QUÉ CO­MER CUANDO HA­CE FRÍO

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - Por la Dra. Virginia Bus­ne­lli* *Mé­di­ca nu­tri­cio­nis­ta, Di­rec­to­ra Mé­di­ca de CRENYF

En es­ta épo­ca del año es muy co­mún es­cu­char que “el frío da más ape­ti­to“y que “en ve­rano es más fá­cil cui­dar­se. Pa­re­cie­ra que el in­vierno abre una es­pe­cie de “per­mi­ti­do de­sen­freno” cuando de ali­men­ta­ción se tra­ta.

Si bien es cier­to que an­te el frío nues­tro cuer­po nos pi­de ele­var su tem­pe­ra­tu­ra y, una for­ma de ha­cer­lo, es in­gi­rien­do ali­men­tos, pre­pa­ra­cio­nes o lí­qui­dos ca­lien­tes, ello no im­pli­ca que nues­tras elec­cio­nes al mo­men­to de co­mer de­ban apor­tar un ex­ce­so de gra­sa y ca­lo­rías a nues­tro or­ga­nis­mo; ex­ce­so que –co­mo sa­be­mos– se po­drá ver tra­du­ci­do en un au­men­to de pe­so y, lo que es peor aún, en la in­cor­po­ra­ción de ma­los há­bi­tos ali­men­ta­rios que no ha­cen más que com­pli­car, en ma­yor o me­nor me­di­da, nues­tra sa­lud.

Es im­por­tan­te ser cons­cien­tes que, con las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras, nues­tro sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co es­tá más ac­ti­vo y pre­pa­ra­do pa­ra com­ba­tir los di­fe­ren­tes vi­rus que se pre­sen­tan en el am­bien­te. Por es­to, y en con­tra del mi­to po­pu­lar de in­cor­po­rar un ex­ce­so de ca­lo­rías “va­cías”, lo que real­men­te de­be­mos ha­cer es su­mar nu­trien­tes que ayu­den a nues­tro or­ga­nis­mo a sen­tir­se fuer­te y sa­lu­da­ble. Mu­chas per­so­nas, lle­ga­do es­te mo­men­to del año, sue­len de­jar de la­do las en­sa­la­das o las fru­tas fres­cas por con­si­de­rar­las pro­pias del ve­rano y aso­ciar­las con un sen­ti­do re­fres­can­te que no coin­ci­de con la épo­ca in­ver­nal. A su vez, uti­li­zan­do al­gu­nas de es­tas ex­cu­sas y has­ta qui­zás sin dar­se cuen­ta, trans­for­man las pre­pa­ra­cio­nes más li­via­nas en me­nús con ex­ce­sos de ca­lo­rías y gra­sas, apo­yán­do­se en que de esa ma­ne­ra pa­sa­rán me­jor la es­ta­ción del frío. Otro nu­trien­te fun­da­men­tal, que sue­le aban­do­nar­se en el in­vierno, es el agua; es­te es un pun­to muy im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta so­bre to­do en ni­ños, adolescentes y an­cia­nos, don­de pue­de exis­tir un ma­yor ries­go de des­hi­dra­ta­ción.

Las so­pas de ver­du­ras y cal­dos, por ejem­plo, son una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va pa­ra su­mar nu­trien­tes, apor­tan­do mu­cho vo­lu­men y fibra con po­cas ca­lo­rías y dán­do­nos, ade­más, la sa­tis­fac­ción de co­mer un pla­to ri­co y ca­lien­te. Son idea­les pa­ra ser con­su­mi­das an­tes de ca­da co­mi­da prin­ci­pal pa­ra co­men­zar a re­gis­trar la sa­cie­dad. Por otro la­do, los gui­sos, a ba­se de ve­ge­ta­les con el agre­ga­do de le­gum­bres y car­nes ma­gras, tam­bién pue­den ser una muy bue­na y sa­cian­te op­ción. Por úl­ti­mo, las in­fu­sio­nes ca­lien­tes de to­do ti­po, nos apor­tan el ca­lor ne­ce­sa­rio pa­ra que re­gu­le­mos me­jor la tem­pe­ra­tu­ra del cuer­po; es una muy bue­na épo­ca pa­ra dar­nos el gus­to de pre­pa­rar y pro­bar dis­tin­tas op­cio­nes de tés, su­man­do sa­bo­res y co­lo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.