CONVERTITE EN tu me­jor ver­sión

Mia - - BELLEZA -

Fram­bue­sas adel­ga­zan­tes

Oriun­das de Eu­ro­pa y del nor­te de Asia, las fram­bue­sas han si­do uti­li­za­das des­de épo­cas le­ja­nas no só­lo co­mo ele­men­to co­mes­ti­ble, sino tam­bién me­di­ci­nal. Lue­go de di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas se des­cu­brió que den­tro de es­te de­li­ca­do fru­to ro­jo se en­cuen­tra uno de los com­pues­tos ac­ti­vos más im­por­tan­tes pa­ra el ma­ne­jo de la obe­si­dad y tras­tor­nos de los lí­pi­dos, y es el que le da pre­ci­sa­men­te su her­mo­sa fra­gan­cia. Se tra­ta de la ce­to­na de fram­bue­sa, cu­yo me­ca­nis­mo de ac­ción está cen­tra­do en el au­men­to de dos mo­lé­cu­las fun­da­men­ta­les: la adi­po­nec­ti­na y la adi­po­ci­to­qui­na. “Am­bas sus­tan­cias son muy im­por­tan­tes pa­ra la re­duc­ción del acú­mu­lo de gra­sa cor­po­ral y pa­ra re­du­cir la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na que es ca­rac­te­rís­ti­ca en per­so­nas con obe­si­dad cró­ni­ca y gra­sas ele­va­das en san­gre”, cuen­ta el Dr. Jor­ge Alon­so, Di­rec­tor de los cur­sos de pos­gra­do de Fi­to­me­di­ci­na, Fi­to­der­ma­to­lo­gía y Ali­men­tos Fun­cio­na­les y Nu­tra­céu­ti­cos de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la UBA.Y con­ti­núa: “Al su­mi­nis­trar com­pri­mi­dos de ce­to­nas de fram­bue­sa se ha ob­ser­va­do una re­duc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de pe­so, acom­pa­ña­do de una re­duc­ción im­por­tan­te de la gra­sa cor­po­ral su­ma­do a un efec­to ter­mo­gé­ni­co li­ga­do a la com­bus­tión de la gra­sa ex­ce­den­te. Es­to úl­ti­mo re­sul­tó más elo­cuen­te cuan­do se aso­cia el consumo de ce­to­nas de fram­bue­sa a una ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­gu­lar”.

En mo­vi­mien­to

“El en­tre­na­mien­to es un ítem obli­ga­to­rio cuan­do se to­ma el com­pro­mi­so de rea­li­zar cual­quier ti­po de plan con apa­ra­to­lo­gía es­té­ti­ca, ya que la com­ple­men­ta­ción es la cla­ve pa­ra co­men­zar a vi­sua­li­zar los cam­bios”, ex­pli­ca la Lic.Vi­via­na Bo­ne­lli, ki­ne­sió­lo­ga y di­rec­to­ra del cen­tro de ki­ne­sio­lo­gía y me­di­ci­na es­té­ti­ca que lle­va su nom­bre. Ade­más, ayu­da a con­tra­rres­tar las con­se­cuen­cias del ex­ce­so de pe­so: con­tri­bu­ye a ba­jar la pre­sión, el co­les­te­rol y me­jo­ra el me­ta­bo­lis­mo del azú­car.

“La ac­ti­vi­dad fí­si­ca siem­pre de­be ser ade­cua­da y acor­de a lo que la per­so­na re­quie­ra.Ade­más, es fun­da­men­tal que sean ru­ti­nas que con­tem­plen un be­ne­fi­cio car­dio­vas­cu­lar (ae­ró­bi­co) y de re­torno ve­no­so. Se de­be ha­cer de lu­nes a lu­nes, una ho­ra dia­ria y de­be con­te­ner es­tí­mu­los de to­ni­fi­ca­ción mus­cu­lar pa­ra ir al­ter­nan­do co­mo pe­lo­tas, pe­sas o ban­das elás­ti­cas que me­jo­res y au­men­ten la ma­sa mus­cu­lar”, ase­gu­ra la pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.