Ab­sor­ción po­ten­cia­da

Mia - - BELLEZA -

Las cre­mas -des­de la le­che de lim­pie­za, los áci­dos y los hu­mec­tan­tes- se apli­can con bue­na fric­ción y una can­ti­dad ge­ne­ro­sa (ta­ma­ño de una nuez) pa­ra ros­tro, cue­llo y es­co­te. La hi­gie­ne pre­via a la apli­ca­ción de los in­gre­dien­tes ac­ti­vos es cru­cial, ya que se de­be re­mo­ver la ca­pa cór­nea ce­men­ta­da a fin de que los ac­ti­vos pre­sen­tes en las cre­mas pue­dan pe­ne­trar co­rrec­ta­men­te y cum­plir su fun­ción. Na­da de tam­bo­ri­lear, ni te­clear el pro­duc­to. La cre­ma tie­ne que ab­sor­ber­se por com­ple­to, la piel no se rom­pe ni se es­tro­pea por­que la ma­sa­jee­mos con vehe­men­cia.Al con­tra­rio, un buen ma­sa­je ha­ce que la piel to­me tem­pe­ra­tu­ra lo que sig­ni­fi­ca que ha au­men­ta­do la cir­cu­la­ción y el oxí­geno y, por en­de, que se ge­ne­ra co­lá­geno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.