Ma­tro­na­ta­ción

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Fuen­te: Cen­tro Be-Wa­ter Ma­tro­na­ta­ción, Es­pa­ña

Los víncu­los emo­cio­na­les en­tre pa­dres e hi­jos se pue­de tra­ba­jar des­de muy pe­que­ños. Una bue­na al­ter­na­ti­va es la ma­tro­na­ta­ción, una ac­ti­vi­dad di­ver­ti­da, es­ti­mu­lan­te y afec­ti­va que pue­den prac­ti­car pa­dres e hi­jos, a par­tir de los dos o tres me­ses.

Las ven­ta­jas de es­ta ac­ti­vi­dad son mu­chas y van des­de fa­vo­re­cer que el ni­ño ga­ne au­to­no­mía o que me­jo­re su desa­rro­llo psi­co­mo­tor.

El agua es un ins­tru­men­to de en­ri­que­ci­mien­to bá­si­co. Uti­li­zan­do téc­ni­cas de res­pi­ra­ción y flo­ta­bi­li­dad, se con­si­gue que el be­bé sea in­de­pen­dien­te en el me­dio acuá­ti­co.

El be­bé vie­ne del úte­ro, don­de ha es­ta­do nue­ve me­ses flo­tan­do en el lí­qui­do am­nió­ti­co; al es­ti­mu­lar­lo en el agua si­gue el pro­ce­so.A los 8 o 9 me­ses, uti­li­zan­do el re­fle­jo na­tu­ral de la ap­nea, que se sue­le per­der en esas fe­chas, se co­mien­za a apren­der las téc­ni­cas de na­ta­ción, co­mo son bra­za­da y pa­ta­da de crol.

Una cla­se ti­po de ma­tro­na­ta­ción sue­le te­ner una du­ra­ción de me­dia ho­ra. La ma­dre o el pa­dre en­tra­rán en la pis­ci­na (a 32º) y un gru­po de ex­per­tos le guia­rá pa­ra per­mi­tir que el ni­ño va­ya desa­rro­llan­do sus ha­bi­li­da­des.

Así, al sos­te­ner­lo en el agua es­ti­mu­la­rá el mo­vi­mien­to de las pier­nas y bra­zos, al na­dar jun­to a él sen­ti­rá y cap­ta­rá en el cuer­po del pa­dre o ma­dre los mo­vi­mien­tos que se rea­li­zan al na­dar y ju­gar en el agua es­ti­mu­la­rá el desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des y que el be­bé se di­vier­ta.

El pri­mer con­tac­to que de­be te­ner el be­bé con el agua de­be de ser una ex­pe­rien­cia di­ver­ti­da y fe­liz, es im­por­tan­te que se sien­ta se­gu­ro y con­ten­to en es­te nue­vo me­dio acuá­ti­co, ya que es­tas nuevas si­tua­cio­nes son lo que cons­tru­yen la ba­se pa­ra su desa­rro­llo. El pe­que­ño ga­na­rá es­ta­bi­li­dad, por lo que em­pe­za­rá a ca­mi­nar an­tes, y tam­bién ga­na­rá au­to­no­mía y con­fian­za en sí mis­mo.Au­men­ta­rá su ca­pa­ci­dad de re­la­ja­ción, por lo que dor­mi­rá más ho­ras se­gui­das y me­jor. Se for­ta­le­ce­rá la re­la­ción afec­ti­va-cog­ni­ti­va en­tre pa­dres e hi­jos, pues en to­do mo­men­to es­ta­rán jun­tos du­ran­te las cla­ses en una es­ti­mu­la­ción tem­pra­na en el agua.

Aun­que al­gu­nos be­bés se mue­ven con sol­tu­ra en el agua des­pués de va­rias se­sio­nes, no es co­mún que pue­dan ir na­dan­do has­ta de­ter­mi­na­do pun­to, sin ayu­da, an­tes de los 18 me­ses. Es im­por­tan­te te­ner pre­sen­te que aun­que el ni­ño ya se­pa na­dar de­be ser él quien to­me la ini­cia­ti­va de atre­ver­se a ha­cer­lo so­lo, ya que ca­da uno pro­gre­sa a su pro­pio rit­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.