Las 7 cla­ves de la fe­li­ci­dad

Qué nos acon­se­jan los ex­per­tos pa­ra que nues­tros pe­rros y ga­tos es­tén bien y la con­vi­ven­cia sea me­jor

Mia - - MASCOTAS - Fuen­te: www.eco­os­fe­ra.com

Es­tos son los con­se­jos que re­co­mien­dan en­tre­na­do­res, es­pe­cia­lis­tas y ve­te­ri­na­rios pa­ra man­te­ner con­ten­tos y sa­lu­da­bles tan­to a los due­ños co­mo a las mascotas.

1. Man­te­ner un pe­so sa­lu­da­ble

Va­le tan­to pa­ra mascotas co­mo pa­ra los due­ños. Uno lle­va una vi­da más li­ge­ra cuan­do no tie­ne que preo­cu­par­se por car­gar ki­los ex­tras. Se acon­se­ja con­tro­lar la ca­li­dad del ali­men­to y tam­bién las por­cio­nes. Ase­gu­ra­te de que es­tén ca­mi­nan­do o co­rrien­do lo su­fi­cien­te pa­ra que­mar las ca­lo­rías. Si ha­ce fal­ta, su­má un ju­gue­te que lo man­teno ga ac­ti­vo aún den­tro de la ca­sa.

2. In­ver­tir en en­tre­na­mien­to

Las cla­ses pa­ra las mascotas be­ne­fi­cian al due­ño an­tes que a na­die, pues le otor­gan el con­trol tan­to pa­ra si­tua­cio­nes bá­si­cas, co­mo sol­tar al­go que ten­ga en la bo­ca que no de­ba mas­ti­car,

que­dar­se tran­qui­lo. Tam­bién es bueno pa­ra la so­cia­li­za­ción de las mascotas, con otras per­so­nas, con ni­ños o con otros ani­ma­les.

3. To­mar­se un tiem­po pa­ra re­vi­sar sus dien­tes

Un cui­da­do den­tal ade­cua­do pue­de re­du­cir el alien­to del pe­rro. Sir­ven ce­pi­llos vie­jos, de de­do, pa­ra la len­gua, adi­ti­vos pa­ra el agua y por su­pues­to vi­si­tas al ve­te­ri­na­rio pa­ra re­vi­sio­nes y lim­pie­zas pe­rió­di­cas. 4. Agen­dar vi­si­tas al ve­te­ri­na­rio

Una re­vi­sión pe­rió­di­ca no le ha­ce da­ño a na­die. 5. Man­te­ner­los hi­dra­ta­dos

Las in­fec­cio­nes en las vías uri­na­rias son una de las en­fer­me­da­des más co­mu­nes y pre­ve­ni­bles. Só­lo ne­ce­si­tás que tus mascotas siem­pre tie­nen agua lim­pia y fres­ca a su al­can­ce. Cam­biá el agua y la­vá sus pla­tos re­gu­lar­men­te. 6. An­ti-pul­gas

En ve­rano o en in­vierno, hay que man­te­ner­los pro­te­gi­dos de las pul­gas. In­clu­so en los me­ses más fríos hay que ro­ciar­los con un pol­vo an­ti­pul­gas. 7. Es­ti­mu­la­ción men­tal

“Un pe­rro can­sa­do es un pe­rro fe­liz”. En cam­bio, una mas­co­ta abu­rri­da cos­ta­rá cien­tos de za­pa­tos, fun­das, ca­jas y plan­tas mor­dis­quea­dos. Los ju­gue­tes in­ter­ac­ti­vos los man­ten­drán ocu­pa­dos in­clu­so cuan­do ten­gas que sa­lir de ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.