¿Qué hi­cis­te en in­ter­net?

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Fuen­te: www.ce­lia­ma­bel­cam­pa­ne­lli.word­press.com

Roxana Mor­du­cho­wicz, au­to­ra del li­bro "Los chi­cos y las pan­ta­llas" (Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca), gra­fi­ca la ac­tua­li­dad de la re­la­ción de los chi­cos con las re­des:“Del mis­mo mo­do que uno les pre­gun­ta qué apren­die­ron en ma­te­má­ti­cas o his­to­ria, aho­ra hay que agre­gar una pre­gun­ta más. ¿Qué hi­cis­te hoy en In­ter­net?".

Co­mo prohi­bir no pa­re­ce ser el me­jor ca­mino por­que los chi­cos van a avan­zar igual en el uso de In­ter­net y los dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos, los pa­dres pue­den ayu­dar a sus hi­jos a que for­men un cri­te­rio y uti­li­cen el sen­ti­do co­mún cuando usan las re­des.Al­gu­nas es­tra­te­gias a te­ner en cuen­ta pa­ra me­jo­rar la se­gu­ri­dad de sus re­des so­cia­les:

Cre­den­cia­les de ac­ce­so. Ca­da si­tio cuen­ta con una va­rie­dad bas­tan­te am­plia de op­cio­nes dis­po­ni­bles pa­ra pre­ser­var la se­gu­ri­dad de sus cre­den­cia­les de ac­ce­so. A es­ta al­tu­ra, la ma­yo­ría ofre­ce al­gún ti­po de au­ten­ti­ca­ción.

Vi­sua­li­za­ción de con­te­ni­dos y pu­bli­ca­cio­nes. Es im­por­tan­te com­pro­bar quién tie­ne per­mi­so pa­ra ver los men­sa­jes. Hay cier­tos as­pec­tos del per­fil que no pue­den ha­cer­se pri­va­dos, por ejem­plo, la ima­gen que usa co­mo ava­tar o per­fil, y al­gu­nos da­tos bá­si­cos, co­mo el nom­bre de usua­rio.

La ma­yo­ría de los si­tios per­mi­ten pro­te­ger los posteos. Por más que se ha­ya con­fi­gu­ra­do un pú­bli­co li­mi­ta­do pa­ra los men­sa­jes, si­gue sien­do una bue­na idea pu­bli­car in­for­ma­ción pen­san­do que to­do lo que se di­ga pue­de que­dar ex­pues­to pú­bli­ca­men­te. In­for­ma­ción de con­tac­to y ubicación. Las re­des so­cia­les usan di­fe­ren­tes me­dios pa­ra que los de­más se pue­dan po­ner en con­tac­to con uno. Apar­te de las op­cio­nes de men­sa­je­ría di­rec­ta, es po­si­ble que se so­li­ci­te in­gre­sar un nú­me­ro te­le­fó­ni­co o co­rreo elec­tró­ni­co y en al­gu­nos ca­sos in­clu­so la di­rec­ción fí­si­ca. Hay que te­ner en cuen­ta que to­dos es­tos da­tos se pue­den en­con­trar sin mu­cha di­fi­cul­tad con una bús­que­da…

En­vío de men­sa­jes y co­men­ta­rios. Al­gu­nos si­tios per­mi­ten li­mi­tar quién pue­de en­viar men­sa­jes o pu­bli­car co­men­ta­rios so­bre nues­tros posteos. Pa­ra eso, se pue­de se­lec­cio­nar o blo­quear gru­pos es­pe­cí­fi­cos o per­so­nas in­di­vi­dua­les.

Eti­que­tas en fo­to­gra­fías y ví­deos. Las re­des per­mi­ten au­to­ri­zar el eti­que­ta­do de ma­te­ria­les subidos.

Se­gui­mien­to y anun­cios. La ma­yo­ría de los si­tios web (no so­lo los de re­des so­cia­les) ha­cen cier­to se­gui­mien­to de las ac­ti­vi­da­des on­li­ne con el fin de mos­trar anun­cios per­so­na­li­za­dos.Al­gu­nos si­tios per­mi­ten ajus­tar có­mo o cuán­do se ha­ce es­te ti­po de se­gui­mien­to o qué pu­bli­ci­da­des se pue­den mos­trar.

No­ti­fi­ca­cio­nes. El en­vío de no­ti­fi­ca­cio­nes des­de las re­des so­cia­les pue­de te­ner con­se­cuen­cias muy di­ver­sas. Mien­tras que por un la­do per­mi­ten en­te­rar­se si ocu­rre al­go ines­pe­ra­do o no desea­do, por el otro, pue­den ser una ava­lan­cha de in­for­ma­ción po­ten­cial­men­te pri­va­da enviada a tra­vés de un ca­nal no ci­fra­do que pue­de ser se­cues­tra­da con fi­nes ma­li­cio­sos.

Re­pro­duc­ción au­to­má­ti­ca. El con­te­ni­do que se eje­cu­ta au­to­má­ti­ca­men­te a ve­ces pue­de ser un pro­ble­ma. En el peor de los ca­sos, pue­de usar­se co­mo una for­ma de ejecutar con­te­ni­do ma­li­cio­so. Si se des­ac­ti­va la fun­ción de “re­pro­duc­ción au­to­má­ti­ca”, se ten­drá que cli­quear pa­ra ejecutar ví­deos pu­bli­ca­dos por otros usua­rios, pe­ro tam­bién se evi­ta­rá lle­var­se va­rias sor­pre­sas mo­les­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.