A ca­ra la­va­da

En la piel, limpieza es si­nó­ni­mo de sa­lud.Te con­ta­mos cuá­les son las di­fe­ren­tes fór­mu­las y to­dos los tips pa­ra evi­tar im­pu­re­zas en el ros­tro

Mia - - BELLEZA - Por Lau­ra La­go­mar­sino

Aun­que a sim­ple vis­ta no lo pa­rez­ca, nues­tra piel se re­nue­va cons­tan­te­men­te. Las cé­lu­las se con­for­man en la ca­pa más in­ter­na de la epi­der­mis y po­co a po­co, en unas dos se­ma­nas, van al­can­zan­do la su­per­fi­cie. Así, mien­tras las cé­lu­las nuevas as­cien­den, las más ma­du­ras mue­ren y caen. De he­cho, en­tre 30.000 y 40.000 cé­lu­las iner­tes se des­pren­den ca­da mi­nu­to del día en for­ma de es­ca­mi­tas. Pa­ra en­ten­der­lo me­jor, su­po­nen cer­ca de unos 18 ki­lo­gra­mos a lo lar­go de la vi­da. Si a es­tos desechos or­gá­ni­cos se le su­man los fac­to­res am­bien­ta­les co­mo la con­ta­mi­na­ción y el smog, y el uso de der­mo­cos­mé­ti­cos y ma­qui­lla­je, la can­ti­dad de re­si­duos que se acu­mu­lan en la su­per­fi­cie de nues­tra piel es real­men­te abun­dan­te. Lo que no só­lo ge­ne­ra un as­pec­to apa­ga­do y opa­co, sino que tam­bién es el es­ce­na­rio pro­pi­cio pa­ra la pro­li­fe­ra­ción bac­te­ria­na.

Por eso, una piel lim­pia es si­nó­ni­mo de sa­lud, ter­su­ra, lu­mi­no­si­dad y fres­cu­ra, pe­ro tam­bién la hi­gie­ne es el pa­so fun­da­men­tal pa­ra ge­ne­rar una su­per­fi­cie ideal pa­ra la me­jor y más pro­fun­da pe­ne­tra­ción de los ac­ti­vos de las fór­mu­las cos­mé­ti­cas de la ru­ti­na de belleza. Ade­más, “la ade­cua­da y com­ple­ta limpieza del ros­tro es uno de los se­cre­tos más efec­ti­vos a ni­vel pre­ven­ción, ya que per­mi­te re­tra­sar la apa­ri­ción de arru­gas y lí­neas de ex­pre­sión, man­chas, y evi­ta la apa­ri­ción de los pun­tos ne­gros y otras im­per­fec­cio­nes de la piel”, ase­gu­ra la der­ma­tó­lo­ga Ali­cia Can­na­vó.

Las áreas del ros­tro que sue­len ser más pro­pen­sas a acu­mu­lar una ma­yor can­ti­dad de im­pu­re­zas son la fren­te, la na­riz y el men­tón. Jus­ta­men­te es­ta acu­mu­la­ción en oca­sio­nes, con­du­ce a la

apa­ri­ción de pun­tos ne­gros, bri­llo ex­ce­si­vo en el ros­tro o pe­que­ños bro­tes y erup­cio­nes. Es por ello que se vuel­ve im­pres­cin­di­ble ser ru­ti­na­rias y es­tric­tas con lo que a hi­gie­ne se re­fie­re, pa­ra así lu­cir una piel ca­da vez más sa­lu­da­ble y be­lla. Ade­más, es un pa­so que re­quie­re sua­vi­dad y de­li­ca­de­za, a fin de evi­tar el des­pla­za­mien­to de los te­ji­dos, agra­van­do la caí­da na­tu­ral de los mis­mos. “Ja­más de­be­mos sal­tear la limpieza, que nos per­mi­ten al mis­mo tiem­po eli­mi­nar re­si­duos, neu­tra­li­zar agen­tes de oxi­da­ción, des­ca­mar cé­lu­las, ba­rrer mi­cro­or­ga­nis­mos, y es­ti­mu­lar la re­no­va­ción ce­lu­lar”, re­su­me la Lic. Pau­la Schaie­vitch, di­rec­to­ra de Icono.

Fór­mu­las lim­pia­do­ras

De acuer­do a las ne­ce­si­da­des de ca­da piel y a las pro­pias pre­fe­ren­cias de la con­su­mi­do­ra, hoy el mer­ca­do cos­mé­ti­co brin­da un am­plio aba­ni­co de op­cio­nes de igual efi­ca­cia pe­ro con dis­tin­tas pre­sen­ta­cio­nes y tex­tu­ras.

Ge­les ja­bo­no­sos: los ge­les de limpieza son ex­ce­len­tes des­en­gra­san­tes. Su fór­mu­la tie­ne un pH si­mi­lar al de la piel, por ello su apli­ca­ción no afec­ta la sen­si­bi­li­dad de la epi­der­mis.

Ja­bo­nes en ba­rra: los ja­bo­nes clá­si­cos en pas­ti­lla pro­vie­nen de un pro­ce­so quí­mi­co lla­ma­do sa­po­ni­fi­ca­ción, lim­pian y des­odo­ri­zan la piel, aun­que al­te­ran el gra­do de aci­dez na­tu­ral del te­ji­do. Re­quie­re cier­tos cui­da­dos da­do que si se man­tie­ne con hu­me­dad pue­de alo­jar mi­cro­or­ga­nis­mos en su su­per­fi­cie afec­tan­do su con­trol hi­gié­ni­co.

Toa­lli­tas: las toa­lli­tas hi­gié­ni­cas se pre­sen­tan co­mo una al­ter­na­ti­va óp­ti­ma cuan­do no se cuen­ta con agua co­rrien­te pa­ra el en­jua­gue y la­va­do. No su­pera a los pro­duc­tos que con en­jua­gue, da­do a que de­jan re­si­duos de ja­bón o al­cohol de acuer­do a los in­gre­dien­tes de su com­po­si­ción.

Cre­mas: ayu­dan a ba­rrer tan­to las im­pu­re­zas so­lu­bles en agua co­mo aque­llas que es­tán en el man­to li­pí­di­co. En la ac­tua­li­dad se es­co­gen emul­sio­nes acuo­sas pa­ra que no de­jen una pe­lí­cu­la oleo­sa, se en­jua­gan con fa­ci­li­dad. Es una op­ción de elec­ción cuan­do se quie­re evi­tar la des­hi­dra­ta­ción de la piel.

Óleos y bi­fá­si­cos: los des­ma­qui­llan-

1. Toa­lli­tas Des­ma­qui­llan­tes, de Burt´s Bees ($189). Toa­lli­tas cal­man­tes de pe­pino y sal­via que eli­mi­nan el ma­qui­lla­je, lim­pian y to­ni­fi­can en un so­lo pa­so. 2. Lo­ción Mi­ce­lar Aquas­hot, de Lid­her­ma ($ 230). Solución lim­pia­do­ra y des­ma­qui­llan­te con ac­ti­vos com­bi­na­dos pa­ra to­do ti­po de piel que man­tie­ne un es­ta­do óp­ti­mo de hi­dra­ta­ción. 3. Li­pi­kar Gel, de La Ro­che Po­say ($340). De tex­tu­ra sua­ve y es­pu­mo­sa, neu­tra­li­za los efec­tos del agua, re­con­for­ta la piel y ayu­da a re­po­ner su ba­rre­ra pro­tec­to­ra. 4. Mas­ca­ri­lla de Limpieza Anew Clean, de Avon ($239,99). De­sa­rro­lla­da con la ex­clu­si­va Tec­no­lo­gía Yout­hP­rep3X que lim­pia y eli­mi­na el ma­qui­lla­je, res­tau­ra la piel de­ján­do­la ra­dian­te y sua­ve, y la pre­pa­ra po­ten­cian­do los re­sul­ta­dos de los tra­ta­mien­tos an­ti­edad. 5. Cre­ma Lim­pia­do­ra Fa­cial Cre­me Ca­re, de Ni­vea ($79, 44). Lim­pia la piel pro­fun­da­men­te re­mo­vien­do im­pu­re­zas mien­tras pro­te­ge el ba­lan­ce na­tu­ral de hi­dra­ta­ción de la piel. 6. Es­pu­ma de Limpieza Ma­ti­fi­can­te, de Avè­ne ($ 440). Su ba­se la­van­te sua­ve, as­trin­gen­te y sin ja­bón con­tri­bu­ye a re­du­cir el ta­ma­ño de los po­ros, y el áci­do glu­ta­mi­ni­co equi­li­bra la pro­duc­ción de ce­bo y sus agen­tes hi­dra­tan­tes de­vuel­ven a la piel su elas­ti­ci­dad. 7. Ce­pi­llo Vi­sa­pu­re, de Phi­lips ($2.699). Re­mue­ve ma­qui­lla­je, cé­lu­las muer­tas e im­pu­re­zas en la piel y me­jo­ra la mi­cro­cir­cu­la­ción. Ade­más es 100% re­sis­ten­te al agua y ap­to pa­ra uso ba­jo la du­cha. tes co­la­bo­ran en el ba­rri­do de los cos­mé­ti­cos wa­ter proof (re­sis­ten­tes al agua). El óleo es la me­jor elec­ción si se tra­ta de des­ma­qui­llar con mu­cha fa­ci­li­dad un pro­duc­to, pe­ro pue­de de­jar una pe­lí­cu­la gra­sa so­bre la su­per­fi­cie. Por su par­te, el des­ma­qui­llan­te bi­fá­si­co eli­mi­na pig­men­tos re­te­ni­dos en la su­per­fi­cie cu­tá­nea li­bre de efec­tos no desea­dos o pe­ga­jo­sos.

Es­pu­mas: es­tán for­ma­das por sus­tan­cias si­mi­la­res a los ge­les de limpieza mez­cla­das con ai­re. De­sen­gra­san, no afec­tan el gra­do de aci­dez de la piel, no son la me­jor op­ción pa­ra des­ma­qui­llar y de­ben ser re­mo­vi­das con agua pa­ra evi­tar la des­hi­dra­ta­ción.

Agua mi­ce­lar: la in­no­va­ción cos­mé­ti­ca la pre­sen­tó co­mo una ex­ce­len­te op­ción pa­ra des­ma­qui­llar, lim­piar y hu­mec­tar la piel en un so­lo pa­so. Re­quie­re ser acom­pa­ña­da con un pa­pel ti­sú o una mo­ta de al­go­dón que ac­túa co­mo arras­tre. Es­tá for­mu­la­da en ba­se a agua en­ri­que­ci­da con un agen­te for­ma­dor de mi­ce­las, nú­cleos oleo­sos que atra­pan las par­tí­cu­las li­pí­di­cas. Re­sul­ta un pro­duc­to ideal pa­ra pie­les sen­si­bles o pa­ra la co­mo­di­dad de quien no pue­de ha­cer el en­jua­gue.

Cin­co cla­ves de la hi­gie­ne

✘ Fre­cuen­cia co­rrec­ta. Los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan rea­li­zar la hi­gie­ne dos ve­ces por día: al le­van­tar­nos y an­tes de ir­nos a dor­mir. “Du­ran­te la no­che nues­tras cé­lu­las ‘tra­ba­jan’ y pue­den pro­du­cir se­bo y su­dor. El pro­duc­to de es­ta ac­ti­vi­dad se eli­mi­na fá­cil­men­te con agua mi­ce­lar. En cam­bio, por la no­che re­cu­rri­mos a pro­duc­tos des­ma­qui­llan­tes, si hi­cie­ra fal­ta, o le­ches de limpieza en for­ma ha­bi­tual”, acon­se­ja la Lic. Schaie­vitch. Co­mo el or­ga­nis­mo es sa­bio, la piel por sí mis­ma se en­car­ga de ela­bo­rar una pe­lí­cu­la cre­mo­sa que nos de­fien­de

y nos aís­la del me­dio. Por ello, “si cons­tan­te­men­te eli­mi­na­mos esa ba­rre­ra, es de­cir más de dos ve­ces al día, pue­den in­gre­sar agen­tes no­ci­vos”, aler­ta la es­pe­cia­lis­ta. "Tam­bién se co­rre el ries­go de pro­du­cir irri­ta­ción ex­ce­si­va en la epi­der­mis. Só­lo en ca­sos even­tua­les co­mo una su­do­ra­ción im­por­tan­te, o el con­tac­to con agen­tes agre­si­vos pa­ra nues­tro cu­tis, con hi­gie­ni­zar dos ve­ces al día es su­fi­cien­te”, re­su­me.

✘ Áreas es­pe­cí­fi­cas. En ca­so de aque­llas áreas que sue­len ma­qui­llar­se con pro­duc­tos a prue­ba de agua co­mo ojos y la­bios, se de­be re­mo­ver los pig­men­tos con des­ma­qui­llan­tes bi­fá­si­cos u

7. Es­pu­ma al Agua Pu­re­té Ther­ma­le, de Vichy ($424). Agua que se trans­for­ma en es­pu­ma en­ri­que­ci­da con Cap­te­lae, agen­te de limpieza sua­ve de­ri­va­do del Ka­ri­té, se com­ple­men­ta con gli­ce­ri­na que apor­ta sua­vi­dad a la piel. 8. Lo­ción de Limpieza Bi-Fa­se, de Nell Ross ($410). Des­ma­qui­lla­dor rá­pi­do con gli­ce­ri­na, que ayu­da a arras­trar la su­cie­dad de la piel, agua ter­mal y man­za­ni­lla. 9. Ba­rra Lim­pia­do­ra, de Ce­tap­hil ($90). Es un der­mo­lim­pia­dor sua­ve, sus­ti­tu­to del ja­bón tra­di­cio­nal, li­bre de de­ter­gen­tes y sus­tan­cias que pue­den se­car o irri­tar y ade­más res­pe­ta la ca­pa pro­tec­to­ra de la piel. 10. Des­ma­qui­llan­te Bi­fá­si­co, de Icono ($ 159). Am­bas fa­ses se mez­clan de ma­ne­ra tem­po­ral y ac­túan al mis­mo tiem­po atra­yen­do re­si­duos de dis­tin­ta so­lu­bi­li­dad con el fin de eli­mi­nar­los al tiem­po que com­pen­sa el man­to epi­cu­tá­neo y hu­mec­ta la piel. 11. Agua Mi­ce­lar, de L´Oréal Pa­ris ($133). Ade­más de re­mo­ver el ma­qui­lla­je, re­ve­la una piel sua­ve, per­fec­ta­men­te lim­pia, con­for­ta­ble y sin irri­ta­cio­nes. 12. Fa­ce Clean­sing Pro, de Be­llis­si­ma ($1.799). Com­bi­na la vi­bra­ción só­ni­ca jun­to con 5 ca­be­za­les trian­gu­la­res di­se­ña­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra eli­mi­nar las im­pu­re­zas in­clu­so en las zo­nas más di­fí­ci­les, ex­fo­liar y re­vi­ta­li­zar la piel. 13. PH5 Syn­det Ba­rra, de Eu­ce­rin ($170). Es una ba­rra lim­pia­do­ra sua­ve di­se­ña­da pa­ra la piel sen­si­ble que brin­da un cui­da­do de limpieza ex­tra sua­ve que pre­ser­va las de­fen­sas na­tu­ra­les de la piel. óleos, de ma­ne­ra sua­ve sin irri­tar la piel. Lue­go se pa­sa una le­che de limpieza o agua mi­ce­lar so­bre to­do el ros­tro y se en­jua­ga. “En ca­so de que la zo­na per­ma­ne­ce co­lo­ra­da, sen­si­ble, se pue­de bru­mi­zar un tó­ni­co des­con­ges­ti­vo, an­ti­oxi­dan­te pa­ra evi­tar con­se­cuen­cias no desea­das”, acon­se­ja la Lic. Schaie­vitch.

✘ Pie­les reac­ti­vas en la mi­ra. En pie­les sen­si­bles me­nos es más. Se pue­de uti­li­zar só­lo pro­duc­tos des­ti­na­dos a ese ti­po de piel. Es ideal que no con­ten­gan aro­mas ni co­lo­ran­tes. “El agua mi­ce­lar cons­ti­tu­ye una al­ter­na­ti­va apro­pia­da pa­ra es­te seg­men­to de per­so­nas”, ase­gu­ra la Lic. en Quí­mi­ca. No se de­be im­pro­vi­sar, só­lo usar los pro­duc­tos que es­tán tes­tea­dos. Al per­ci­bir que la piel es­tá co­lo­ra­da, con tem­pe­ra­tu­ra o in­fla­ma­da an­te el uso de un cos­mé­ti­co, se de­be de­jar de usar y con­sul­tar con un es­pe­cia­lis­ta pa­ra no pro­du­cir da­ño.

✘ Ac­ce­so­rios de hi­gie­ne. En ca­so de uti­li­zar es­pon­jas, ce­pi­llos elec­tró­ni­cos o ma­nua­les y toa­llas se de­be sa­ber que la de­sin­fec­ción de los mis­mos es fun­da­men­tal. La limpieza no siem­pre in­clu­ye la sa­ni­ti­za­ción, es de­cir lim­piar un ob­je­to no es lo mis­mo que de­jar­lo li­bre de mi­cro­or­ga­nis­mos. La es­pe­cia­lis­ta ase­gu­ra que pa­ra ello es ne­ce­sa­rio, lue­go del la­va­do de los uten­si­lios es­pon­jas, toa­llas, o ce­pi­llos apli­car al­gu­na solución con bac­te­ri­ci­das co­mo clo­ru­ro de ben­zal­co­nio, clor­he­xi­di­na o al­cohol.

✘ Ex­fo­lia­ción con­tro­la­da. La ex­fo­lia­ción es un me­ca­nis­mo de hi­gie­ne más pro­fun­da, que pue­de rea­li­zar­se dos ve­ces por se­ma­na. Si lo apli­ca­mos a dia­rio, po­de­mos pro­vo­car un efec­to ad­ver­so, la piel in­ter­pre­ta la ex­fo­lia­ción agre­si­va o cons­tan­te co­mo una agre­sión y en de­fen­sa pue­de acu­mu­lar más ca­pas de piel y de ese mo­do se ve­rá más opa­ca, en­gro­sa­da y pig­men­ta­da. Se­gún la Lic. Schaie­vitch, lo ideal es rea­li­zar una sua­ve ex­fo­lia­ción una a dos ve­ces se­ma­na­les y de ma­ne­ra cons­tan­te se ob­ten­drá gran­des be­ne­fi­cios.

8

9

12

13

11

7

10

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.