La is­la DEL SPA

Por aho­ra, es el cen­tro de ta­la­so­te­ra­pia más gran­de de Alemania pe­ro es­tán tra­ba­jan­do pa­ra con­ver­tir­lo en el ma­yor de Eu­ro­pa. De un la­do de la is­la, la mo­vi­da es fuer­te, del otro so­lo hay paz y so­le­dad

Mia - - LUGARES DEL MUNDO -

Con una ex­ten­sión de 14 ki­ló­me­tros y un an­cho de has­ta 2,5 ki­ló­me­tros, Nor­der­ney es la se­gun­da is­la de Fri­sia más gran­de de Alemania. Es­tá si­tua­da en­tre las is­las de Juist y Bal­trum, en me­dio del par­que na­cio­nal Ma­ris­mas de Ba­ja Sa­jo­nia. Hay tres im­pre­sio­nan­tes mi­ra­do­res cons­trui­dos en las du­nas don­de es po­si­ble re­la­jar­se de for­ma to­tal­men­te sa­na dis­fru­tan­do del ai­re ma­rino.

El bal­nea­rio, inau­gu­ra­do en 2005, es el ma­yor cen­tro de ta­la­so­te­ra­pia del país. Cuen­ta con un sin­nú­me­ro de va­rie­da­des de agua ma­ri­na pa­ra ba­ños de ba­rro y otros cui­da­dos te­ra­péu­ti­cos y as­pi­ra a con­ver­tir­se pa­ra 2020 en la is­la ta­la­so­te­ra­péu­ti­ca nú­me­ro uno de Eu­ro­pa.

Sin em­bar­go, la me­di­ci­na ma­rí­ti­ma es so­lo un as­pec­to de es­ta is­la de con­tras­tes. "Des­de fes­te­jar has­ta las pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na o es­tar en la pla­ya to­tal­men­te so­lo, aquí hay de to­do", di­ce Syl­via Hipp­chen, quien des­de ha­ce 12 años pa­sa al me­nos una vez al año sus va­ca­cio­nes en Nor­der­ney.

Des­de to­dos los gran­des ae­ro­puer­tos de Alemania hay vue­los a Nor­der­ney. Otra po­si­bi­li­dad es ir en tren o co­che de al­qui­ler a Nord­deich Mo­le, des­de don­de sa­len trans­bor­da­do­res a la is­la. El via­je du­ra al­re­de­dor de una ho­ra. La cir­cu­la­ción de co­ches en Nor­der­ney es­tá per­mi­ti­da aun­que hay res­tric­cio­nes. En la is­la hay un ser­vi­cio de au­to­bu­ses in­ter­ur­ba­nos.

Ca­da uno dis­fru­ta a su ma­ne­ra de una es­tan­cia en es­ta is­la, por eso, el es­lo­gan pu­bli­ci­ta­rio di­ce: "Nor­der­ney, mi is­la".

La mo­vi­da es­tá con­cen­tra­da en el oes­te de la is­la. A los que no les in­tere­sa el rui­do y la ac­ti­vi­dad, pue­den pa­sear por las nu­me­ro­sas ca­lles pe­que­ñas u ob­ser­var a los de­más tu­ris­tas to­man­do vino es­pu­mo­so en la te­rra­za del ho­tel Kö­nig. Los fies­te­ros van a la is­la atraí­dos por el Whi­te Sand Fes­ti­val de los sur­fis­tas y ju­ga­do­res de voleibol pla­ya o el even­to mu­si­cal al ai­re li­bre Sum­mer­ti­me. Quien pre­fie­ra un po­co más de tran­qui­li­dad de­be ex­plo­rar Nor­der­ley en di­rec­ción contraria, ha­cia el ex­tre­mo orien­tal. 80 ki­ló­me­tros de sen­de­ros la atra­vie­san, un pa­raí­so pa­ra ci­clis­tas y quie­nes prac­ti­can foo­ting. Des­pués de un pai­sa­je mar­ca­do por abe­du­les nu­do­sos, cur­ti­dos por el vien­to, apa­re­ce en el ho­ri­zon­te el fa­ro de Nor­der­ney co­mo pun­to de orien­ta­ción. La ma­yo­ría de los ca­mi­nos pa­san jun­to a es­ta to­rre.

Pa­ra los ci­clis­tas, el apar­ca­mien­to Ost­he­ller es el fin del tra­yec­to. Al ex­tre­mo orien­tal so­lo se pue­de lle­gar a pie. Pa­ra la ida, el sen­de­ris­ta pue­de op­tar por el ca­mino que pa­sa por la pla­ya, una vas­te­dad in­ter­mi­na­ble y are­no­sa. Ba­jo los za­pa­tos cru­jen los ca­ra­co­les. El ca­mi­nan­te es­tá so­lo con el vien­to, las olas y el so­ni­do del mar, muy le­jos del aje­treo de la ciu­dad.

El ca­mino de vuel­ta ser­pen­tea por el pai­sa­je uni­for­me de du­nas, una ca­mi­na­ta de dos ho­ras y me­dia en­tre co­li­nas cu­bier­tas de hier­ba, por arro­yos an­gos­tos y jun­to a pe­que­ñas char­cas. El gor­jeo de pá­ja­ros lle­na el ai­re. Una y otra vez, los za­pa­tos se hun­den en el sue­lo pan­ta­no­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.