CO­MER SO­LO POR HAM­BRE

Mia - - NUTRICIÓN -

El ham­bre emo­cio­nal se des­en­ca­de­na por una si­tua­ción que al­te­ra nues­tras emo­cio­nes y, aun­que pa­rez­ca in­creí­ble, pue­de ser no so­lo por tris­te­za o ner­vios, ¡sino has­ta por fe­li­ci­dad! En­ton­ces, en ese mo­men­to, el ce­re­bro “le di­ce” al es­tó­ma­go que no le im­por­ta que el es­tó­ma­go no ten­ga ham­bre, que él, que to­ma las de­ci­sio­nes, quie­re se­ro­to­ni­na.

Es­ta hor­mo­na con­tro­la nues­tro hu­mor y tam­bién se aso­cia al pla­cer. Cuando es­ta­mos mu­cho tiem­po sin co­mer o te­ne­mos ham­bre, apa­re­ce el tan mo­les­to mal­hu­mor y que pro­ba­ble­men­te co­noz­cas por ha­ber es­ta­do con una per­so­na a die­ta res­tric­ti­va, o qui­zá por tu pro­pia ex­pe­rien­cia.

Cuando una per­so­na tie­ne ba­jo ni­vel de se­ro­to­ni­na se pue­den des­en­ca­de­nar es­ta­dos de­pre­si­vos y al­te­ra­cio­nes de la per­so­na­li­dad, co­mo los com­por­ta­mien­tos com­pul­si­vos. No por na­da cuando uno es­tá a die­ta res­tric­ti­va tie­ne cam­bios de hu­mor per­ma­nen­te.

Aho­ra bien, te­ne­mos tres pro­ble­mas al co­mer por emo­cio­nes. Uno cree que el in­con­ve­nien­te de co­mer cuando no se sien­te ham­bre real, sino por ham­bre emo­cio­nal, es so­la­men­te el au­men­to de pe­so, pe­ro va mu­chí­si­mo más allá de eso. Las otras tres con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas son:

Ca­lo­rías en ex­ce­so sin ne­ce­si­dad.

Se deja la hue­lla: “Co­mo esa vez es­ta­ba tris­te, co­mí y se me pa­só, la pró­xi­ma vez ha­ré lo mis­mo”. Es de­cir, al no­tar que co­mien­do ba­ja la an­sie­dad y esa emo­ción des­apa­re­ce, ca­da vez que uno vuel­va a es­tar enoja­do, tris­te, ner­vio­so, etc., vol­ve­rá a co­mer, por­que la co­mi­da brin­dó cal­ma.

No cam­bia na­da: por más que se co­ma, no hay so­lu­ción. Al co­mer por emo­ción no nos per­mi­ti­mos sen­tir lo que nos pa­sa y no bus­ca­mos re­sol­ver­lo. La co­mi­da no va a arre­glar el pro­ble­ma que ten­ga­mos en el tra­ba­jo, o la an­gus­tia y tris­te­za por ha­ber per­di­do a un ser que­ri­do, o los ner­vios por el exa­men que te­ne­mos que ren­dir de to­das ma­ne­ras.

Hay que te­ner en cuen­ta que el pi­co de an­sie­dad siem­pre ba­ja. Uno no es­tá an­sio­so to­do el tiem­po; de he­cho, al co­mer, se vuel­ve al es­ta­do nor­mal. Es cues­tión de apren­der a ma­ne­jar esos pi­cos dis­tra­yén­do­se, ha­cien­do al­go que no sea ir a la co­ci­na o al su­per­mer­ca­do. No es na­da fá­cil con­tro­lar­lo, pe­ro siem­pre lo me­jor es tra­tar es­tas si­tua­cio­nes con un li­cen­cia­do en Nu­tri­ción y un psi­có­lo­go (si es ne­ce­sa­rio, se de­ri­va a psi­quia­tra) y que en­tre am­bos bus­quen las he­rra­mien­tas pa­ra evi­tar el co­mer por ham­bre emo­cio­nal. Los pro­fe­sio­na­les siem­pre van a ayu­dar y acom­pa­ñar en el pro­ce­so. Lo que se uti­li­za mu­cho pa­ra tra­tar es­te ti­po de ca­sos en nu­tri­ción esa pe­dir­le al pa­cien­te que tra­te de de­tec­tar qué le pa­só en ese mo­men­to de atra­cón o pi­co­teo, si sen­tía abu­rri­mien­to, ner­vios, o bien te­nía pen­sa­mien­tos par­ti­cu­la­res, etc., pa­ra po­der tra­ba­jar jun­to con el te­ra­peu­ta la cau­sa del ham­bre emo­cio­nal.No es un tra­ba­jo sen­ci­llo, lle­va tiem­po y mu­cha cons­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.