Cam­biar con el co­ra­zón

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - Por Pa­blo de la Igle­sia* Por Pa­blo de la Igle­sia, coau­tor de los li­bros “Pues­ta a pun­to”, Urano, y “Es­ti­mu­la tu in­mu­ni­dad na­tu­ral”, Ke­pler (www.pa­blo­de­lai.blogs­pot.com)

No hay nin­gu­na du­da de que la per­ver­sa des­truc­ción de los ali­men­tos, el ai­re y el agua, jun­to con la co­rrup­ción de las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias, es lo que ha crea­do es­te mons­truo. Un mons­truo que es­tá vi­vo y desa­rro­llán­do­se en uno de ca­da tres de no­so­tros", Mi­chael Col­gan.

El sis­te­ma cir­cu­la­to­rio es de pri­mor­dial im­por­tan­cia en la vi­da de to­dos los ani­ma­les evo­lu­cio­na­dos, y en par­ti­cu­lar, en el ca­so de la es­pe­cie hu­ma­na. Quien se ocu­pe por man­te­ner la sa­lud de es­te sis­te­ma en un sen­ti­do am­plio ten­drá una im­por­tan­te pro­tec­ción adi­cio­nal con­tra to­das las en­fer­me­da­des por­que la san­gre es la en­car­ga­da de nu­trir, oxi­ge­nar y eli­mi­nar los desechos del or­ga­nis­mo y pro­vee el me­dio de ac­ción pa­ra que las cé­lu­las in­mu­no­ló­gi­cas nos de­fien­dan de los agen­tes ex­ter­nos agre­si­vos.

El plas­ma cum­ple la fun­ción de con­du­cir los nu­trien­tes y los desechos, a ex­cep­ción del dió­xi­do de car­bono y el oxí­geno que es el trabajo es­pe­cia­li­za­do de los gló­bu­los ro­jos, mien­tras que los blan­cos son los “po­li­cías” pres­tos a ata­car, des­truir y eli­mi­nar vi­rus, bac­te­rias, hon­gos, pa­rá­si­tos o cual­quier agen­te ex­tra­ño, fi­nal­men­te, las pla­que­tas son las cé­lu­las en­car­ga­das de ini­ciar la coa­gu­la­ción san­guí­nea cuan­do es ne­ce­sa­rio.

La sa­lud del co­ra­zón pue­de de­ter­mi­nar la di­fe­ren­cia en­tre la vi­da y la muer­te, pe­ro le­jos de es­tos ex­tre­mos, es más co­rrien­te que la ca­li­dad de vi­da de los se­res hu­ma­nos se vea afec­ta­da pa­ra bien o pa­ra mal se­gún los cui­da­dos que se le ha­yan dis­pen­sa­do al sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar.

Pa­ra te­ner una idea de la im­por­tan­cia de es­to vea­mos al­gu­nas ci­fras que se­gu­ra­men­te re­sul­ta­rán preo­cu­pan­tes:

➜ más del 50% de la po­bla­ción adul­ta de la Ar­gen­ti­na tie­ne ex­ce­so de pe­so u obe­si­dad

➜ más del 30% tie­ne pre­sión ar­te­rial ele­va­da

➜ al me­nos la mi­tad de los ar­gen­ti­nos no rea­li­za su­fi­cien­te ac­ti­vi­dad fí­si­ca

➜ me­nos del 5% in­gie­re dia­ria­men­te la can­ti­dad re­co­men­da­da de fru­tas y ver­du­ras

Re­du­cir los fac­to­res de ries­go es la es­tra­te­gia más sen­ci­lla que po­de­mos em­plear a par­tir de es­te mo­men­to pa­ra dis­mi­nuir el ries­go de mo­rir de un ata­que car­día­co, su­frir una apo­ple­jía o ir per­dien­do ace­le­ra­da­men­te las fa­cul­ta­des fí­si­cas y men­ta­les a me­di­da que una afec­ción ar­te­rios­cle­ró­ti­ca pro­gre­sa con el pa­so de los años:

➜ Pre­sión ar­te­rial ele­va­da

➜ Ni­vel de co­les­te­rol LDL (ma­lo) de­ma­sia­do ele­va­do y ni­vel de co­les­te­rol HDL (bueno) ba­jo

➜ Be­ber mu­cho al­cohol

➜ Fu­mar

➜ Lle­var una vi­da se­den­ta­ria

➜ Con­su­mir ali­men­tos ri­cos en gra­sas sa­tu­ra­das y/o hi­dro­ge­na­das y co­les­te­rol

➜ Ex­ce­si­vo con­su­mo de azú­car

➜ Es­trés ner­vio­so y per­so­na­li­dad agre­si­va

No hay na­da te­rri­ble en to­mar­se un he­la­do, be­ber una co­pa de buen vino o te­ner un día agi­ta­do en el trabajo, el pro­ble­ma ra­di­ca en que el pro­me­dio de las per­so­nas, so­bre to­do en las gran­des ciu­da­des, com­bi­nan al­cohol, ta­ba­co, ex­ce­sos gas­tro­nó­mi­cos, se­den­ta­ris­mo y es­trés en for­ma cró­ni­ca y abu­si­va. ¡Es­te es el cóc­tel de la muer­te pre­ma­tu­ra!

Estilo de vi­da car­dio­pro­tec­tor

De la mis­ma ma­ne­ra que hoy es­ta­mos ex­pues­tos a mu­chas ame­na­zas

pa­ra la sa­lud, tam­bién ca­mi­na­mos so­bre una ba­se de co­no­ci­mien­tos fir­mes y se­gu­ros que nos pue­den orien­tar a to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes co­ti­dia­nas pa­ra pro­te­ger­la.

Lo que se sa­be so­bre el co­les­te­rol es­tá sien­do fuer­te­men­te re­vi­sa­do por la cien­cia y ac­tual­men­te lo ideal es man­te­ner una pos­tu­ra mo­de­ra­da, evi­tan­do cier­tos ex­tre­mis­mos que de­ba­ten al­gu­nos pro­fe­sio­na­les de la sa­lud: una die­ta ba­sa­da en ali­men­tos fres­cos, vi­vos e in­te­gra­les, con una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de fru­tas, ver­du­ras, fru­tos se­cos, ce­rea­les y le­gum­bres, si­gue sien­do una bue­na elec­ción. Si no so­mos ve­ge­ta­ria­nos, se tra­ta­rá de ve­ge­ta­ria­ni­zar la die­ta un po­co más y tam­bién si­gue sien­do un buen con­se­jo la elec­ción de hue­vos de cam­po y car­ne de pas­to­reo en for­ma mo­de­ra­da.

Por ejem­plo:

Em­pe­zar el día con al me­nos una fru­ta.

Ase­gu­rar­se de in­cor­po­rar una bue­na por­ción de en­sa­la­da en el al­muer­zo y la ce­na, si es po­si­ble, que cons­ti­tu­ya al me­nos un 50% del to­tal y qué abun­den los cru­dos.

El vino pro­te­ge al co­ra­zón pe­ro sin ex­ce­sos: me­dia co­pa pe­que­ña de un buen vino tin­to, 2 ve­ces al día, pue­de su­mar un plus de bie­nes­tar por­que la uva y sus de­ri­va­dos con­tie­nen po­de­ro­sos an­ti­oxi­dan­tes que con­tri­bu­yen a nues­tra ca­li­dad de vi­da y acom­pa­ña bien nues­tras co­mi­das.

No to­das las gra­sas son igua­les. Los ve­ge­ta­les mo­no­in­sa­tu­ra­dos, co­mo los pre­sen­tes en los acei­tes de oli­va vir­gen o el de co­co de pri­me­ra pren­sa­da en frío, las al­men­dras o la pal­ta, son las me­jo­res op­cio­nes tan­to en cru­do co­mo pa­ra co­ci­nar.El or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta áci­dos gra­sos esen­cia­les de la fa­mi­lias Ome­ga 3 y 6 que po­de­mos ob­te­ner de una elec­ción mo­de­ra­da pe­ro va­ria­da y con­sis­ten­te de fru­tos olea­gi­no­sos, se­mi­llas co­mo las de chía y lino, acei­tes ve­ge­ta­les de pri­me­ra pre­sión en frío o pes­ca­do de mar, ¡pe­ro de mar!, no cria­do en pis­ci­fac­to­rías. Por úl­ti­mo, pe­que­ñas can­ti­da­des de gra­sas sa­tu­ra­das de ori­gen ani­mal tam­bién son bien to­le­ra­das y hoy abu­sa­mos de la car­ne, los lác­teos o los hue­vos.

Por su­pues­to ha­brá que evi­tar las gra­sas hi­dro­ge­na­das e in­dus­tria­li­za­das de ma­la ca­li­dad. En es­te as­pec­to, se ha avan­za­do en la le­gis­la­ción al re­co­no­cer des­pués de mu­chas dé­ca­das que el fac­tor más im­por­tan­te de pro­mo­ción de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res no eran las gra­sas sa­tu­ra­das de ori­gen ani­mal sino las pro­ce­sa­das in­dus­trial­men­te im­po­si­bles de ser asi­mi­la­das por nues­tro cuer­po, pa­ra es­tar se­gu­ros de lo que con­su­mi­mos, la pri­me­ra op­ción siem­pre son los acei­tes de oli­va de ca­li­dad vir­gen, el acei­te de co­co de pri­me­ra pren­sa­da o al­gu­nas va­rie­da­des ar­te­sa­na­les de otros acei­tes ve­ge­ta­les que es­tán dis­po­ni­bles ha­bi­tual­men­te en die­té­ti­cas y aban­do­nar to­dos los ali­men­tos in­dus­trial­men­te pro­ce­sa­dos, los cua­les, ade­más de acei­tes de du­do­sa ca­li­dad, tam­bién su­man otros adi­ti­vos in­de­sea­bles co­mo co­lo­ran­tes, con­ser­van­tes, edul­co­ran­tes ar­ti­fi­cia­les, glu­ta­ma­to mo­no­só­di­co, en­tre otros que son des­acon­se­ja­bles en un estilo de vi­da que pro­mue­ve el bie­nes­tar.

El azú­car es­tá en to­das las es­ce­nas de crí­me­nes nu­tri­cio­na­les. Du­ran­te dé­ca­das, la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca es­tu­vo más ocu­pa­da en el es­tu­dio del víncu­lo en­tre las gra­sas sa­tu­ra­das y las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res pe­ro aho­ra,

gran­des re­fe­ren­tes co­mo el dos ve­ces Pre­mio No­bel Li­nus Pau­ling, se­ña­lan al prin­ci­pal sos­pe­cho­so que lo­gró es­ca­bu­llir­se de la mi­ra­da de ca­si to­dos los in­ves­ti­ga­do­res: la sa­ca­ro­sa y la fruc­to­sa aña­di­dos re­fi­na­dos y des­pro­vis­tos de las vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les, fi­bras y en­zi­mas con las que for­man com­ple­jos de me­jor asi­mi­la­ción en los ali­men­tos in­te­gra­les y que son uti­li­za­dos de ma­ne­ra in­dis­cri­mi­na­da en ali­men­tos ela­bo­ra­dos (ce­rea­les, yo­gu­res, ga­lle­ti­tas, be­bi­da) pa­ra ter­mi­nar pro­mo­vien­do las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y otras que sue­len an­te­ce­der­las o acom­pa­ñar­las co­mo obe­si­dad, hi­per­ten­sión, dia­be­tes, etc.

El azú­car blan­co a ve­ces es rem­pla­za­do con buen cri­te­rio por azú­car in­te­gral o miel, fuen­tes en las que el azú­car es­tá acom­pa­ña­da por nu­trien­tes co­fac­to­res que fa­ci­li­tan su me­ta­bo­li­za­ción ade­cua­da, sin em­bar­go, de­be­mos pro­cu­rar la mo­de­ra­ción pues en ex­ce­so per­de­mos su be­ne­fi­cios y tam­bién nos ha­rán da­ño. Cuan­do de­be­mos cui­dar­nos es­pe­cial­men­te de las ca­lo­rías, lo ideal es no uti­li­zar nin­guno o re­cu­rrir a la ste­via co­mo en­dul­zan­te na­tu­ral con pro­pie­da­des me­di­ci­na­les aña­di­das. No de­be­mos con­fun­dir la fruc­to­sa re­fi­na­da que se so­lía uti­li­zar co­mo en­dul­zan­te pa­ra los dia­bé­ti­cos o los ja­ra­bes de al­ta fruc­to­sa con los que se pre­pa­ran las ga­seo­sas y ali­men­tos dul­ces con la que es­tá pre­sen­te en las fru­tas: aqui la con­cen­tra­ción es me­nor y fi­sio­ló­gi­ca, pues­to que ade­más vie­ne en com­ple­jos nu­tri­cio­na­les equi­li­bra­dos que nos apor­tan lo ne­ce­sa­rio pa­ra una bue­na sa­lud. Las fru­tas y los ce­rea­les in­te­gra­les son su­fi­cien­tes pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas de nues­tro or­ga­nis­mo.

¡Em­pe­ce­mos con cam­bios sen­ci­llos pa­ra me­jo­rar nues­tra ca­li­dad de vi­da!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.