Lo bueno y lo ma­lo de la pa­re­ja

Mia - - BELLEZA - Por Se­bas­tián Gi­ro­na*

Siem­pre se di­ce que el amor, el res­pe­to, el en­ten­di­mien­to y el com­pa­ñe­ris­mo, en­tre otros, son as­pec­tos fun­da­men­ta­les pa­ra que un víncu­lo no ter­mi­ne nau­fra­gan­do en el océano de los di­vor­cios y las se­pa­ra­cio­nes. Se­gu­ra­men­te que to­do y un po­co más, se­rá ne­ce­sa­rio pa­ra po­der cons­truir una pa­re­ja sa­na y fuer­te. Pe­ro a ve­ces, aun­que exis­tan es­tos atri­bu­tos, las pa­re­jas se se­pa­ran igual. A me­nu­do el amor no al­can­za: una pa­re­ja se pue­de que­rer mu­cho, pe­ro si las co­sas no fun­cio­nan, fi­nal­men­te se separa. Em­pe­ce­mos por pen­sar: ¿por qué es bueno es­tar en pa­re­ja? En el úl­ti­mo tiem­po se han da­do a co­no­cer dis­tin­tos es­tu­dios psi­co­ló­gi­cos que dan cuen­ta de que la vi­da en pa­re­ja es bue­na pa­ra la sa­lud de sus in­te­gran­tes. Se cree que el cui­da­do de uno al otro, en es­pe­cial des­pués de los 40 años, es fun­da­men­tal pa­ra que la vi­da de pa­re­ja au­men­te el po­ten­cial de sa­lud de am­bos. La pa­re­ja tam­bién es un an­tí­do­to pa­ra lu­char con­tra la so­le­dad y sus fan­tas­mas. Mu­chas per­so­nas an­he­lan es­tar con al­guien pa­ra com­par­tir la vi­da con lo bueno y lo ma­lo que es­ta con­lle­va. La ilu­sión de te­ner un com­pa­ñe­ro o com­pa­ñe­ra con quien tran­si­tar, so­por­tar y pro­yec­tar la vi­da cons­ti­tu­ye un ob­je­ti­vo de ex­tre­ma im­por­tan­cia pa­ra mu­chas per­so­nas, in­de­pen­dien­te­men­te del gé­ne­ro. Es­te pun­to res­pon­de a la ne­ce­si­dad bá­si­ca que te­ne­mos to­dos los se­res hu­ma­nos de amor y per­te­nen­cia. Hay que des­ta­car que, en al­gu­nos ca­sos, la gen­te cree que al es­tar en pa­re­ja se va a sen­tir más im­por­tan­te o me­jor con ellos mis­mos. Por su­pues­to que sa­ber que al­guien te quie­re y quie­re es­tar a tu la­do au­men­ta la au­to­es­ti­ma de cual­quier per­so­na. Al mis­mo tiem­po, y so­bre to­do al co­mien­zo de un víncu­lo, es­tar en pa­re­ja nos ha­ce sen­tir vi­vos y co­nec­ta­dos con el mun­do.

Pe­ro pen­se­mos, tam­bién, ¿por qué pue­de ser ne­ga­ti­vo es­tar en pa­re­ja?

Aun cuando la pa­re­ja fun­cio­na bien, nos obli­ga a re­sig­nar o a mi­ni­mi­zar nues­tro nar­ci­sis­mo. Sí, to­dos so­mos nar­ci­sis­tas. O sea: a to­dos nos re­sul­ta más fá­cil y más ten­ta­dor que se ha­ga lo que no­so­tros que­re­mos en lu­gar de lo que desea el otro. Des­de lue­go que exis­ten dis­tin­tos ni­ve­les de nar­ci­sis­mo y el ex­ce­so y la es­ca­sez al­can­zan ni­ve­les pa­to­ló­gi­cos. De la mis­ma ma­ne­ra, un víncu­lo nos ha­ce per­der "cier­ta li­ber­tad": ya no pue­do ha­cer lo que quie­ro cuando quie­ro. Es im­por­tan­te que el he­cho de es­tar en pa­re­ja no im­pli­que de­jar de ver a los dis­tin­tos gru­pos de ami­gos o re­sig­nar ac­ti­vi­da­des que ca­da uno te­nía an­tes de co­men­zar la re­la­ción. La pa­re­ja de­be­ría tra­ba­jar pa­ra man­te­ner los víncu­los de ca­da uno, pe­ro, aun así, es cier­to que la fre­cuen­cia con la que veía a mis ami­gos se va a mo­di­fi­car. La vi­da de pa­re­ja tam­bién nos obli­ga a ce­der y ne­go­ciar to­do el tiem­po so­bre có­mo que­re­mos que va­ya la re­la­ción. En esa ne­go­cia­ción, a ve­ces pre­do­mi­na­rá uno y a ve­ces el otro, o al me­nos es­to es lo más sano que po­dría pa­sar. Es­tas cues­tio­nes ne­ga­ti­vas que tie­ne un víncu­lo se­rían los cos­tos de las cues­tio­nes po­si­ti­vas que te con­ta­ba an­tes.

Más allá de to­dos los be­ne­fi­cios y los per­jui­cios de es­tar en pa­re­ja, la gen­te se separa igual. Es­to su­po­ne que lo ma­lo que pue­de ocu­rrir en una re­la­ción y los con­flic­tos que es­ta tie­ne que atra­ve­sar, po­seen su­fi­cien­te pe­so pa­ra anu­lar to­do lo bueno. Por otro la­do, es­tá cla­ro que es­tar fe­liz­men­te en pa­re­ja im­pli­ca más co­sas bue­nas que ma­las.

Aho­ra bien, la ma­yo­ría de las pa­re­jas co­mien­zan bien su re­la­ción y van atra­ve­san­do di­fe­ren­tes eta­pas: del enamo­ra­mien­to a la pro­fun­di­za­ción del víncu­lo, y de allí a la ma­du­ra­ción de la re­la­ción; sin em­bar­go, en al­gún pun­to de la his­to­ria, pue­den exis­tir ries­gos de se­pa­ra­ción.

Del li­bro “¡No te aguan­to más! Cla­ves pa­ra des­ar­ti­cu­lar los con­flic­tos de pa­re­ja”, Urano (ww.edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.