Me­nin­gi­tis, adolescentes en ries­go

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Asesoró: Dr. Ro­ber­to Deb­bag, mé­di­co pe­dia­tra in­fec­tó­lo­go y vi­ce­pre­si­den­te de la Sociedad Ar­gen­ti­na de In­fec­to­lo­gía Pe­diá­tri­ca.

En los úl­ti­mos me­ses se re­gis­tra­ron ca­sos ais­la­dos de me­nin­gi­tis en dis­tin­tas pro­vin­cias del país. La va­cu­na con­tra el me­nin­go­co­co que pre­vie­ne la me­nin­gi­tis me­nin­go­có­ci­ca, se in­cor­po­ró al Ca­len­da­rio Na­cio­nal de Va­cu­nas a prin­ci­pios de es­te año.

Al­gu­nos fac­to­res ta­les co­mo el es­ti­lo de vi­da o com­por­ta­mien­tos so­cia­les pue­den po­ner a los adolescentes fren­te a un ma­yor ries­go de con­traer la in­fec­ción por me­nin­go­co­co. Es­tar can­sa­dos o te­ner pa­tro­nes irre­gu­la­res de sue­ño, pue­den de­bi­li­tar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, lo que po­dría ha­cer­los más pro­pen­sos a con­traer en­fer­me­da­des co­mo la me­nin­gi­tis por me­nin­go­co­co.

La bac­te­ria que pro­du­ce la en­fer­me­dad se trans­mi­te de per­so­na a per­so­na a tra­vés de go­ti­tas de se­cre­cio­nes res­pi­ra­to­rias o de la gar­gan­ta y el con­ta­gio se pro­du­ce por el con­tac­to es­tre­cho y pro­lon­ga­do de be­sos, es­tor­nu­dos, tos, dor­mi­to­rios co­lec­ti­vos o por me­dio de va­ji­llas y cu­bier­tos com­par­ti­dos con una per­so­na in­fec­ta­da, con­duc­tas muy fre­cuen­tes en­tre los adolescentes.

La me­nin­gi­tis me­nin­go­có­ci­ca es una in­fec­ción bac­te­ria­na gra­ve de las mem­bra­nas que ro­dean el ce­re­bro y la mé­du­la es­pi­nal. Pue­de cau­sar im­por­tan­tes da­ños ce­re­bra­les y es mor­tal en el 50% de los ca­sos no tra­ta­dos.

La en­fer­me­dad me­nin­go­có­ci­ca in­va­si­va (EMI) po­see una al­ta ta­sa de mor­ta­li­dad y en mu­chos ca­sos trae com­pli­ca­cio­nes y se­cue­las gra­ves, prin­ci­pal­men­te neu­ro­ló­gi­cas co­mo la pér­di­da de la au­di­ción, con­vul­sio­nes, hi­dro­ce­fa­lia, re­tra­so ma­du­ra­ti­vo neu­ro­ló­gi­co y ampu­tación de miem­bros. Es una en­fer­me­dad de­vas­ta­do­ra que pue­de lle­var a la muer­te en me­nos de 24 ho­ras.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) res­pal­da la va­cu­na­ción co­mo me­di­da de pre­ven­ción pri­ma­ria. Es im­por­tan­te va­cu­nar a los gru­pos de ries­go, así co­mo tam­bién a los adolescentes ya que es­tos úl­ti­mos se en­cuen­tran fre­cuen­te­men­te en si­tua­cio­nes so­cia­les que fa­vo­re­cen la tras­mi­sión de la bac­te­ria, co­mo por ejem­plo, reunio­nes so­cia­les, bai­les, fies­tas o in­clu­so asis­tir al club o al co­le­gio.

Con el con­sen­so de la Co­mi­sión Na­cio­nal de In­mu­ni­za­cio­nes (CoNaIn), la Sociedad Ar­gen­ti­na de In­fec­to­lo­gía, la Sociedad Ar­gen­ti­na de Pe­dia­tría y la Sociedad Ar­gen­ti­na de In­fec­to­lo­gía Pe­diá­tri­ca, la va­cu­na con­tra me­nin­go­co­co (que in­clu­ye uno de los se­ro­gru­pos de ma­yor cir­cu­la­ción en nues­tro país) fue in­clui­da en el Ca­len­da­rio Na­cio­nal de Va­cu­na­ción a par­tir de enero de 2017. La mis­ma es­tá in­di­ca­da pa­ra be­bés con un es­que­ma de 3 do­sis y pa­ra ni­ños y ni­ñas que cum­plan los 11 años, con una do­sis úni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.