Ma­ni­cu­re pa­ra ellos

Mia - - MASCOTAS -

Tan­to a los pe­rros co­mo a los ga­tos se le de­ben cor­tar las uñas fre­cuen­te­men­te, es­pe­cial­men­te cuando vi­ven en de­par­ta­men­tos, ya que las des­gas­tan me­nos que los que es­tán en con­tac­to con sue­los más ru­go­sos. Lo ideal es que lo ha­ga el ve­te­ri­na­rio, ya que por la uñas pa­san ve­nas y ar­te­rias que, de ser cor­ta­das, po­drían des­en­ca­de­nar un san­gra­do im­por­tan­te. La ra­zón prin­ci­pal de que sus uñas es­tén cortas es evi­tar que se en­gan­chen en al­fom­bras, man­tas, etc. y se las­ti­men al in­ten­tar za­far de es­ta si­tua­ción. Otro mo­ti­vo es evi­tar que la su­cie­dad que se acu­mu­la en ellas den lu­gar a in­fec­cio­nes; ade­más, las uñas lar­gas sue­len en­car­nar­se, lo que pro­vo­ca do­lor e im­pi­de que la mas­co­ta pue­da ca­mi­nar co­rrec­ta­men­te. En ge­ne­ral, pa­ra so­lu­cio­nar­lo se de­be rea­li­zar una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca.

Por otra par­te, es­pe­cial­men­te en el ca­so de los ga­tos, in­ten­ta­rán afi­lár­se­las en los mue­bles y has­ta en las pier­nas de sus due­ños, si­tua­ción que im­pli­ca un ver­da­de­ro pro­ble­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.