Có­mo li­be­rar al CE­RE­BRO del es­trés

De­tec­tar qué nos ata­ca y po­ner en mar­char es­tra­te­gias de re­lax son los ca­mi­nos pa­ra ter­mi­nar con es­te mal

Mia - - PSICOLOGÍA - *Doc­tor en Cien­cias, mas­ter en Neu­ro­bio­lo­gía del Com­por­ta­mien­to y en Neu­ro­cien­cias Cog­ni­ti­vas (www.brai­dot.com)

Las in­ves­ti­ga­cio­nes en neu­ro­cien­cias con­fir­man día a día que el es­trés, en sus di­fe­ren­tes va­rian­tes de in­ten­si­dad y du­ra­ción, pro­du­ce no so­lo cam­bios en el ce­re­bro sino que tam­bién dis­mi­nu­ye el desem­pe­ño de al­gu­nas de sus fun­cio­nes y pue­de da­ñar cier­tas zo­nas, cuan­do los ni­ve­les y per­du­ra­ción del es­trés son muy su­pe­rio­res al ni­vel me­dio.

Pa­ra com­ba­tir al es­trés, lo pri­me­ro que se de­be ha­cer es ela­bo­rar un cua­dro de si­tua­ción; de he­cho, nin­gu­na ac­ti­vi­dad pue­de co­men­zar bien si no se de­fi­ne cla­ra­men­te el pun­to de par­ti­da.

Pri­mer pa­so: pie­dra li­bre a los es­tre­so­res.

Se tra­ta de he­chos, per­so­nas, si­tua­cio­nes, in­clu­so objetos, que pro­vo­can es­trés. Se cla­si­fi­can en bio­gé­ni­cos y psi­co­so­cia­les. Los pri­me­ros se des­en­ca­de­nan sin que me­die una eva­lua­ción cog­ni­ti­va, por ejem­plo, rui­dos, sus­tan­cias quí­mi­cas (an­fe­ta­mi­nas, ni­co­ti­na) y el ejer­ci­cio fí­si­co in­ten­so. Los psi­co­so­cia­les se re­la­cio­nan con he­chos sociales que afec­tan al in­di­vi­duo se­gún el sig­ni­fi­ca­do que és­te les otor­ga. Al­gu­nos es­tre­so­res tie­nen una enor­me re­le­van­cia por­que es­tán re­la­cio­na­dos con su­fri­mien­tos in­ten­sos, co­mo el que pro­vo­can las pér­di­das y de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des, an­te los cua­les po­co po­de­mos ha­cer pa­ra evi­tar­los. Otros son muy co­mu­nes, por ejem­plo, pa­ra al­gu­nas per­so­nas es es­tre­san­te dar un exa­men o ha­blar en pú­bli­co.

En los ám­bi­tos la­bo­ra­les hay fac­to­res que ac­túan co­mo im­por­tan­tes es­tre­so­res, co­mo la ma­la re­la­ción con un su­pe­rior, los rui­dos, las in­te­rrup­cio­nes, los te­lé­fo­nos que sue­nan sin pa­rar, etc. Tam­bién la in­cer­ti­dum­bre es un es­tre­sor im­por­tan­te pa­ra las per­so­nas que no so­por­tan la am­bi­güe­dad y ne­ce­si­tan cer­te­zas (al­go por cier­to muy di­fí­cil de con­se­guir en el mun­do con­tem­po­rá­neo).

Se­gun­do pa­so: tips pa­ra re­du­cir el ni­vel de es­trés Dor­mir

El sue­ño es uno de los me­jo­res re­me­dios pa­ra el es­trés y el ago­ta­mien­to y, ade­más, un buen alia­do pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas que aque­jan du­ran­te la vi­gi­lia. Dor­mir bien fa­ci­li­ta el aná­li­sis de si­tua­cio­nes que im­pli­can de­ci­sio­nes di­fí­ci­les. Ge­ne­rar es­pa­cios de pla­cer y di­ver­sión

Las per­so­nas que con­tra­rres­tan el es­trés con el hu­mor me­jo­ran su sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, su­fren un 40% me­nos de in­far­tos de mio­car­dio o apo­ple­jías, y vi­ven más. Re­la­jar­se

Me­di­tar, ca­mi­nar, aquie­tar la men­te, bus­car un es­pa­cio de cal­ma, sen­tar­se a mi­rar pa­sar el ra­to. Rea­li­zar ac­ti­vi­da­des ae­ró­bi­cas o prác­ti­ca de­por­ti­va

El ejer­ci­cio fí­si­co tie­ne enor­mes be­ne­fi­cios pa­ra el ce­re­bro, ade­más de re­du­cir el es­trés: me­jo­ra los sis­te­mas de me­mo­ria y en el lar­go pla­zo el be­ne­fi­cio es acu­mu­la­ti­vo. Con­tro­lar lo que se co­me

So­bre to­do, ¡co­mer só­lo lo ne­ce­sa­rio! Dar­se tiem­po pa­ra el mo­men­to de ali­men­tar­se, sen­tar­se a ha­cer­lo, ele­gir de ma­ne­ra consciente, to­mar­se un ra­to pa­ra ca­da in­ges­ta y es­tar en el mo­men­to en que se co­me ayu­da a to­mar con­cien­cia de la in­ges­ta y a dar­le la opor­tu­ni­dad al ce­re­bro pa­ra que se “en­te­re” y pue­da ela­bo­rar el me­ca­nis­mo de avi­so de “sa­cie­dad”. Ape­lar a ejer­ci­cios que desafíen el ce­re­bro

Re­cor­dar nú­me­ros de me­mo­ria, prac­ti­car juegos in­te­lec­tua­les co­mo el aje­drez o la rea­li­za­ción de rom­pe­ca­be­zas, re­sol­ver cru­ci­gra­mas o ape­lar a gim­na­sios ce­re­bra­les en In­ter­net que pro­veen de de­ce­nas de ejer­ci­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.