PA­RE­JA.

Cam­bian las re­la­cio­nes, las cul­tu­ras, la in­de­pen­den­cia de las mu­je­res y has­ta rí­gi­dos pre­cep­tos mo­ra­les. Sin em­bar­go, aún los ma­tri­mo­nios más jó­ve­nes si­guen du­dan­do so­bre si es po­si­ble man­te­ner vi­vo el fue­go del amor cuan­do no se lle­ga a fin de mes o si e

Mia - - SUMARIO -

Dos pre­gun­tas que si­guen vi­gen­tes

¿Exis­te el amor pa­ra siem­pre?

Mu­chas pa­re­jas ter­mi­nan por­que, con el tiem­po, uno pier­de la pers­pec­ti­va y ya no ve las bon­da­des del otro. Si a la ma­ña­na, ca­da uno sa­le a las co­rri­das y, por la no­che, hay que ter­mi­nar de acla­rar cues­tio­nes or­ga­ni­za­ti­vas, po­co es­pa­cio le que­da al ro­man­ti­cis­mo. Ni ha­blar si hay ni­ños sal­tan­do o dan­do vuel­tas. ¿Cómo ha­cer en­ton­ces pa­ra que la lla­ma no se apa­gue en­tre tan­tos asun­tos por so­lu­cio­nar? El mo­men­to más aje­trea­do de una pa­re­ja sue­le dar­se en­tre los 25 y 45 años, cuan­do el tra­ba­jo y la fa­mi­lia plan­tean las ma­yo­res exi­gen­cias. Am­bas par­tes quie­ren cum­plir con to­do y, sin no­tar­lo, de­jan de la­do el cui­da­do de la pa­re­ja.

En par­te, es una evo­lu­ción nor­mal, ya que una vez pa­sa­do el au­ge del ena- mo­ra­mien­to, ca­da uno pa­sa a ocu­par­se más de sus ne­ce­si­da­des. Pe­ro lo que ha­ce la di­fe­ren­cia, lo que mar­ca una bue­na vi­da de pa­re­ja a lo lar­go de los años, es en­con­trar el pun­to de equi­li­brio en­tre las ne­ce­si­da­des de ca­da uno, re­par­tién­do­se bien las ta­reas co­ti­dia­nas sin ol­vi­dar que los dos pre­ci­san mo­men­tos de cer­ca­nía y de es­tar a so­las aún es­tan­do jun­tos.

El te­ra­peu­ta de pa­re­ja ale­mán Cle­mens von Sal­dern cree que la prin­ci­pal ra­zón de las se­pa­ra­cio­nes sue­le es­tar en la fal­ta de co­no­ci­mien­to so­bre cómo cui­dar la pa­re­ja. "To­dos nos for­ma­mos du­ran­te años pa­ra nues­tra pro­fe­sión, pe­ro cuan­do se tra­ta de la pa­re­ja, su­po­ne­mos que fun­cio­na­rá de un mo­do in­tui­ti­vo", ob­ser­va el es­pe­cia­lis­ta. Por eso, re­co­mien­da plan­tear­se mu­cho más el in­te­rro­gan­te de qué es lo que se ne­ce­si­ta pa­ra te­ner una bue­na re­la­ción.

El pa­so prin­ci­pal pa­ra un re­en­cuen­tro es dar­se el es­pa­cio pa­ra lo­grar­lo. Una bue­na me­di­da se­ría to­mar­se, al me­nos una vez por se­ma­na, un mo­men­to fi­jo pa­ra la pa­re­ja. Pue­de ser un pa­seo o un ra­to en el so­fá. Lo im­por­tan­te es es­tar 100 por cien pa­ra el otro, es­cu­char­lo o, si el mo­men­to lo re­quie­re, ca­llar jun­tos. Pe­ro que­da prohi­bi­do ha­blar de la fa­mi­lia o de asun­tos or­ga­ni­za­ti­vos.

Ade­más, es bueno te­ner cier­tos ri­tua­les co­ti­dia­nos den­tro del víncu­lo, por ejem­plo, be­ber to­das las ma­ña­nas una ta­za de ca­fé jun­tos o leer el dia­rio y com­par­tir las im­pre­sio­nes con el otro. "No siem­pre tiene que ser un pro­gra­ma de ho­ras o de en­tre­te­ni­mien­to to­da una no­che", ob­ser­va von Sal­dern, que real­za la im­por­tan­cia de los de­ta­lles. Otro de los gran­des pro­ble­mas de una pa­re­ja de años es que se ven mu­cho más las cues­tio­nes ne­ga­ti­vas en lu­gar de las po­si­ti­vas. Allí es don­de se

vuel­ve fun­da­men­tal pro­po­ner­se per­ci­bir con ma­yor in­ten­si­dad los mo­men­tos va­lio­sos com­par­ti­dos y trans­mi­tir­le eso mis­mo al otro. Hay que de­cir­le a la pa­re­ja qué es lo que nos gus­ta, qué va­lo­ra­mos o qué nos pa­re­ció bien. Tam­bién es im­por­tan­te el en­cuen­tro fí­si­co, por su­pues­to, apun­ta von Sal­dern. Aun­que el día esté lleno de exi­gen­cias, un be­so fu­gaz tam­bién pue­de ser un mo­men­to her­mo­so. De to­dos mo­dos, es nor­mal ne­ce­si­tar más que eso, al­go que a mu­chas pa­re­jas les cues­ta dar cuan­do otras cues­tio­nes han en­fria­do un po­co la re­la­ción o la men­te es­tá car­ga­da de co­sas. "En ese ca­so, tal vez sir­va pro­lon­gar un be­so, por ejem­plo, pa­ra ha­cer­lo me­nos fu­gaz de lo ha-

bi­tual", re­co­mien­da el es­pe­cia­lis­ta. Jus­ta­men­te por eso tam­bién es cru­cial plan­tear las di­fi­cul­ta­des que sien­te ca­da uno. Mu­chas pa­re­jas co­me­ten el error de ta­par los pro­ble­mas pa­ra evi­tar una con­fron­ta­ción cuan­do la vi­da de por sí es­tá sien­do com­pli­ca­da. Sin em­bar­go, ha­cer la vis­ta gor­da no im­pli­ca que esos asun­tos des­apa­re­ce­rán. Me­jor ha­blar­los pa­ra evi­tar que se trans­for­men en un quis­te im­pa­ra­ble.

¿Se­gun­das par­tes son bue­nas?

Des­pués de es­tar dos años se­pa­ra­dos, Martina se re­en­con­tró con su ex, An­drés. Ha­bían es­ta­do 15 años jun­tos y, de pron­to ella, a los 41 años, de­ci­dió ter­mi­nar con la re­la­ción y se fue de su ca­sa. "Es que él te­nía to­do pues­to en su ca­rre­ra, mis ilu­sio­nes o de­seos no le in­tere­sa­ban de­ma­sia­do y me can­sé", re­cuer­da Martina, que es em­pren­de­do­ra. Tras to­mar la de­ci­sión, se mu­dó a otra ciu­dad y es­ta­ba muy con­ten­ta. "Te­nía un de­par­ta­men­to di­vino, bue­nos ami­gos y a mi fa­mi­lia cer­ca", re­cuer­da. To­do pa­re­cía per­fec­to. Pe­ro un día, des­pués de vi­vir dos años so­la y sin sa­ber na­da de An­drés, él le es­cri­bió. "Di­jo que no po­día es­tar sin mí", cuen­ta Martina.

An­drés le pi­dió dis­cul­pas, ex­pre­só sus sen­ti­mien­tos des­pués de mu­cho tiem­po y la con­ven­ció. Un año des­pués, le pro­pu­so ma­tri­mo­nio.

Los es­pe­cia­lis­tas a ve­ces des­cri­ben el fe­nó­meno co­mo un "amor boomerang": uno se va, se aleja, y lue­go re­gre­sa. ¿Pe­ro es bueno re­ini­ciar una re­la­ción? Se­ría muy fá­cil en­con­trar una res­pues­ta que en­ca­ja­ra con to­dos, pe­ro no es así, por su­pues­to.

La psi­coa­na­lis­ta Be­nig­na Ge­risch ob­ser­va que el re­co­mien­zo pue­de fun­cio­nar bien si la se­pa­ra­ción se ha­bía pro­du­ci­do por fac­to­res ex­ter­nos, es de­cir, por ejem­plo, si se dio un des­gas­te dis­pa­ra­do por pro­ble­mas eco­nó­mi­cos o de sa­lud. "Pe­ro, des­de ya, de­be se­guir ha­bien­do mu­cha con­fian­za, sen­ti­mien­tos y al­go que am­bos sien­tan que los une", ex­pli­ca.

Por lo ge­ne­ral, el re­en­cuen­tro se ha­ce muy di­fí­cil si la se­pa­ra­ción se pro­du­jo por­que la pa­re­ja se fue ale­jan­do. La so­le­dad, la cos­tum­bre y una es­pe­cie de "adic­ción" al otro, es de­cir, no po­der sol­tar­lo, no son bue­nos con­se­je­ros pa­ra de­ci­dir un re­gre­so. Lo cru­cial, al so­pe­sar un re­co­mien­zo, es ana­li­zar muy bien las ra­zo­nes que lle­va­ron a la se­pa­ra­ción.

"Es muy im­por­tan­te, an­te to­do, ha­blar so­bre qué es lo que sa­lió mal",

ex­pli­ca el te­ra­peu­ta de pa­re­ja, To­bias Ru­land. Des­pués de eso es ne­ce­sa­rio te­ner un plan o mo­do de sa­nar lo que ocu­rrió en el pa­sa­do. "Ese ca­mino pa­ra re­econ­trar la fe­li­ci­dad de am­bos de­be tran­si­tar­se jun­to al otro", y eso exi­ge que am­bos es­tén dis­pues­tos a tra­ba­jar en su per­so­na pa­ra po­der de­jar atrás lo ocu­rri­do. "A ve­ces re­quie­re de bas­tan­te tra­ba­jo", ad­vier­te Ru­land.

Ge­risch di­ce que hay otro fac­tor re­le­van­te: las "fa­llas" o "fal­tas" del otro. Uno de­be te­ner muy en claro que esas co­sas se­gui­rán sien­do par­te del otro, in­clu­so al vol­ver a em­pe­zar. "Si uno re­to­ma una re­la­ción cre­yen­do que po­drá cam­biar a su pa­re­ja, se da­rá con­tra la pa­red", ex­pli­ca. El ex nun­ca cam­bia­rá ra­di­cal­men­te, por eso es im­por­tan­te pre­gun­tar­se con cuán­tas 'fal­tas' del otro se pue­de con­vi­vir.

A Martina y An­drés la se­pa­ra­ción les hi­zo muy bien. "Nun­ca hu­bie­ra pen­sa­do que íba­mos a vol­ver. Yo ha­bía ce­rra­do com­ple­ta­men­te es­ta his­to­ria pe­ro él pu­do re­co­no­cer y ver mu­chas co­sas y eso lo hi­zo cam­biar", acep­ta Martina. An­tes, por ejem­plo, le ha­cía sen­tir que ella sin él no era na­da. Aho­ra eso es dis­tin­to, de­mues­tra cuán­to la apre­cia, di­ce ella ali­via­da y con­ten­ta.

Por su­pues­to, Martina cuen­ta que de vez en cuan­do si­gue te­nien­do en­con­tro­na­zos con su pa­re­ja "¿pe­ro cómo evi­tar­lo en la vi­da co­ti­dia­na?",

di­ce. Ella sa­be que to­dos los días son un desafío, pe­ro ase­gu­ra que la pau­sa de dos años le dio nue­vo im­pul­so a la re­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.