ALI­MEN­TA­CIÓN CONS­CIEN­TE.

Mia - - SUMARIO -

Ce­rea­les: ¿sí o no?

Los ce­rea­les con­tie­nen hi­dra­tos de car­bono com­ple­jos (60-75%), pro­teí­nas (7-12%), gra­sas in­sa­tu­ra­das (2-7%), mi­ne­ra­les y oli­go­ele­men­tos (1-4%), vi­ta­mi­nas y en­zi­mas, to­dos nu­trien­tes que en su me­di­da son vi­ta­les pa­ra la sa­lud. Sus hi­dra­tos de car­bono no en­gor­dan ni son no­ci­vos pa­ra los dia­bé­ti­cos en tan­to sean in­te­gra­les y se con­su­man mo­de­ra­da­men­te. El al­mi­dón es trans­for­ma­do len­ta­men­te en glu­co­sa y, por tan­to, su ab­sor­ción tam­bién es pau­la­ti­na, las vi­ta­mi­nas del com­ple­jo B aso­cia­das y la apre­cia­ble can­ti­dad de fi­bras que con­tie­nen tam­bién per­mi­ten que el azú­car se me­ta­bo­li­ce mu­cho me­jor.

Al con­tra­rio de lo que mu­chos creen, son una bue­na fuen­te de pro­teí­nas y, en con­jun­ción con otros ali­men­tos sa­lu­da­bles co­mo las se­mi­llas o las le­gum­bres, pro­veen un mix de ami­noá­ci­dos que per­mi­te que el or­ga­nis­mo las ela­bo­re per­fec­ta­men­te en can­ti­da­des más que su­fi­cien­tes. Aun­que no to­dos tie­nen la mis­ma can­ti­dad de ami­noá­ci­dos cons­ti­tu­yen un apor­te su­fi­cien­te aún en ca­sos de op­tar por die­tas ve­ga­nas.

Los me­jo­res

En­tre las pre­pa­ra­cio­nes con ce­rea­les más ri­cas en pro­teí­nas es­tá el sei­tán, un pre­pa­ra­do a ba­se de glu­ten que pre­ten­de ser un sus­ti­tu­to de la car­ne. Sin em­bar­go, el glu­ten pu­ro es otra for­ma de re­fi­na­ción de los ce­rea­les y ha ter­mi­na­do con­vir­tién­do­se en un ele­men­to pro­ble­má­ti­co pa­ra la sa­lud al que hay que abor­dar con pre­cau­ción.

En­tre los ce­rea­les más sa­lu­da­bles y pro­tei­cos es­tán las se­mi­llas de lino, la es­pel­ta, la qui­noa, el ama­ran­to, el al­for­fón (o tri­go sa­rra­ceno), la ave­na y el tri­go, con la sal­ve­dad de que pue­de es­tar con­ta­mi­na­da con glu­ten. En­tre los que me­nos can­ti­dad de pro­teí­nas tie­nen es­tán el mi­jo, el sor­go, el cen­teno, la ce­ba­da y el maíz.

Los lí­pi­dos de los ce­rea­les se ca­rac­te­ri­zan por ser del ti­po in­sa­tu­ra­do, una va­rie­dad de gra­sas desea­bles pa­ra el or­ga­nis­mo; las gra­sas in­sa­tu­ra­das, con­tra­ria­men­te a las de ori­gen ani­mal, son muy sa­lu­da­bles y nos ayu­dan a re­gu­lar los ni­ve­les de co­les­te­rol, tri­gli­cé­ri­dos y glu­co­sa en san­gre, con­tri­bu­yen­do ade­más con va­rias fun­cio­nes vi­ta­les pa­ra el cuer­po hu­mano.

Por Pa­blo de la Igle­sia*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.