MAS­CO­TAS.

Son pe­que­ñas y atrac­ti­vas, y a los chi­cos les fas­ci­na, pe­ro an­tes de com­prar­las hay que es­tar se­gu­ros de po­der cum­plir con los cui­da­dos bá­si­cos

Mia - - SUMARIO - Fuen­te: Word­press.com

Pa­ra adop­tar con se­gu­ri­dad tor­tu­gas de agua

Asim­ple vis­ta da la sen­sa­ción de que no ne­ce­si­tan mu­cho pa­ra vi­vir, pe­ro en reali­dad re­quie­ren tan­tos cui­da­dos co­mo cual­quier otro ani­mal. In­clu­so, cuan­do se sa­le de va­ca­cio­nes, siem­pre hay que de­jar­las al cui­da­do de al­guien o lle­var­las. Bá­si­ca­men­te, las tor­tu­gas ne­ce­si­tan: ✖ La ali­men­ta­ción es la par­te fun­da­men­tal en su cui­da­do, in­clu­so, una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas es su vo­raz ape­ti­to. Son ani­ma­les om­ní­vo­ros, es de­cir, co­men car­ne, pes­ca­do y ve­ge­ta­les. En li­ber­tad sue­len ali­men­tar­se de pe­ces, crus­tá­ceos, ca­ra­co­les, mo­lus­cos, plan­tas acuá­ti­cas gri­llos y es­ca­ra­ba­jos. En cau­ti­ve­rio, se le pue­de pro­veer de ellos, es­po­rá­di­ca­men­te, a ma­ne­ra de bo­ca­di­llo.

Bá­si­ca­men­te su die­ta cons­ta de fru­tas y ver­du­ras; en cuan­to a las fru­tas, la me­jor elec­ción son aque­llas de pul­pa blan­da (man­za­na, pe­ra, etc). No es con­men­tos ve­nien­te dar­le cí­tri­cos ya que pue­den pro­du­cir­les pa­rá­si­tos in­tes­ti­na­les. Las ver­du­ras son fun­da­men­ta­les pa­ra pro­veer­les vi­ta­mi­na A, pe­ro hay que evi­tar la es­pi­na­ca por su con­te­ni­do oxá­li­co que pue­de da­ñar el ri­ñón, y las co­les que les pro­du­cen dia­rrea y pro­ble­mas de ti­roi­des.

Un de­ta­lle im­por­tan­te es que se les de­be dar de co­mer en el agua, ya que la uti­li­zan pa­ra tra­gar y di­ge­rir los ali- y pa­ra tro­zar su ali­men­to cuan­do es gran­de y no pue­den tra­gar­lo. Por es­ta ra­zón, el agua de­be es­tar en bue­nas con­di­cio­nes hi­gié­ni­cas, ya que es­to in­flu­ye en su sa­lud. Las tor­tu­gas se ali­men­tan una o dos ve­ces al día.

✖ El lu­gar don­de vi­va de­be es­tar lim­pio y pa­ra eso es fun­da­men­tal cam­biar­le el agua en for­ma re­gu­lar (una vez por se­ma­na o ca­da vez que esté su­cia) y apro­ve­char ese mo­men­to pa­ra la­var el acuario. Pa­ra es­ta ta­rea no de­be uti­li­zar­se nin­gún pro­duc­to de lim­pie­za, ya que po­dría in­to­xi­car­la con los re­si­duos, lo me­jor es usar abun­dan­te agua y fro­tar con una es­pon­ja nue­va. Tam­bién se pue­de ins­ta­lar un fil­tro pa­ra evi­tar acu­mu­la­cio­nes de su­cie­dad.

La tem­pe­ra­tu­ra es otro fac­tor que de­be con­tro­lar­se, ya que es vi­tal pa­ra el rep­til; de­be man­te­ner­se en torno a los 26º/29º , apro­xi­ma­da­men­te. Exis­ten lám­pa­ras am­bien­ta­do­ras que pro­por­cio­nan es­te ca­lor.

La luz del sol es otra ne­ce­si­dad in­dis­pen­sa­ble pa­ra po­der desa­rro­llar­se de ma­ne­ra sa­lu­da­ble. Si no fue­se po­si­ble ins­ta­lar el acuario en un lu­gar que lo re­ci­ba, se pue­de sus­ti­tuir por las lám­pa­ras que cum­plen con una fun­ción si­mi­lar. Son las que usan en las pet shop pa­ra po­der te­ner­las.

Crear­le un es­pa­cio más ele­va­do pa­ra que pue­da emer­ger del agua es muy im­por­tan­te, ya que es una cos­tum­bre ha­bi­tual de los rep­ti­les.

Im­por­tan­te: ca­da vez que se ma­ni­pu­le to­do ti­po de tor­tu­gas hay que la­var­se las ma­nos, ya que a tra­vés de sus he­ces li­be­ran sal­mo­ne­llas y se po­dría con­traer sal­mo­ne­lo­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.