Sín­to­mas de la men­te

Mia - - SUMARIO - Por Loui­se L. Hay* Del li­bro “Sa­na tu cuer­po (vin­ta­ge)”, Urano (www.edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com)

Tan­to el bien co­mo el mal-es­tar en nues­tras vi­das son con­se­cuen­cias de las pau­tas de pen­sa­mien­to que for­man nues­tras ex­pe­rien­cias. To­dos te­ne­mos mu­chas pau­tas men­ta­les que nos pro­du­cen ex­pe­rien­cias bue­nas y po­si­ti­vas; és­tas las dis­fru­ta­mos. Lo que aquí nos in­tere­sa son las pau­tas de pen­sa­mien­to ne­ga­ti­vas que nos pro­du­cen ex­pe­rien­cias des­agra­da­bles y na­da gra­ti­fi­can­tes. Nues­tro de­seo es cam­biar nues­tro ma­les­tar en la vi­da por una sa­lud per­fec­ta.

He­mos apren­di­do que pa­ra ca­da efec­to en nues­tra vi­da hay una pau­ta de pen­sa­mien­to que lo pre­ce­de y lo man­tie­ne. Nues­tras pau­tas de pen­sa­mien­to cons­tan­tes crean nues­tras ex­pe­rien­cias. Por con­si­guien­te, al cam­biar es­tas pau­tas po­de­mos cam­biar nues­tras ex­pe­rien­cias.

Qué ale­gría sen­tí cuan­do des­cu­brí por pri­me­ra vez la ex­pre­sión "cau­sas me­ta­fí­si­cas". Es­tas pa­la­bras des­cri­ben el po­der que hay en las pa­la­bras y en los pen­sa­mien­tos; po­der que crea ex­pe­rien­cias. Es­te nue­vo co­no­ci­mien­to me hi­zo com­pren­der la co­ne­xión exis­ten­te en­tre los pen­sa­mien­tos y las di­fe­ren­tes par­tes del cuer­po y los tras­tor­nos fí­si­cos. Me en­te­ré de có­mo, sin sa­ber­lo, ha­bía crea­do mal-es­tar en mí mis­ma, y es­to tu­vo gran im­por­tan­cia en mi vi­da. Po­día de­jar de cul­par a la vi­da y a otras per­so­nas por lo que iba mal en mi vi­da y en mi cuer­po. Aho­ra po­día res­pon­sa­bi­li­zar­me to­tal­men­te de mi pro­pia sa­lud. Sin re­pro­char­me ni sen­tir­me cul­pa­ble, co­men­cé a des­cu­brir la for­ma de evi­tar las pau­tas de pen­sa­mien­tos de mal-es­tar en el fu­tu­ro.

No lo­gra­ba com­pren­der, por ejem­plo, por qué te­nía tor­tí­co­lis una y otra vez. En­ton­ces des­cu­brí que el cue­llo re­pre­sen­ta la fle­xi­bi­li­dad en las opi­nio­nes, la dis­po­si­ción a ver los di­fe­ren­tes as­pec­tos de un asun­to.Yo ha­bía si­do una per­so­na muy in­fle­xi­ble que, por te­mor, me ne­ga­ba a con­si­de­rar otro as­pec­to de al­gún te­ma. Pe­ro a me­di­da que me fui ha­cien­do más fle­xi­ble en mi for­ma de pen­sar, y más ca­paz de ver, con afec­tuo­sa com­pren­sión, el pun­to de vis­ta de los de­más, de­jó de cau­sar­me mo­les­tias el cue­llo. Aho­ra, cuan­do sien­to al­go de ri­gi­dez en el cue­llo, tra­to de ver dón­de está esa ri­gi­dez en mi pen­sa­mien­to.

Con el fin de eli­mi­nar pa­ra siem­pre un tras­torno, he­mos de tra­ba­jar pri­me­ro en di­sol­ver la cau­sa men­tal. Pe­ro co­mo mu­chas ve­ces no sa­be­mos cuál es la cau­sa, nos re­sul­ta di­fí­cil des­cu­brir por dón­de co­men­zar.

He apren­di­do que pa­ra ca­da tras­torno en nues­tra vi­da hay una "ne­ce­si­dad", de otra ma­ne­ra no lo ten­dría­mos. El sín­to­ma es só­lo un efec­to ex­terno. De­be­mos en­trar en el in­te­rior pa­ra di­sol­ver la cau­sa men­tal. A es­to se de­be que la Vo­lun­tad y la Dis­ci­pli­na no fun­cio­nen: por­que se li­mi­tan a lu­char con­tra el efec­to ex­terno. Es co­mo cor­tar la ma­la hier­ba en lu­gar de arran­car­la de raíz. Así pues, an­tes de co­men­zar las afir­ma­cio­nes de Nue­vas Pau­tas de Pen­sa­mien­to, es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar en la bue­na dis­po­si­ción a li­be­rar la ne­ce­si­dad de... ci­ga­rri­llos, o del do­lor de ca­be­za, del ex­ce­so de pe­so o de lo que sea. Cuan­do la ne­ce­si­dad ha­ya des­apa­re­ci­do, el efec­to ex­terno ha­brá de mo­rir. Nin­gu­na plan­ta pue­de vi­vir cuan­do se la arran­ca de raíz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.