Una prác­ti­ca po­si­ble

Mia - - MATERNIDAD - Por la Lic. Pa­tri­cia Martinez* *Psi­có­lo­ga es­pe­cia­lis­ta en fer­ti­li­dad de Ha­li­tus Ins­ti­tu­to Mé­di­co

In­ten­so es el de­ba­te so­bre la su­bro­ga­ción ute­ri­na en el país y en el mun­do y se­gu­ra­men­te es­tá fun­da­do en al­gu­nas con­cep­cio­nes erró­neas, so­bre to­do en re­la­ción a la ma­ter­ni­dad y a la au­sen­cia o de­seo de “ma­ter­nar”.

La su­bro­ga­ción de úte­ro es una prác­ti­ca que ha per­mi­ti­do ac­ce­der al de­seo de un hi­jo a las pa­re­jas igua­li­ta­rias mas­cu­li­nas, a hom­bres so­los y a mu­chas mu­je­res que, ha­bien­do su­fri­do in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas, tra­ta­mien­tos de qui­mio­te­ra­pia, al­gún sín­dro­me ge­né­ti­co, nun­ca tu­vie­ron o per­die­ron en al­gún mo­men­to la ca­pa­ci­dad ges­ta­cio­nal.

¿Por qué alen­ta­mos es­ta prác­ti­ca? Por­que cree­mos que la su­bro­ga­ción es po­si­ble en tér­mi­nos bio­ló­gi­cos y/u or­gá­ni­cos y no de ro­les o fun­cio­nes. La su­bro­ga­ción re­fie­re a la sus­ti­tu­ción de un ór­gano, el úte­ro, en tan­to que la fun­ción ma­ter­na só­lo pue­de ser ejer­ci­da por quién más allá del ór­gano sea ha­bi­ta­da por el de­seo de un hi­jo.

En­ton­ces, una mu­jer que de­ci­de ofre­cer su vien­tre pa­ra ayu­dar a una fa­mi­lia, no desea ser ma­má, sino que ofre­ce su ór­gano pa­ra que otros pue­dan ser­lo.

Es­ta prác­ti­ca re­pre­sen­ta di­fe­ren­tes co­sas pa­ra una pa­re­ja ho­mo­se­xual o un hom­bre so­lo que pa­ra una pa­re­ja he­te­ro­se­xual. La pa­re­ja de va­ro­nes en­cuen­tra en la su­bro­ga­ción una po­si­bi­li­dad no­ve­do­sa e inima­gi­na­da. El es­ce­na­rio es bien dis­tin­to pa­ra las pa­re­jas he­te­ro­se­xua­les: la su­bro­ga­ción es re­pa­ra­ción de una fal­ta, es de­cir, vie­ne a con­ti­nua­ción de un due­lo, en las pa­re­jas ho­mo­se­xua­les la su­bro­ga­ción es ha­bi­li­tan­te e inau­gu­ral.

El psi­có­lo­go tra­ba­ja en los ca­sos de Úte­ro Por­ta­dor en tres pla­nos o es­fe­ras:

En la es­fe­ra su­bro­gan­te (con los pa­dres), es­cu­chan­do, acom­pa­ñan­do y con­te­nien­do, si­tuan­do en

es­te con­tex­to al de­seo co­mo la vo­lun­tad pro­crea­cio­nal que ha­bi­li­ta a al­guien pa­ra la ma­ter­ni­dad y la pa­ter­ni­dad.

En la es­fe­ra su­bro­ga­da, la es­cu­cha se di­ri­ge a la por­ta­do­ra tra­tan­do de si­tuar cuál se­rá el im­pac­to a ni­vel emo­cio­nal pa­ra es­ta mu­jer que lle­va­rá en su vien­tre al hi­jo de otra. La in­ter­ven­ción in­clu­ye la ta­rea de eva­lua­ción: del la­do de los pa­dres, se eva­lúa el des­ajus­te emo­cio­nal pro­du­ci­do por el diag­nós­ti­co de in­fer­ti­li­dad y/o el de­sa­rro­llo de psi­co­pa­to­lo­gía si la hu­bie­re con la con­se­cuen­te in­di­ca­ción te­ra­peú­ti­ca. Se eva­lúan cier­tos in­di­ca­do­res psi­co­pa­to­ló­gi­cos y so­cio­am­bien­ta­les cu­ya pre­sen­cia es in­com­pa­ti­ble con la su­bro­ga­ción.Así co­mo también se ana­li­zan y re­gis­tran los as­pec­tos po­si­ti­vos de la per­so­na­li­dad de la por­ta­do­ra que fa­ci­li­tan la su­bro­ga­ción y los as­pec­tos ne­ga­ti­vos o de­bi­li­da­des que la pue­den obs­ta­cu­li­zar.

En la es­fe­ra fa­mi­liar, la in­ter­ven­ción psi­co­ló­gi­ca es­tá orien­ta­da a pre­pa­rar y acom­pa­ñar a los pa­dres en la trans­mi­sión de la ver­dad ge­né­ti­ca al ni­ño.Ya sea su­bro­gan­cia con o sin do­na­ción de ga­me­tas, la his­to­ria de la ges­ta­ción y la prehis­to­ria ge­né­ti­ca es una ver­dad que el ni­ño tie­ne de­re­cho a co­no­cer por que a par­tir de es­tas coor­de­na­das se cons­trui­rá la iden­ti­dad del su­je­to.

La su­bro­ga­ción es po­si­ble y es real, pe­ro convoca no só­lo al sa­ber pro­fe­sio­nal y a la éti­ca de mé­di­cos, psi­có­lo­gos, abo­ga­dos, etc, si no por so­bre to­do a la éti­ca hu­ma­na de aque­llos que de­ci­den arri­bar a la pa­ter­ni­dad, res­pe­tan­do el de­re­cho a la ver­dad y a la iden­ti­dad del ni­ño por na­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.