Cui­da­dos pa­ra el pe­la­je

Los pe­rros de pe­lo lar­go ne­ce­si­tan más cui­da­dos es­pe­cí­fi­cos pa­ra evi­tar en­re­dos y en­fer­me­da­des. Cuá­les son y có­mo lle­var­los a ca­bo

Mia - - SUMARIO -

Adop­tar un pe­rro con es­te ti­po de pe­lo im­pli­ca ar­mar­se de pa­cien­cia y ser cons­tan­tes en la lim­pie­za y en el ce­pi­lla­do. Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que con es­tos cui­da­dos no só­lo se ve­rá bien es­té­ti­ca­men­te, sino que tam­bién se evi­ta­rán pro­ble­mas de sa­lud, es­pe­cial­men­te en lo que se re­fie­re a la piel. El ce­pi­lla­do dia­rio es fun­da­men­tal, pa­ra evi­tar que el pe­lo se en­re­de y que se acu­mu­le su­cie­dad, pe­lo muer­to y pa­rá­si­tos (pul­gas, ga­rra­pa­tas, etc.) ya que da­ría lu­gar a la for­ma­ción de hon­gos y mal olor; ade­más, al no te­ner nu­dos, me­jo­ra­rá la trans­pi­ra­ción de la piel man­te­nién­do­la sa­na. Por otra par­te, al man­te­ner el pe­lo lim­pio por más tiem­po, se po­drán es­pa­ciar los ba­ños.

El me­jor mo­men­to pa­ra pei­nar al pe­rro es por la tar­de o la no­che, des­pués del úl­ti­mo pa­seo. De esa for­ma se eli­mi­nan los res­tos de pol­vo y su­cie­dad que pue­dan ha­ber acu­mu­la­do du­ran­te el día; es­te con­se­jo es in­dis­pen­sa­ble pa­ra los ani­ma­les que duer­men en la ca­ma de sus due­ños. El ce­pi­lla­do de­be ser sua­ve, de lo con­tra­rio, ade­más de in­co­mo­dar al pe­rro, se co­rre el ries­go de las­ti­mar­le la piel y has­ta pro­vo­car­le alo­pe­cia (pér­di­da del pe­lo).

En cuan­to al ce­pi­llo, el me­jor es el de cer­das du­ras o la car­da, que es un ce­pi­llo con pe­los fi­nos de alam­bre que ayu­da a re­ti­rar el pe­lo muer­to. A la ho­ra de ba­ñar­lo se le pue­de co­lo­car un acon­di­cio­na­dor de uso ve­te­ri­na­rio pa­ra fa­ci­li­tar el des­li­za­mien­to. Al mo­men­to del ce­pi­lla­do es im­por­tan­te ma­sa­jear y aca­ri­ciar a la mas­co­ta, de es­ta ma­ne­ra re­co­no­ce­rá es­te mo­men­to co­mo pla­cen­te­ro y la ta­rea se­rá más sen­ci­lla.

De­ta­lles que su­man

In­cluir pro­teí­nas en su ali­men­ta­ción una vez a la se­ma­na ayu­da al cre­ci­mien­to y for­ta­le­ci­mien­to del pe­lo; una pre­sa de po­llo co­ci­do des­hue­sa­do o atún es una bue­na op­ción.

Re­vi­sar el cuer­po del pe­rro pa­ra ana­li­zar el es­ta­do de su pe­lo y piel y con­sul­tar in­me­dia­ta­men­te con el ve­te­ri­na­rio an­te cual­quier ano­ma­lía.

Te­ner pre­sen­te que cam­bian el pe­lo ca­da 6 me­ses y que en es­te pe­río­do se de­ben in­cre­men­tar los ce­pi­lla­dos a dos ve­ces al día.

El ba­ño

Al mo­men­to de ha­cer­lo de­be to­mar­se la pre­cau­ción de rea­li­zar un buen en­jua­gue pa­ra eli­mi­nar los res­tos de ja­bón y evi­tar la for­ma­ción de cas­pa u otro ti­po de irri­ta­ción en la piel. La­var la ca­be­za en úl­ti­ma ins­tan­cia, cui­dan­do de que no le en­tre agua en los oí­dos y en los ojos, por­que tam­bién pue­den ge­ne­rar mo­les­tias y mal olor en el ani­mal. Nun­ca de­be pei­nar­se cuando el pe­lo es­tá mo­ja­do, por­que hay que ejer­cer mu­cha fuer­za pa­ra des­en­re­dar­lo y es­te me­ca­nis­mo le pro­vo­ca­ría do­lor y las­ti­ma­du­ras. Lo acon­se­ja­ble es se­car­lo con se­ca­dor y lue­go co­men­zar a ce­pi­llar­lo si­guien­do la di­rec­ción del pe­lo. Si su pe­la­je es muy tu­pi­do se acon­se­ja di­vi­dir­lo en sec­to­res, es­te ac­to de­be ser pla­cen­te­ro pa­ra el ani­mal, un mo­men­to de conexión en­tre él y su amo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.