En otra Bue­nos Ai­res Gra­cie­la Ra­mos,

Au­to­ra "La bo­ca ro­ja del Ria­chue­lo"

Mia - - GUÍA DE ARTE & ESPECTÁCULOS -

-¿Có­mo es la pro­ta­go­nis­ta de tu no­ve­la?

-Rosa Ma­ría es muy jo­ven­ci­ta y due­ña de una per­so­na­li­dad im­pul­si­va, siem­pre pien­sa que na­da le va a pa­sar y ha vi­vi­do en una es­pe­cie de bur­bu­ja.Tie­ne ami­gas que se fue­ron a es­tu­diar a Eu­ro­pa y sue­ña con que le va a to­car vi­vir en la gran ciu­dad ya que vi­ve en el in­te­rior, al­go que des­pués no se acer­có a la reali­dad.

-¿Por qué lle­ga a ser víc­ti­ma de la tra­ta de per­so­nas?

-En la épo­ca en que trans­cu­rre es­ta no­ve­la, la can­ti­dad de pros­tí­bu­los que ha­bía, no só­lo acá, sino en las pro­vin­cias y en Uru­guay, era enor­me. La or­ga­ni­za­ción que los ma­ne­ja­ba ha­bía na­ci­do co­mo So­cie­dad de So­co­rros Mu­tuos, di­ri­gi­da por un gru­po de ju­díos po­la­cos, y lue­go cam­bia­do de nom­bre a LaVar­so­via. Con­ta­ban con la com­pli­ci­dad de po­lí­ti­cos y po­li­cías- Del otro la­do, es­ta­ban las ni­ñas arran­ca­das de ho­ga­res tan le­ja­nos y en la pu­ber­tad.

-Co­mo en otra de tus no­ve­las, "Los aman­tes de San Tel­mo", ha­cés cen­tro en el va­lor de la amis­tad pa­ra sor­tear pe­ri­pe­cias de la vi­da. ¿Crees mu­cho en su po­der pa­ra sal­tar ad­ver­si­da­des?

-Creo que ese ti­po de amis­tad tan pro­fun­da es­ta­ba re­la­cio­na­da so­bre to­do con el he­cho de que los in­mi­gran­tes es­ta­ban muy so­los. En­ton­ces, el ami­go pa­sa­ba a ser la fa­mi­lia. Cuan­do lle­ga­ban, se ba­ja­ban del bar­co e iban al Ho­tel de In­mi­gran­tes o don­de fue­se, se pe­ga­ban al que se le acer­ca­ba y le brin­da­ba un po­co de afec­to sin­ce­ro, eso ha­cía que se con­vir­tie­ra en el her­mano, el pa­pá, la ma­dre le­ja­na. Ade­más, la vi­da no era pla­cen­te­ra en un país des­co­no­ci­do, sin pers­pec­ti­vas, ex­pec­tan­tes de lo que pu­die­ra pa­sar

-¿Qué re­la­ción se es­ta­ble­ce con la Se­ma­na Trá­gi­ca?

-Cuan­do em­pe­cé a bo­ce­tar es­ta no­ve­la, el te­ma era La Se­ma­na Trá­gi­ca. Que­ría con­tar có­mo un país afec­ta­do por los co­le­ta­zos de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, em­pe­za­ba a tam­ba­lear por­que na­die to­ma­ba de­ci­sio­nes y se sa­lía to­do de con­trol. La Se­ma­na Trá­gi­ca es un ejem­plo de có­mo ter­mi­nan las co­sas cuan­do es­to pa­sa. Fue al­go tre­men­do, una pe­lea, una ma­tan­za. Por eso, la to­mé co­mo nu­do pa­ra con­tar có­mo va cre­cien­do la anar­quía con to­das sus lí­neas y la Li­ga Pa­trió­ti­ca o la oli­gar­quía que, al en­fren­tar­se se van ali­men­tan­do en­tre sí. Los per­so­na­jes tam­bién es­tán in­mer­sos y jus­ta­men­te hay uno de ca­da la­do.

-¿Al fi­nal ga­na el amor?

-Sí, por­que es un sen­ti­mien­to que to­do lo pue­de. Creo que el ver­da­de­ro amor se va cons­tru­yen­do de a po­co. Me re­fie­ro al que no tie­ne na­da que ver con la pa­sión sino con el amor uni­ver­sal, ese que tie­ne uno muy aden­tro y que pue­de lo­gra sa­car a quie­nes lo sien­ten au­tén­ti­ca­men­te de si­tua­cio­nes muy ad­ver­sas. Ha­blo del ver­da­de­ro amor, no del enamo­ra­mien­to que no so­bre­vi­ve ni cin­co mi­nu­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.