te­ma Cons­cien­te pa­ra la Téc­ni­ca del Mo­vi­mien­to de Fe­do­ra Abe­ras­tury, Gim­na­sia Cons­cien­te de la es­cue­la Ba­yert­hal, Ba­rre a Te­rre y elon­ga­ción con aná­li­sis bio­me­cá­ni­co. Ade­más, reali­zó prác­ti­cas de meditación, tai chi y res­pi­ra­ción y has­ta hi­zo se­mi­na­rios con co­reó­gra­fos de sú­per stars co­mo Mark Short (co­reó­gra­fo de Mi­chael Jack­son), en los es­tu­dios Pi­ne Ap­ple y City Acad­demy, de Londres.

En 2013, fun­dó y co­men­zó a dic­tar cla­ses de Elon­ga­ción 100%: “Ten­go alum­nos que tie­nen 18 años y otros más de 70, al­gu­nos que nun­ca han rea­li­za­do nin­gún ti­po de ac­ti­vi­dad fí­si­ca y otros que son de­por­tis­tas de al­ta com­pe­ten­cia. La prác­ti­ca del mé­to­do Elon­ga­ción 100% es igual de útil pa­ra cual­quie­ra de ellos por­que es apli­ca­ble se­gún ca­da ne­ce­si­dad pun­tual”, ex­pli­ca la ex­per­ta.

En el li­bro, abor­da di­fe­ren­tes ejer­ci­cios pa­ra ca­da par­te del cuer­po. La pro­pues­ta del mé­to­do es lo­grar uti­li­zar los hue­sos co­mo pun­to de apo­yo y am­pliar la elon­ga­ción mus­cu­lar pa­ra ejer­cer cual­quier ti­po de mo­vi­mien­to. La prác­ti­ca co­bra ma­yor va­lor cuan­do se la apli­ca re­gu­lar­men­te y en ac­cio­nes co­ti­dia­nas de la vi­da co­mo co­rrer un si­llón, es­cri­bir en la compu­tado­ra o sa­lir a co­rrer. El mé­to­do se apo­ya en el uso de ba­rras pa­ra sos­te­ner el pe­so del pro­pio cuer­po y pro­po­ne un es­que­ma de ejer­ci­cios in­te­gra­les, coor­di­na­dos y ve­lo­ces. Me­dian­te la prác­ti­ca de Elon­ga­ción 100% se van coor­di­nan­do las ca­de­nas mus­cu­la­res en­tre sí y así se ge­ne­ra una elon­ga­ción com­ple­ta. Al com­bi­nar y coor­di­nar las dis­tin­tas ca­de­nas mus­cu­la­res en el mis­mo mo­vi­mien­to, se aho­rra tiem­po en los re­sul­ta­dos, tan­to en la apli­ca­ción co­mo en la re­cu­pe­ra­ción de las le­sio­nes.

Pa­ra per­so­nas que pa­san mu­cho tiem­po sen­ta­das

"Re­co­mien­do es­te ejer­ci­cio de fá­cil apli­ca­ción. Si no te­nes una ba­rra, po­dés usar una me­sa. An­tes que na­da, te in­vi­to a que co­mien­ces a pen­sar en al­gu­nos de tus hue­sos dia­ria­men­te. Siem­pre les di­go a mis alum­nos que to­men un hue­so por día y pon­gan sus sen­ti­dos so­bre él.Así co­mo cuan­do te pa­rás en una vi­drie­ra y mi­rás un ob­je­to que deseás, de es­te mis­mo mo­do te pro­pon­go que co­mien­ces a mi­rar a tus hue­sos, pue­des co­men­zar apren­dien­do sus nom­bres", di­ce Maia.

Pa­ra­te des­cal­za al la­do una me­sa y ubi­cá tus pies co­mo la mo­de­lo de la fo­to: uno de­lan­te (pa­ra­le­lo al zó­ca­lo) y el otro atrás (per­pen­di­cu­lar al zó­ca­lo). Los ta­lo­nes ali­nea­dos. Pre­sio­ná los de­dos de los pies con­tra el pi­so, so­bre to­do los 3 úl­ti­mos.

Ubi­cá las ti­bias y los fé­mu­res ima­gi­nan­do que bajan ha­cia el pi­so y se van se­pa­ran­do de la pel­vis. No hi­per-ex­tien­das las ro­di­llas.

Ubi­cá tu sa­cro e ima­gi­ná que se va ha­cia atrás, co­mo se­pa­rán­do­se de la co­lum­na, mien­tras que las vér­te­bras van se­pa­rán­do­se ha­cia la ta­pa de la ca­be­za.

Ubi­cá tus cla­ví­cu­las e ima­gi­ná que van se­pa­rán­do­se del es­ter­nón y se di­ri­gen ha­cia los de­dos ín­di­ces, de es­te mo­do, alar­gá los bra­zos pen­san­do que tus hú­me­ros se se­pa­ran de los hom­bros. Un bra­zo se des­li­za por el es­cri­to­rio y el otro cae ha­cia el pi­so. Por úl­ti­mo, pe­ro muy im­por­tan­te, ima­gi­ná que tu ma­xi­lar in­fe­rior se va abrien­do ha­cia tus ore­jas y des­de allí gi­ra tu ca­be­za pa­ra mi­rar ha­cia la pa­red o me­sa. Se­pa­rar las vér­te­bras ha­cia la ta­pa de la ca­be­za.

Pre­pa­rar­se pa­ra una fies­ta

"Si que­rés evi­tar que bai­lar sin pa­ra du­ran­te 6 ho­ras sea la cau­sa de que, al otro día, te due­le to­do, apren­dé a ca­len­tar tu cuer­po", acon­se­ja Maia.

Si vas a usar ta­cos al­tos, es im­por­tan­te que sepas que en el mis­mo mo­men­to en que te subís a los za­pa­tos, el atlas, tu pri­me­ra vér­te­bra cer­vi­cal, se co­rre ha­cia ade­lan­te. El atlas es el ti­món del es­que­le­to.

Con el mo­vi­mien­to del atlas, has­ta tu ar­ti­cu­la­ción tem­po­ro­man­di­bu­lar se ve mo­di­fi­ca­da y to­do tu cuer­po se co­rre de eje. Es­tá muy bien que te sien­tas lin­da pa­ra la fies­ta, pe­ro da­le un mi­mo a tu cuer­po acon­di­cio­nan­do tu tono mus­cu­lar.

Co­pia la pos­tu­ra de la fo­to y prac­ti­ca­la an­tes de sa­lir y a tu re­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.