FENG SHUI. Cui­da­do

Es esen­cial sa­ber dón­de co­lo­car­los o có­mo anu­lar su ma­la in­fluen­cia en ca­so de que no se pue­dan cam­biar de lu­gar

Mia - - SUMARIO -

con los es­pe­jos

Los es­pe­jos son un ele­men­to in­dis­pen­sa­ble en la de­co­ra­ción de los am­bien­tes, sin em­bar­go, cuan­do no se uti­li­zan en la for­ma ade­cua­da ge­ne­ran ener­gía ne­ga­ti­va. Por es­ta ra­zón, cuan­do no se tie­ne la su­fi­cien­te in­for­ma­ción con res­pec­to a los efec­tos que pu­die­ra cau­sar en de­ter­mi­na­do sec­tor de la ca­sa, lo me­jor es evi­tar­los.

Es­ta afir­ma­ción no es ar­bi­tra­ria sino que tie­ne su fun­da­men­to en las le­yes del Feng Shui: el es­pe­jo re­fle­ja do­ble ener­gía,Yin en la som­bra yYang al ai­re li­bre. Ob­via­men­te, es­te ele­men­to se uti­li­za en el in­te­rior de una ca­sa u ofi­ci­na, por lo cual ac­túa du­pli­can­do la ener­gía Yin y pro­vo­can­do un des­equi­li­brio ener­gé­ti­co. Co­lo­car es­pe­jos muy gran­des o va­rios de ellos en una ca­sa pue­de afec­tar ne­ga­ti­va­men­te al or­ga­nis­mo de las per­so­nas que allí ha­bi­tan. El sín­to­ma más co­mún es el can­san­cio y la fal­ta de vo­lun­tad.

Sin em­bar­go, es­to no sig­ni­fi­ca que de­ba­mos ol­vi­dar­nos por com­ple­to de ellos, sim­ple­men­te es ne­ce­sa­rio bus­car la ubi­ca­ción “sa­lu­da­ble”.

Evi­tar­los en el cuar­to

Por el con­tra­rio, el si­tio don­de no es con­ve­nien­te co­lo­car­lo es en el dor­mi­to­rio, es­pe­cial­men­te fren­te a la ca­ma, ya que afec­ta di­rec­ta­men­te a la sa­lud y al es­ta­do de áni­mo. Se­gún los es­pe­cia­lis­tas en Feng Shui, un es­pe­jo co­lo­ca­do fren­te a la ca­ma, im­pli­ca que la ima­gen cor­po­ral se re­fle­je en él y que se pro­vo­que un “cho­que” de ener­gía que se­rá de­vuel­ta. Te­nien­do en cuen­ta que al dor­mir, la ener­gíaYang (ca­lor) ba­ja y la Yin (frío) sube, el re­fle­jo cau­sa­rá el do­ble de ener­gía Yin, lo que pro­vo­ca­rá un gran ma­les­tar fí­si­co, in­som­nio, irri­ta­ción, etc. Lo ideal es no te­ner uno allí

o man­te­ner­lo ta­pa­do mien­tras se es­té acos­ta­do o dur­mien­do.

Más es­pa­cio, me­nos ener­gía

En las sa­las de es­tar de pe­que­ñas di­men­sio­nes, es co­mún ins­ta­lar gran­des es­pe­jos pa­ra dar la sen­sa­ción de am­pli­tud y lu­mi­no­si­dad. Es de­cir que se es­tá ge­ne­ran­do una fan­ta­sía, ese es­pa­cio no es ver­da­de­ro y, por lo tan­to, la ener­gía no es bue­na. Pe­ro no to­do es­tá per­di­do: la so­lu­ción pa­ra lo­grar el equi­li­brio es co­lo­car so­bre ellos un adorno (cua­dro, colgante, etc. ) de un co­lor que re­pre­sen­te la ener­gía Yang, por ejem­plo, ro­jo (Yang por ex­ce­len­cia), ama­ri­llo, na­ran­ja etc.

Fren­te a las puer­tas con cui­da­do

Su­pues­ta­men­te, un es­pe­jo ins­ta­la­do fren­te a la puer­ta de en­tra­da de la ca­sa im­pi­de que en­tre la ener­gía ne­ga­ti­va y hay al­go de cier­to en tal afir­ma­ción; sin em­bar­go, tam­bién se co­rre el ries­go de que no en­tre la ener­gía vi­tal, es de­cir la ener­gía bue­na. Lo mis­mo ocu­rre cuan­do se los po­ne fren­te a una ven­ta­na. Lo más ade­cua­do es co­lo­car­los en una pa­red la­te­ral.

Pre­sen­tes en los co­mer­cios

En los lo­ca­les es fun­da­men­tal co­lo­car es­pe­jos pa­ra acre­cen­tar las ven­tas, de­bi­do a que, cuan­do las per­so­nas ven de­ter­mi­na­dos ob­je­tos re­fle­ja­dos y mul­ti­pli­ca­dos en los es­pe­jos, se ge­ne­ra un im­pul­so por ad­qui­rir­los. Lo mis­mo ocu­rre en los res­tau­ran­tes, cuan­do un pla­to, ya sea el pro­pio o el de otro co­men­sal, se du­pli­ca, el de­seo es co­mer más.

Los prohi­bi­dos

Se­gún las re­glas del Feng Shui no es con­ve­nien­te uti­li­zar es­pe­jos an­ti­guos, es­pe­cial­men­te si no se co­no­ce la pro­ce­den­cia de los mis­mos, de­bi­do a que en ellos pu­die­ron ha­ber­se re­fle­ja­do si­tua­cio­nes ne­ga­ti­vas que ge­ne­ran ma­la ener­gía.

Tam­bién es­tán to­tal­men­te prohi­bi­dos aque­llos en mal es­ta­do (ro­tos, con hu­me­dad, ra­ya­dos, etc.) y los bi­se­la­dos o ta­lla­dos, por­que de­vuel­ven una ima­gen dis­tor­sio­na­da y ne­ga­ti­va.

Neu­tra­li­zar los efec­tos

Cuan­do no es po­si­ble (o no se quie­re) pres­cin­dir de los es­pe­jos, de­ben po­ner­se en prác­ti­ca al­gu­nos tru­cos que ac­túan con­tra­rres­tan­do los efec­tos ne­ga­ti­vos. Por ejem­plo, col­gar so­bre él al­gu­nas cin­tas de co­lor ro­jo pa­ra for­ta­le­cer la ener­gía Yang y con­tra­rres­tar la ener­gía Yin. Otra op­ción es co­lo­car una luz que en­fo­que des­de arri­ba ha­cia aba­jo, en for­ma de cor­ti­na.

Una plan­ta de­lan­te del es­pe­jo tam­bién ac­túa co­mo ba­rre­ra, ade­más ab­sor­be la ener­gía ne­ga­ti­va y la trans­for­ma en po­si­ti­va; ade­más es muy de­co­ra­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.