BE­LLE­ZA.

Gra­cias a una pu­bli­ci­dad de cham­pú se hi­zo fa­mo­so el pi­ti­ros­po­rum ova­le, el hon­go que cau­sa la cas­pa, pe­ro lo cier­to es que otros agen­tes co­mo el es­trés, la die­ta y la quí­mi­ca hor­mo­nal también in­flu­yen en su apa­ri­ción. Pro­duc­tos, tra­ta­mien­tos y re­ce­tas fá

Mia - - SUMARIO - Por Lau­ra La­go­mar­sino

De to­do

con­tra la cas­pa

La mi­tad de la po­bla­ción di­ce ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do pro­ble­mas en el cue­ro ca­be­llu­do co­mo la cas­pa. Pa­ra al­gu­nos, la des­ca­ma­ción y pi­ca­zón es tan mo­les­to y cró­ni­co que lle­gan a ex­tre­mos pa­ra com­pen­sar es­tos sín­to­mas. De he­cho, de acuer­do a un es­tu­dio glo­bal rea­li­za­do por Head & Shoul­ders, el 52% de per­so­nas que su­fren de cas­pa se­ve­ra no uti­li­zan ro­pa de co­lor ne­gro y el 21% se la­van el ca­be­llo 3 o más ve­ces al día. Ese in­có­mo­do pol­vi­llo blan­que­cino que se apo­de­ra de los hom­bros y se es­par­ce por el pe­cho y la es­pal­da son­ro­ja e in­hi­be a más de uno. Cas­pa re­sul­ta en­ton­ces una ma­la pa­la­bra.

La der­ma­ti­tis se­bo­rrei­ca, co­mún­men­te co­no­ci­da co­mo cas­pa, es una en­fer­me­dad in­fla­ma­to­ria co­mún de la piel, que sue­le es­tar aso­cia­da a un au­men­to en la pro­duc­ción de se­bo del cue­ro ca­be­llu­do y de las áreas ri­cas en fo­lícu­los se­bá­ceos la ca­ra, tron­co y es­pal­da. Exis­ten dos va­rian­tes de esa se­cre­ción

de gra­sa: la pi­ti­ria­sis gra­sa y la pi­ti­ria­sis se­ca o cas­pa. Se­gún el Dr. Luis Al­ber­to Lo­par­do, der­ma­tó­lo­go, su de­sa­rro­llo es­tá vin­cu­la­do con la ac­ti­vi­dad vi­tal de las cé­lu­las de la epi­der­mis y se cons­ta­ta una re­no­va­ción ce­lu­lar ace­le­ra­da, acom­pa­ña­da de al­te­ra­cio­nes de la que­ra­ti­na (pro­teí­na) jun­to a una in­ten­sa des­hi­dra­ta­ción de las úl­ti­mas ca­pas epi­dér­mi­cas. Es­ta re­no­va­ción siem­pre es más rá­pi­da en el cue­ro ca­be­llu­do que en otras par­tes del cuer­po, pe­ro en aque­llas per­so­nas que pa­de­cen cas­pa la ve­lo­ci­dad de des­ca­ma­ción de las cé­lu­las muer­tas pue­de ser el do­ble de la del res­to de las per­so­nas. La des­ca­ma­ción de pla­cas de cé­lu­las muer­tas es el re­sul­ta­do de un in­cre­men­to en la pro­duc­ción de sus­tan­cia cór­nea en el cue­ro ca­be­llu­do. “Tal es así que un cue­ro ca­be­llu­do con cas­pa pre­sen­ta úni­ca­men­te 10 ca­pas ce­lu­la­res que se re­nue­van en un tiem­po ré­cord de 8 a 3 días. Cé­lu­las de­fec­tuo­sas, sin tiem­po pa­ra ma­du­rar y cohe­xio­nar­se, se des­pren­den dan­do lu­gar a las es­ca­mas ca­rac­te­rís­ti­cas. La capa cór­nea no tie­ne tiem­po su­fi­cien­te pa­ra que­ra­ti­ni­zar­se y el nú­me­ro to­tal de cé­lu­las en des­ca­ma­ción aumenta de me­nos de 500.000 a más de 800.000 por cm2”, ex­pli­ca el Dr. Lo­par­do.

En un es­tu­dio pu­bli­ca­do en el Ce­cil

Pa­re­ce, pe­ro no es las pro­du­ci­das por la Mu­chas ve­ces es­ca­mas si­mi­la­res a con­duc­tos au­di­ti­vos, cas­pa apa­re­cen en ce­jas, pes­ta­ñas, Sin em­bar­go, axi­las, am­bos la­dos de la na­riz e in­gle. atri­bui­das a la cas­pa. es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes no de­ben ser de una der­ma­ti­tis En esos ca­sos se es­tá en pre­sen­cia de­cir en­ro­je­ci­mien­to se­bo­rrei­ca edi­te­ma­toes­ca­mo­sa, es des­ca­ma­ción de la piel.

pue­de es­tar acom­pa­ña­da de pi­cor y se po­ne de ma­ni­fies­to con un pe­que­ño ras­ca­do.

✔ Cas­pa gra­sa: apa­re­ce en la pu­ber­tad, pa­ra­le­la­men­te al de­sa­rro­llo hor­mo­nal, que tie­ne una in­ci­den­cia di­rec­ta so­bre la se­cre­ción del se­bo. Se pre­sen­ta en for­ma de es­ca­mas gra­sas y ama­ri­llen­tas, ad­he­ri­das al ca­be­llo y al cue­ro ca­be­llu­do. Es­te ti­po de cas­pa se pe­ga a los de­dos tras un li­ge­ro ras­ca­do y es­tá ín­ti­ma­men­te aso­cia­da al ca­be­llo gra­so.

Com­ba­tir­la es po­si­ble

Los prin­ci­pa­les tra­ta­mien­tos pa­ra con­tra­rres­tar los efec­tos de la cas­pa se ba­san en cham­pús, cre­mas, tó­ni­cos, lo­cio­nes y la ozo­no­te­ra­pia, es de­cir, la eli­mi­na­ción de la flo­ra pa­tó­ge­na a tra­vés de un eflu­vio de gas que des­tru­ye los com­pues­tos or­gá­ni­cos del mi­cro­or­ga­nis­mo. “Pa­ra que sean efi­ca­ces, de­ben com­pren­der­se dos fa­ses: una cu­ra­ti­va que eli­mi­na la cas­pa y re­du­ce la den­si­dad de la capa cór­nea, y otra eta­pa de cui­da­do, que nor­ma­li­ce el ci­clo epi­dér­mi­co evi­tan­do re­caí­das”, ex­pli­ca el Dr. Lo­par­do.

Por su par­te el Dr. Ale­jan­dro Chue­co, di­rec­tor mé­di­co de In­jer­to Ca­pi­lar y miem­bro de la So­cie­dad Internacional de Ci­ru­gía de Res­tau­ra­ción del Ca­be­llo (ISHRS) re­co­mien­da el uso de cham­pú que con­ten­ga sul­fu­ro de se­le­nio, pi­ri­toi­na de zinc, áci­do sa­li­cí­li­co o ke­to­co­na­zol al 2%, de dos o tres ve­ces por se­ma­na y pa­ra una ma­yor efi­ca­cia fro­tar el cue­ro ca­be­llu­do du­ran­te 3 o 4 mi­nu­tos an­tes de en­jua­gar (ma­sa­jear y ce­pi­llar dia­ria­men­te el cue­ro ca­be­llu­do pa­ra me­jo­rar la cir­cu­la­ción). Ade­más, es cru­cial no ex­po­ner­se a am- bien­tes con fuer­te ai­re acon­di­cio­na­do o ca­le­fac­ción cen­tral, así co­mo también lle­var una con­duc­ta ali­men­ta­ria equi­li­bra­da: no abu­sar del ca­fé, té, con­di­men­tos fuer­tes y pi­can­tes, co­mi­das en­la­ta­das, azú­car y car­nes.

Más allá de los tra­ta­mien­tos tra­di­cio­nal­men­te re­ce­ta­dos y dis­po­ni­bles en el mer­ca­do, el Dr. Lo­par­do sos­tie­ne que la en­fer­me­dad es cí­cli­ca y, al es­tar tan re­la­cio­na­da con fac­to­res hor­mo­na­les y emo­cio­na­les, sue­le re­apa­re­cer an­te di­ver­sos es­tí­mu­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.