LEC­TU­RA.

Mia - - SUMARIO - Del li­bro “Los 10 su­per­ali­men­tos ver­da­de­ros”, Urano (www.edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com)

Sú­per ajo

Las ex­ce­len­tes cua­li­da­des de­pu­ra­ti­vas, diu­ré­ti­cas, an­ti­sép­ti­cas y an­ti­bac­te­ria­nas del ajo lo con­vier­ten en un ali­men­to sa­lu­da­ble pa­ra cual­quier per­so­na. ✔ Es un an­ti­bió­ti­co na­tu­ral y au­men­ta las de­fen­sas: el ajo cru­do tiene pro­pie­da­des an­ti­sép­ti­cas, fun­gi­ci­das, bac­te­ri­ci­das y de­pu­ra­ti­vas, ayu­dan­do a com­ba­tir un buen nú­me­ro de hon­gos, bac­te­rias y vi­rus. Au­men­ta las se­cre­cio­nes bron­quia­les gra­cias a los com­pues­tos azu­fra­dos, por lo que se le atri­bu­yen pro­pie­da­des ex­pec­to­ran­tes y de­sin­fec­tan­tes, re­sul­tan­do muy útil en el tratamiento de las con­ges­tio­nes y en las in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias, co­mo los ca­ta­rros o res­fria­dos. Tam­bién tiene un pa­pel re­le­van­te fren­te a los ra­di­ca­les li­bres.

✔ Pre­vie­ne las afec­cio­nes car­dio­vas­cu­la­res: el con­su­mo ha­bi­tual de ajo ha de­mos­tra­do te­ner efec­tos be­ne­fi­cio­sos so­bre la hi­per­co­les­te­ro­le­mia y los ni­ve­les al­tos de tri­gli­cé­ri­dos, ya que re­du­ce el ni­vel de lí­pi­dos en san­gre. La alii­na, el prin­ci­pal com­pues­to sul­fu­ro­so del ajo, le otor­ga un efec­to in­hi­bi­dor de la agre­ga­ción pla­que­ta­ria. Ade­más, tiene efec­to diu­ré­ti­co, de ahí que su con­su­mo ha­bi­tual sea muy re­co­men­da­ble en ca­so de hi­per­ten­sión y ries­go car­dio­vas­cu­lar, co­mo in­far­to, ar­te­rios­cle­ro­sis, trom­bo­sis, etc. El po­li­sul­fu­ro de ali­lo que con­tie­ne pro­vo­ca va­so­di­la­ta­ción y un au­men­to del diá­me­tro de los va­sos san­guí­neos, por lo que la san­gre flu­ye con más fa­ci­li­dad y dis­mi­nu­ye la pre­sión, me­jo­ran­do la cir­cu­la­ción san­guí­nea.

✔ Ali­men­to pre­ven­ti­vo fren­te el cáncer: no exis­ten ali­men­tos mi­la­gro­sos fren­te el cáncer, pe­ro al­gu­nos es­tu­dios cien­tí­fi­cos re­la­cio­nan las pro­pie­da­des del ajo con la pre­ven­ción de pro­ce­sos tu­mo­ra­les. Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Ca­ro­li­na del Nor­te, en Es­ta­dos Uni­dos, mues­tra que las per­so­nas que con­su­men ajo cru­do o co­ci­na­do con re­gu­la­ri­dad re­du­cen a la mi­tad el ries­go de pa­de­cer cáncer de es­tó­ma­go y en un ter­cio el de co­lon.

✔ Me­jo­ra las di­ges­tio­nes: el con­su­mo de ajo re­sul­ta be­ne­fi­cio­so pa­ra el sis­te­ma di­ges­ti­vo. En la bo­ca tiene ac­ción an­ti­sép­ti­ca, fa­vo­re­ce la se­cre­ción sa­li­val y es­ti­mu­la el ape­ti­to. En el es­tó­ma­go, fa­vo­re­ce la se­cre­ción de ju­gos gás­tri­cos y to­ni­fi­ca las pa­re­des. En el in­tes­tino, po­ten­cia los mo­vi­mien­tos pe­ris­tál­ti­cos y lim­pia y to­ni­fi­ca la mu­co­sa in­tes­ti­nal, ade­más de ser un gran es­ti­mu­lan­te de hí­ga­do y pán­creas.To­do ello se tra­du­ce en una me­jor pre­pa­ra­ción del sis­te­ma di­ges­ti­vo pa­ra la di­ges­tión de los ali­men­tos, sien­do ade­cua­do en el tratamiento de en­fer­me­da­des co­mo la dis­pep­sia y el es­tre­ñi­mien­to cró­ni­co. Igual­men­te ca­be re­cor­dar que es ca­paz de ma­tar o ex­pul­sar lom­bri­ces y otros pa­rá­si­tos in­tes­ti­na­les.

✔ Fa­vo­re­ce la me­mo­ria: se ha com­pro­ba­do que el ajo con­tie­ne una se­rie de sus­tan­cias que ayu­dan a for­mar los neu­ro­trans­mi­so­res o "men­sa­je­ros" que van de una neu­ro­na a otra en el ce­re­bro, fa­ci­li­tan­do su tra­ba­jo, con lo cual se me­jo­ra la ca­pa­ci­dad de me­mo­ria y apren­di­za­je.

No con­vie­ne en ca­so de:

✔ Ul­ce­ra gás­tri­ca o duo­de­nal:

aun­que el ajo es un ali­men­to muy sa­lu­da­ble, las per­so­nas que tie­nen pro­ble­mas in­tes­ti­na­les y/o es­to­ma­ca­les, so­bre to­do si su­fren úl­ce­ras, hi­per­ac­ti­vi­dad gás­tri­ca o in­fla­ma­ción gas­tro­duo­de­nal pue­den su­frir ar­dor o in­di­ges­tión tras su con­su­mo.

✔ He­mo­rra­gias: el con­su­mo ex­ce­si­vo en ca­so de he­mo­rra­gias o si se va a so­me­ter a una ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca, pues­to que su efec­to an­ti­coa­gu­lan­te pro­vo­ca un au­men­to del ries­go de san­gra­do.

✔ In­ter­ac­ción con fár­ma­cos: si se con­su­me jun­to a an­ti­coa­gu­lan­tes pue­de ele­var el ries­go de san­gra­do.T am­po­co es re­co­men­da­ble su con­su­mo ex­ce­si­vo si se si­gue un tratamiento con hi­po­glu­ce­mian­tes, da­do que el ajo acen­tua­ría la hi­po­glu­ce­mia. Es acon­se­ja­ble con­sul­tar a su mé­di­co si to­ma al­gu­na me­di­ca­ción de es­te ti­po.

✔ Em­ba­ra­zo: se acon­se­ja evi­tar el con­su­mo en gran­des can­ti­da­des, ya que pue­de pro­vo­car es­ti­mu­la­ción ute­ri­na y, en con­se­cuen­cia, par­tos pre­ma­tu­ros o abor­tos in­vo­lun­ta­rios.

✔ Con­su­mo de gran­des can­ti­da­des:

pue­de pro­vo­car ar­do­res de bo­ca y es­tó­ma­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.