Guía de & arte espectáculos

En pri­me­ra per­so­na

Mia - - ARTE ESPECTÁCULOS - Por Adria­na Aboy

De bru­jas y cal­de­ros Ma­tías Tim­po­ni, au­tor y di­rec­tor de "Las hi­lan­de­ras"

-¿En qué te ins­pi­ras­te pa­ra es­cri­bir es­ta obra?

-Siem­pre me cues­tio­né so­bre la idea del des­tino y en­con­tré den­tro de la mi­to­lo­gía grie­ga a tres her­ma­nas que ad­mi­nis­tran el des­tino de to­do lo exis­ten­te. Ima­gi­né, en­ton­ces, un sis­te­ma de opo­si­cio­nes en el que ellas se dispu­tan hi­pó­te­sis di­fe­ren­tes acer­ca de cuál se­ría el me­jor de­ve­nir pa­ra la hu­ma­ni­dad y mien­tras una las in­vi­ta a mi­rar a tra­vés del cal­de­ro, los es­pec­ta­do­res ob­ser­van al mis­mo tiem­po una pro­yec­ción en cor­to­me­tra­jes con un fi­nal es­pe­cí­fi­co. Mi ob­je­ti­vo cen­tral fue crear un es­pec­tácu­lo an­fi­bio en­tre el len­gua­je au­dio­vi­sual, y lo ne­ta­men­te tea­tral.

-¿Dón­de mo­ran es­tas mu­je­res ca­pa­ces de en­ten­der y mo­ver los gi­ros de la suer­te de los hu­ma­nos?

-En cual­quier tiem­po y es­pa­cio, pue­den apa­re­cer en una ca­ver­na me­die­val, cien­tos de años más tar­de en el Mer­ca­do de las Bru­jas la­ti­noa­me­ri­cano, con el fin de lle­var­se al­gu­na de las hier­bas que vol­ca­rán en su cal­de­ro. Pue­den in­clu­so aso­ciar­se a los gran­des mag­na­tes o con­ver­tir­se en di­vas que se­du­cen a em­pre­sa­rios o due­ños de ban­cos con el fin de de­ci­dir el por­cen­tual más con­ve­nien­te de la po­bla­ción glo­bal. Así, tam­bién, po­drían en­fren­tar ad­ver­si­da­des en un fu­tu­ro re­mo­to, pe­ro no me­nos po­si­ble.

-¿Al­gu­na de ellas re­pre­sen­ta al mal o to­das tra­tan de ayu­dar?

-No sé. For­mal­men­te uno pien­sa en tér­mi­nos es­té­ti­cos y hay al­go de lo gó­ti­co, de esa li­te­ra­tu­ra mal­di­ta, de lo os­cu­ro, que ope­ra pa­ra que lo que co­no­ce­mos co­mo el mal ten­ga un rol muy re­le­van­te. Siem­pre al­go de ar­bi­tra­rio en to­do lo di­vino, los dio­ses han si­do siem­pre ti­ti­ri­te­ros, se sa­be que ni los olím­pi­cos po­dían in­ter­ve­nir en las ac­cio­nes de las Moi­ras o par­cas del des­tino, que ellas ac­tua­ban cor­tan­do el hi­lo de la vi­da y otor­gan­do la muer­te por li­bre ar­bi­trio. Cuan­do los se­res hu­ma­nos in­vo­can con sú­pli­cas al Uni­ver­so, en enun­cia­dos re­ple­tos de com­pa­sión, to­dos los de­seos son gra­ba­dos en el “li­bro má­gi­co de las in­vo­ca­cio­nes” de es­tas her­ma­nas, con el que ellas in­ter­ven­drán pa­ra ad­mi­nis­trar a fa­vor o en con­tra de sus súb­di­tos.

-¿Có­mo de­fi­ni­rías a tu obra y qué de­ja en el pú­bli­co?

-Se tra­ta de una co­me­dia dra­má­ti­ca, en un ac­to, con tres in­ter­ven­cio­nes fíl­mi­cas: los cor­tos son his­to­rias que su­ce­den en lo co­ti­diano de las vi­das hu­ma­nas, que las bru­jas de­ben re­gu­lar, es de­cir, lo más mun­dano, y es allí don­de ellas me­te­rán su cu­cha­rón. En cier­to sen­ti­do, lo es­cé­ni­co ofi­cia co­mo pró­lo­go o pre­sen­ta­ción de es­tas his­to­rias ci­ne­ma­to­grá­fi­cas. La obra se su­mer­ge en el mun­do fe­me­nino, des­de sus cos­ta­dos más mís­ti­cos que ro­zan el mis­te­rio, si­tua­cio­nes más sim­ples, sa­gra-

das, tos­cas, o bá­si­ca­men­te ru­ti­na­rias en las que pre­do­mi­nan las clá­si­cas dis­yun­ti­vas exis­ten­cia­les de la mu­jer, su hu­mor, sus mo­dos de en­fren­tar la vi­da. Sin du­das,

he ex­plo­ra­do la fe­mi­nei­dad y so­bre to­do gra­cias a un pro­ce­so muy in­ten­so que du­ró un año y me­dio de en­sa­yos con cuer­pos de ac­tri­ces muy bien pre­dis­pues­tos

a com­po­ner al­go. Es­toy tre­men­da­men­te agra­de­ci­do co­mo di­rec­tor de la re­cep­ción de es­tas ac­tri­ces atra­ve­sa­das por múl­ti­ples len­gua­jes y es­tra­te­gias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.