EM­BA­RA­ZO.

Mar­ley y Lu­cia­na Salazar vol­vie­ron a traer el te­ma de engendrar en otro vien­tre que ya ex­plo­ta­ra cuan­do lo hi­zo Flo­ren­cia de la V. ¿Por qué to­da­vía no te­ne­mos le­gis­la­ción? ¿Es al­go que acep­tan to­dos?

Mia - - SUMARIO -

Vuel­ve la dis­cu­sión so­bre vien­tres su­bro­ga­do

En Ar­gen­ti­na no so­lo no hay le­gis­la­ción que re­gu­le la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da, mal lla­ma­da al­qui­ler de vien­tre, sino tam­po­co in­for­ma­ción su­fi­cien­te que ar­me una cul­tu­ra pa­ra en­ten­der y acep­tar es­ta mo­da­li­dad de ser pa­dres. Sin em­bar­go, dos ca­sos me­diá­ti­cos re­cien­tes han vuel­to a al­te­rar el avis­pe­ro: el fu­tu­ro hi­jo de Mar­ley, Mir­ko, y la fu­tu­ra de Lu­cia­na Salazar, Ma­til­da. En am­bos ca­sos, ellos eli­gie­ron la su­bro­ga­ción.

Mar­ley con­tó su pro­ce­so en los me­dios: "Lo hi­ce a tra­vés de una em­pre­sa de Los Án­ge­les. Pri­me­ro, tu­ve una char­la psi­co­ló­gi­ca don­de ellos eva­lúan que no seas un lo­qui­to; ob­via­men­te, no lo pa­sé… Des­pués tu­ve que fir­mar un mon­tón de con­tra­tos y lue­go uno de­ja su par­te, que es al­go sen­ci­llo de ha­cer".

Lu­li ha­bía con­ge­la­do óvu­los en ju­lio del año pa­sa­do, en vis­tas a un fu­tu­ro em­ba­ra­zo con su ex­pa­re­ja, Mar­tín Re­dra­do. Tran­qui­la­men­te, po­dría ha­ber­los usa­do pa­ra una fer­ti­li­za­ción asis­ti­da y te­ner a su hi­jo en pro­pio vien­tre. También con­tó cómo to­mó la de­ci­sion de su­ro­gar: "Me ima­gi­na­ba em­ba­ra­za­da, so­la y su­frien­do por ese amor. ¿Y si a mi

be­bé le pa­sa­ba al­go? Ja­más me hu­bie­se per­do­na­do que tan­ta an­gus­tia le hi­cie­ra da­ño. Ade­más, a ese te­mor, se su­ma­ba el do­lor de otro gran ries­go. Uno de los tan­tos exá­me­nes a los que me so­me­tí pa­ra la con­ge­la­ción de óvu­los re­ve­ló que ten­dría trom­bo­fi­lia. Llo­ré tan­to que de­bí pe­dir ayu­da a una psi­có­lo­ga pa­ra tran­si­tar la de­ci­sión". Nin­guno de los dos fa­mo­sos pa­re­ce ha­ber te­ni­do la adop­ción o la fer­ti­li­za­ción en­tre sus op­cio­nes aún cuan­do sí sa­bían que to­do el pro­ce­so iba a te­ner que desa­rro­llar­se en el ex­te­rior, co­mo lo hi­cie­ra Flo­ren­cia de la V con sus me­lli­zos.

En el si­tio web www.ma­ter­ni­dad­su­bro­ga­da.com.ar, el abo­ga­do mendocino Juan Pa­blo Ro­jas Pas­cual, pri­mer pro­fe­sio­nal en re­dac­tar y pre­sen­tar el pri­mer pro­yec­to de ley so­bre ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da en ma­yo de 2015, sos­tie­ne: "La lu­cha fe­roz a fa­vor del ac­ce­so a la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da ge­ne­ró un de­ba­te en los me­dios pro­vin­cia­les y na­cio­na­les, con opi­nio­nes a fa­vor y opi­nio­nes en con­tra de nues­tro tra­ba­jo. Eso es un or­gu­llo pa­ra mí. Ge­ne­rar de­ba­te y cons­truir con­sen­so. Di­fun­dir la ne­ce­si­dad de re­cu­rrir a la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da y de­cons­truir pre­jui­cios es una ta­rea que ex­ce­de lo es­tric­ta­men­te le­gal, pe­ro ne­ce­sa­ria".

Pe­ro no se tra­ta so­lo de le­yes sino de com­pren­der es­ta nue­va ma­ne­ra de ac­ce­der a ser pa­dres sin pre­jui­cios, ta­búes o in­for­ma­ción erró­nea. De he­cho, el pri­mer gran fan­tas­ma de ca­si to­dos es qué rol tie­ne y pue­de ame­na­zar la mu­jer que pres­ta su vien­tre en el fu­tu­ro por­que, ya lo sa­be­mos, hay un gran sen­ti­do de la ma­la pro­pie­dad en la ma­ter­ni­dad y pa­ter­ni­dad. Por eso, una es­pe­cia­lis­ta en es­te te­ma, es­ta vez des­de la cien­cia, nos ayu­da a mi­rar y en­ten­der del mis­mo que lo ha­ce el doc­tor Pas­cual des­de lo le­gal y Lu­li y Mar­ley pa­san­do por la ex­pe­rien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.