ALI­MEN­TA­CIÓN CONS­CIEN­TE.

Mia - - SUMARIO - Por Pa­blo de la Igle­sia* Por Pa­blo de la Igle­sia, coau­tor de los li­bros “Pues­ta a pun­to”, Urano, y “Es­ti­mu­la tu in­mu­ni­dad na­tu­ral”, Ke­pler (www.pa­blo­de­lai.blogs­pot.com)

Enor­mes be­ne­fi­cios de la alfalfa

Al­gu­nos lo de­mo­ni­zan cre­yen­do que su con­su­mo sube el co­les­te­rol has­ta las nu­bes, otros, a la luz de nue­vos sa­be­res, lo en­sal­zan co­mo una pa­na­cea y le dan rien­da suel­ta al con­su­mo de do­ce o más a la se­ma­na. Tra­ta­re­mos, en­ton­ces, de an­dar por un ca­mino de com­pren­sión ra­zo­na­ble y pru­den­te pa­ra op­tar por un ran­go ade­cua­do pa­ra el con­su­mo de hue­vos.

En pri­mer lu­gar, co­mo cual­quier otro ali­men­to, no es esen­cial y si, por al­gún mo­ti­vo op­ta­mos por no co­mer­lo, no pa­sa­rá na­da en tan­to nues­tra ecua­ción nu­tri­cio­nal sea equi­li­bra­da. En ese sen­ti­do, los ve­ga­nos pres­cin­den de ellos y de otros ali­men­tos de ori­gen ani­mal sin in­co­ve­nien­tes en tan­to y cuan­to se ocu­pen con se­rie­dad de ob­te­ner to­dos los nu­trien­tes de una sa­lu­da­ble, fres­ca, in­te­gral y va­ria­da die­ta de ve­ge­ta­les.

La ye­ma de hue­vo es al­ta en co­les­te­rol, un po­co me­nos de 300 mg, ra­zón por la cual los es­pe­cia­lis­tas la han ve­ni­do des­acon­se­jan­do en can­ti­da­des ma­yo­res a uno y has­ta tres por se­ma­na. En la ac­tua­li­dad, sin em­bar­go, se vie­ne ob­ser­van­do que ha­bría tan­tos ries­gos y que in­clu­so, en al­gu­na me­di­da y den­tro de cier­tos lí­mi­tes, el hue­vo se­ría be­ne­fi­cio­so, al­go que apa­re­ce in­clu­so en las Di­rec­tri­ces Ali­men­ta­rias que pu­bli­ca a mo­do de re­fe­ren­cia el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro ¡cui­da­do con es­to! La his­to­ria y la ex­pe­rien­cia nos di­ce que los ex­per­tos no son in­fa­li­bles y a ve­ces las di­rec­tri­ces ofi­cia­les, de una u otra ma­ne­ra, se ven con­ta­mi­na­das por in­tere­ses, pre­jui­cios y las nor­ma­les li­mi­ta­cio­nes de la cien­cia.

Hay in­ves­ti­ga­cio­nes que han mos­tra­do que con­su­mir más de 6 hue­vos no in­cre­men­ta el ries­go de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res e in­clu­so, de acuer­do a un es­tu­dio es­ta­dís­ti­co lle­va­do a ca­bo en­tre adul­tos en Ca­ro­li­na del Sur (EE. UU.) ha­ce al­gu­nos años, no en­con­tró co­rre­la­ción cla­ra en­tre el con­su­mo de gra­sas ani­ma­les, co­mo car­nes ro­jas, man­te­ca, le­che en­te­ra, que­so, sal­chi­chas, en­tre otros de­ri­va­dos y el au­men­to del co­les­te­rol. De nin­gún mo­do le es­ta­mos dan­do vía li­bre a las ham­bur­gue­sas y las sal­chi­chas, las cua­les ade­más de mu­cha gra­sa sa­tu­ra­da y co­les­te­rol, con­tie­nen ex­ce­sos de sal co­mún, adi­ti­vos co­mo el glu­ta­ma­to mo­no­só­di­co y con­ser­van­tes que son al­ta­men­te no­ci­vos pa­ra la sa­lud, sim­ple­men­te se tra­ta de mos­trar cómo la in­for­ma­ción in­ter­pre­ta­da li­neal­men­te y de ma­ne­ra re­duc­cio­nis­ta sue­le cau­sar con­fu­sión.

En 2015, la Agencia Internacional de

In­ves­ti­ga­ción so­bre el Cán­cer, de­pen­dien­te de la OMS, se­ña­ló en­fá­ti­ca­men­te que las car­nes pro­ce­sa­das y los em­bu­ti­dos en ge­ne­ral au­men­tan el ries­go de cán­cer, es­pe­cial­men­te el co­lo­rrec­tal, de prós­ta­ta y de pan­creas. En el me­jor de los ca­sos, aún cuan­do pa­se de ser el peor enemi­go a un gran ami­go, no nos in­te­re­sa cam­biar el ries­go de una en­fer­me­dad por otra, sino abra­zar un equi­li­brio in­te­gral que nos pro­te­ja de ver­dad y pro­mue­va nues­tro bie­nes­tar ge­ne­ral.

Tal vez lo que es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes y con­clu­sio­nes pro­vi­so­rias nos es­tán in­di­can­do es que no es lo mis­mo la car­ne fres­ca pro­ve­nien­te de va­cas que pas­tan que la car­ne pro­ce­sa­da o pro­du­ci­da in­co­mo ten­si­va­men­te en un feed­lot, el mis­mo mo­do, no es lo mis­mo la le­che o un que­so de pro­duc­ción ar­te­sa­nal que to­dos los pos­tres, fla­nes, yo­gu­res azu­ca­ra­dos y otros de­ri­va­dos in­dus­tria­li­za­dos que tie­nen de­ma­sia­dos adi­ti­vos y pro­ce­sos que los des­na­tu­ra­li­zan. Co­mo di­ce la re­co­no­ci­da pe­rio­dis­ta So­le­dad Ba­rru­ti, au­to­ra del li­bro “Mal­co­mi­dos”, te­ne­mos que vol­ver a co­mer co­mi­da de ver­dad.

¿To­dos son igua­les?

Ade­más de no con­te­ner pes­ti­ci­das ni trans­gé­ni­cos, los ali­men­tos or­gá­ni­cos apor­tan más nu­trien­tes. Si to­ma­mos, ejem­plo, los to­ma­tes, los di­fe­ren­tes in­di­ca­do­res se­ña­lan que pue­den te­ner unas 5 ve­ces más cal­cio, in­clu­so más de 10 ve­ces el apor­te de mag­ne­sio y ca­si 2.000 ve­ces la can­ti­dad de hie­rro que, en los con­ven­cio­na­les, pue­de ser ca­si inexis­ten­te. En las le­chu­gas, el cal­cio pue­de mul­ti­pli­car­se más de 4 ve­ces, ci­fras si­mi­la­res pa­ra el mag­ne­sio y, al igual que en el ejem­plo an­te­rior, la di­fe­ren­cia de hie­rro es muy sig­ni­fi­ca­ti­va lle­gan­do a ser de unas 50 ve­ces más. En los ali­men­tos de ori­gen ani­mal ocu­rre lo mis­mo. Son no­ta­bles las di­fe­ren­cias nu­tri­cio­na­les en­tre un hue­vo pues­to por una ga­lli­na fe­liz que co­rre por el campo, po­lo­lea con el ga­llo y co­me lo que le es na­tu­ral que aque­llas que es­tán ha­ci­na­das en una jau­la, nun­ca ven un ga­llo y se ali­men­tan con un pol­vo ba­lan­cea­do.

Un es­tu­dio rea­li­za­do en 2007 ve­ri­fi­có es­tos va­lo­res y se en­con­tró que los hue­vos or­gá­ni­cos tie­nen 1/3 me­nos de co­les­te­rol y 1/4 me­nos de gra­sa sa­tu­ra­da, un 2/3 más de vi­ta­mi­na A, dos ve­ces más áci­dos gra­sos Ome­ga 3, el tri­ple de vi­ta­mi­na E y 7 ve­ces más be­ta­ca­ro­teno.

Es­ta es la ra­zón por la cual en una in­ves­ti­ga­ción pue­de re­sul­tar que el hue­vo re­du­ce el co­les­te­rol y en otra lo ele­va. La bue­na no­ti­cia pa­ra los aman­tes del hue­vo es que si se ocu­pan de con­se­guir los de pro­duc­ción agroe­co­ló­gi­ca y es­tán dis­pues­tos a pa­gar un po­qui­to más por ellos, co­mer de uno a tres por se­ma­na tal vez si­ga sien­do vá­li­do, se­gu­ro y pru­den­te, pe­ro li­bre de cul­pa y car­go. Tal vez, pa­ra los de­por­tis­tas y los que ha­cen al­gu­na die­ta es­pe­cial, también es­ta can­ti­dad pue­da au­men­tar­se.

Un pun­to im­por­tan­te es que la bue­na sa­lud no de­pen­de de un hue­vo más o me­nos sino de la ca­li­dad, la va­rie­dad y el equi­li­brio. La co­lum­na ver­te­bral de una bue­na ali­men­ta­ción de­pen­de del con­su­mo de ali­men­tos fres­cos, vi­vos e in­te­gra­les, fo­ca­li­zan­do en un eje que en­fa­ti­ce en una ma­sa crí­ti­ca de fru­tas, ver­du­ras y se­mi­llas y se com­ple­men­te con can­ti­da­des más mo­de­ra­das de ce­rea­les y le­gum­bres. Los ali­men­tos de ori­gen ani­mal, se­gún la die­ta y es­ti­lo de vi­da, de­ben te­ner un con­su­mo de op­cio­nal a más li­mi­ta­do. De es­ta ma­ne­ra, nos es­ta­re­mos ma­ne­jan­do den­tro de un ran­go de se­gu­ri­dad al­to, que ha de­mos­tra­do ser pro­tec­tor de la ma­yo­ría de las en­fer­me­da­des, en par­ti­cu­lar, las car­dio­vas­cu­la­res, el cán­cer y la dia­be­tes y nos per­mi­te vi­vir con una ac­ti­tud de aper­tu­ra ex­pec­tan­te pa­ra se­guir me­jo­ran­do nues­tra ali­men­ta­ción con aque­llos sa­be­res nue­vos pe­ro que se han sos­te­ni­do du­ran­te bas­tan­te más de lo que du­ra la no­ve­dad.

Por úl­ti­mo, con­ven­ga­mos que no es lo mis­mo co­mer una en­sa­la­da de ve­ge­ta­les fres­cos, un hue­vo de pas­to­reo pi­ca­di­to y con­di­men­ta­do con sal ma­ri­na y acei­te de oli­va vir­gen, que unas ga­lle­ti­tas ela­bo­ra­das con ha­ri­na re­fi­na­da, azú­car blan­ca, sal co­mún, acei­tes de ma­la ca­li­dad y hue­vos des­hi­dra­ta­dos que en el pro­ce­so su co­les­te­rol se ha oxi­da­do y se de­po­si­ta­rá con fa­ci­li­dad en las ar­te­rias. Si lo­gra­mos com­pren­der la di­fe­ren­cia, ha­bre­mos da­do un gran pa­so a la ho­ra de me­jo­rar nues­tra ca­pa­ci­dad de ele­gir los ali­men­tos que día a día nos ayu­da­rán a crear sa­lud.

Ali­men­ta­ción con­cien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.