Ta­reas pre­pri­ma­ve­ra

El jar­dín de pri­ma­ve­ra es sin du­da el más be­llo, pe­ro pa­ra que se desa­rro­lle en ple­ni­tud es ne­ce­sa­rio pre­pa­rar­lo en la úl­ti­ma eta­pa del in­vierno

Mia - - SUMARIO -

En in­vierno el jar­dín es­tá en su pe­río­do de des­can­so y, ex­cep­to por al­gu­nas flores de es­ta­ción, el tono de to­do el pai­sa­je se tor­na ocre. Por eso, en el úl­ti­mo mes frío del año es ne­ce­sa­rio rea­li­zar al­gu­nos tra­ba­jos es­pe­cí­fi­cos que ayu­da­rán a ac­ti­var­lo y lle­nar­se de co­lo­res en pri­ma­ve­ra.

Las ta­reas co­mien­zan de­di­cán­do­le to­da una tar­de a la lim­pie­za y la po­da; es ne­ce­sa­rio re­mo­ver el sus­tra­to de las ma­ce­tas y can­te­ros y agre­gar­le tie­rra fér­til; re­ti­rar las ho­jas mar­chi­tas y cor­tar las ra­mas se­cas de to­das las plan­tas. Si al­gu­nas de ellas cuen­tan con pro­tec­ción plás­ti­ca pa­ra he­la­das, se de­ben qui­tar. Tam­bién es el mo­men­to ideal pa­ra po­dar las es­pe­cies tre­pa­do­ras, en­re­da­de­ras y ro­sa­les, es­pe­cial­men­te aque­llos ejemplares adul­tos que sue­len ge­ne­rar bro­tes des­or­de­na­dos y ter­mi­nan de­bi­li­tan­do a la plan­ta.

En cuan­to al cés­ped, el tra­ba­jo prin­ci­pal es qui­tar­le to­das las ma­las hier­bas, es de­cir, los yu­yos que cre­cie­ron na­tu­ral­men­te y re­sem­brar los sec­to­res que, por efec­to del frío, que­da­ron pe­la­dos. En las zo­nas en que el cés­ped es­tá muy se­co, con­vie­ne po­dar­lo al ras y abo­nar­lo; es­te pro­duc­to de­be ser de li­be­ra­ción len­ta.

Tras­plan­tes y siem­bra

Si fue­se ne­ce­sa­rio cam­biar una plan­ta de lu­gar, es el mo­men­to de ha­cer­lo y si el tras­plan­te im­pli­ca cam­biar de ma­ce­ta, lo me­jor es ase­so­rar­se en un vi­ve­ro pa­ra que és­ta cu­bra las ne­ce­si­da­des de la es­pe­cie (ma­te­rial, ta­ma­ño, etc.). Tam­bién es el mo­men­to de ha­cer los tras­plan­tes por es­que­jes, es de­cir, a par­tir de los bro­tes o ra­mi­tas de otra plan­ta y plan­tar los bul­bos que flo­re­ce- rán en ve­rano ( gla­dio­los, da­lias, azu­ce­nas, be­go­nias, ca­la, anémo­nas). Aque­llos que se desa­rro­llan so­la­men­te en los me­ses fríos, por ejem­plo las vio­le­tas de los Al­pes, de­ben pro­te­ger­se de los ra­yos so­la­res.

Sem­brar las se­mi­llas tam­bién es­tá en la agen­da de agos­to y la ven­ta­ja de la pri­ma­ve­ra es que se pue­de sem­brar to­do ti­po de plan­tas, des­de ve­ge­ta­les has­ta plan­tas flo­ra­les, por lo que hay que apro­ve­char es­ta es­ta­ción al má­xi­mo. Se pue­den mez­clar plan­tas anua­les y pe­ren­nes pa­ra dis­fru­tar de un jar­dín cam­bian­te du­ran­te to­do el año. En el pro­ce­so de siem­bra es muy im­por­tan­te ase­gu­rar­se de po­ner ca­da se­mi­lla en el lu­gar co­rrec­to, con­si­de­ran­do que al­gu­nas plan­tas ne­ce­si­tan más sol que otras.

Rie­go, abono y an­ti pla­gas

Es el mo­men­to de co­men­zar a re­gar de for­ma pau­la­ti­na y con­tro­la­da, sin en­char­car la tie­rra, ya que en es­te mo­men­to se pro­du­ci­rían hon­gos, pla­gas y pu­dri­ción de las raí­ces. A me­di­da que levanta la tem­pe­ra­tu­ra se de­be ir ajus­tan­do la fre­cuen­cia de los rie­gos.

Las plan­tas tam­bién em­pie­zan a ne­ce­si­tar apor­tes re­gu­la­res de abono pa­ra que to­men fuer­za; por otra par­te, es ne­ce­sa­rio apli­car pro­duc­tos an­ti pla­gas, ya que co­mien­za a apa­re­cer el pul­gón (es­pe­cial­men­te en hie­dras y ro­sa­les), ara­ñi­llas y al­gu­nos ti­pos de hon­gos. En am­bos ca­sos, siem­pre es acon­se­ja­ble con­sul­tar con un es­pe­cia­lis­ta en el te­ma pa­ra no per­ju­di­car­las.

Es­tos cui­da­dos bá­si­cos ase­gu­ran te­ner un jar­dín be­llo y un es­pa­cio de dis­fru­te inigua­la­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.