PSI­CO­LO­GÍA.

Mia - - SUMARIO - Por Jaz­mín Gu­lí * *Li­cen­cia­da en Psi­co­lo­gía, es­pe­cia­lis­ta en te­ra­pia de pa­re­ja y cons­te­la­cio­nes fa­mi­lia­res

Cer­ca­dos por la vio­len­cia

To­dos los días, la opinión pú­bli­ca se con­mo­cio­na an­te una nue­va no­ti­cia so­bre al­gún in­ci­den­te inusual­men­te vio­len­to en­tre gen­te co­rrien­te: des­de la agre­sión de pa­dres a maes­tros cuan­do no es­tán de acuer­do con no­tas, san­cio­nes o de­ci­sio­nes to­ma­das por los edu­ca­do­res, has­ta otras más ex­tre­mas, co­mo con­duc­to­res que se dis­pa­ran por dis­cu­sio­nes en la vía pú­bli­ca o pa­rien­tes de chi­cos de­por­tis­tas que mue­len a gol­pes (e in­clu­so lle­gan a ma­tar, co­mo pa­só ha­ce un tiem­po en un club de Mun­ro) a en­tre­na­do­res de equi­pos ju­ve­ni­les. Ca­sos que con ca­rac­te­rís­ti­cas di­fe­ren­tes, aun­que si­mi­la­res en al­gu­nos as­pec­tos a te­má­ti­cas más com­ple­jas co­mo la vio­len­cia de gé­ne­ro, de­mues­tran un ni­vel de des­en­cuen­tro so­cial alar­man­te, que ex­plo­ta an­te la si­tua­ción más tri­vial. Bas­ta con sa­lir al mun­do -ma­ne­jar en ho­ra pi­co, ha­cer una fi­la en el su­per­mer­ca­do, via­jar en tren- pa­ra com­pro­bar has­ta qué pun­to una es­ce­na que pue­de es­tar muy le­ja­na de con­fi­gu­rar pe­li­gro o gra­ve­dad, de­to­na ac­cio­nes vio­len­tas con con­se­cuen­cias inusi­ta­das. ¿Cómo pue­de ser que adul­tos a quie­nes cree­ría­mos edu­ca­dos, en­lo­quez­can al pun­to de ma­tar, gol­pear, vio­len­tar en for­mas ex­tre­mas a otra per­so­na? La res­pues­ta no es una, ni sen­ci­lla. Pe­ro la pri­me­ra im­pre­sión que de­jan es­tos he­chos es la de una enor­me di­fi­cul­tad, en gran par­te de la po­bla­ción, pa­ra pos­ter­gar las emo­cio­nes, con­te­ner­se, to­le­rar. Hay una ur­gen­cia por des­car­gar, eva­cuar cual­quier si­tua­ción mo­les­ta sin es­pe­ra ni me­dia­ción. El im­pe­ra­ti­vo de la in­me­dia­tez, am­pa­ra­do por el con­su­mis­mo ac­tual en una de sus fa­ce­tas más ex­pan­si­vas, la hi­per­co­nec­ti­vi­dad, mues­tra su cos­ta­do más si­nies­tro, en el que los con­flic­tos ya no se di­ri­men me­dian­te la vir­tua­li­dad sino so­bre el cuer­po de los otros. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, un re­torno a lo más pri­mi­ti­vo del ser hu­mano.

Los tiem­pos mo­der­nos tam­bién aus­pi­cia­ron otra de las pro­ble­má­ti­cas que so­bre­sa­le en es­tos ca­sos: la trans­gre­sión a las nor­mas, la ba­na­li­za­ción de la au­to­ri­dad. Vi­vi­mos en una so­cie­dad ca­da vez más ale­ja­da de las re­glas de con­vi­ven­cia y más rea­cia a mo­ver­se den­tro de cual­quier mar­co re­gu­la­to­rio. Po­dría de­cir­se que es­to co­men­zó en los años '60 y '70, cuan­do la so­cie­dad se abrió a la li­ber­tad, a la crea­ti­vi­dad, pa­ra rom­per con pa­ra­dig­mas re­pre­si­vos que do­mi­na­ban la es­fe­ra pú­bli­ca y pri­va­da. Se tra­tó de un mo­vi­mien­to ne­ce­sa­rio, pe­ro que con los años fue des­vir­tuan­do su esen­cia pa­ra con­ge­lar­se en la sim­ple trans­gre­sión.

Mu­chos de los jó­ve­nes de esa épo­ca se trans­for­ma­ron en pa­dres per­mi­si­vos, que edu­ca­ron a sus hi­jos en la creen­cia de que los lí­mi­tes y la au­to­ri­dad eran me­ras con­ven­cio­nes va­cías que aten­ta­ban con­tra la li­ber­tad in­di­vi­dual. Con sus ma­ti­ces, es­ta idea se sos­tu­vo a lo lar­go de las dé­ca­das al pun­to de que hoy mu­chos adul­tos sien­ten "no po­der" con sus hi­jos. Hoy exis­ten tan­tos mo­de­los de crian­za co­mo fa­mi­lias y los ro­les se des­di­bu­jan. Lo que mu­chas ve­ces no se ad­vier­te es que la fal­ta de lí­mi­tes du­ran­te la in­fan­cia tam­bién pue­de ge­ne­rar vio­len­cia; la fal­ta de to­le­ran­cia a la frus­tra­ción, gra­cias a una exa­ge­ra­da res­pues­ta a las de­man­das de los chi­cos, es só­lo una de los si­tua­cio­nes más usua­les en los que es­to se ha­ce pa­ten­te.

To­le­rar la frus­tra­ción, apren­der a pos­ter­gar es una ta­rea ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­ria pa­ra vi­vir en co­mu­ni­dad. Res­pe­tar al otro y res­pe­tar su lu­gar, ya sea en la ca­lle, en la es­cue­la o den­tro de una can­cha tam­bién co­mien­za con la crian­za. Una crian­za en la que los pa­dres en­tien­den que li­mi­tar es con­te­ner y no re­pri­mir; una crian­za res­pe­tuo­sa de los pro­ce­sos pau­la­ti­nos en la ad­qui­si­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des, li­ber­ta­des y con­fian­za de los hi­jos y no de­ses­pe­ra­da por ga­ran­ti­zar su sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta.

En una so­cie­dad que sub­vier­te has­ta los ór­de­nes más ele­men­ta­les, la fal­ta de lí­mi­tes no es una in­vi­ta­ción a la li­ber­tad sino, por el con­tra­rio, una tram­pa que nos vuel­ve víc­ti­mas de nues­tros im­pul­sos más pre­ca­rios, con­fun­dien­do egoís­mo con gran­de­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.