GUÍA DE AR­TE & ES­PEC­TÁCU­LOS. To­do lo que hay pa­ra ver

Mia - - SUMARIO -

-¿Có­mo es tu per­so­na­je en es­ta obra?

-Se lla­ma Lau­ra y es una chi­ca sú­per di­ver­ti­da, sin nin­gún ti­po de fil­tro ni pa­ra ha­blar ni pa­ra ac­cio­nar. Es in­ge­nua y a la vez muy au­tén­ti­ca y sin­ce­ra. Cui­da mu­cho su ima­gen, le gus­ta ver­se siem­pre arre­gla­da y ves­ti­da ele­gan­te. Es adic­ta a los za­pa­tos, a las ami­gas y a reír sin pa­rar. Ama mu­cho a su pa­re­ja, con quien con­vi­ve ha­ce dos años.

-¿Cuá­les son los con­flic­tos de las cua­tro pa­re­jas pro­ta­go­nis­tas?

-En la de Jor­ge y Ana, él es el tí­pi­co ma­cho ar­gen­tino, in­fiel por na­tu­ra­le­za, que ha­rá to­do lo po­si­ble cuan­do in­clu­so ya es­tá hun­di­do en su pro­pia men­ti­ra pa­ra ha­cer que su mu­jer crea en su ho­nes­ti­dad. Catalina y Diego ha­ce ra­to que vie­nen te­nien­do con­flic­tos con res­pec­to a la fre­cuen­cia de sus re­la­cio­nes se­xua­les los que se irán re­sol­vien­do a lo lar­go de la obra de ma­ne­ra ines­pe­ra­da. En el ca­so de Sel­va y Joa­quín, ella es una mu­jer gran­de, quien lue­go de su­frir mu­cho por un ex­ma­ri­do in­fiel, de­ci­de in­ti­mar con un jo­ven. El pro­ble­ma de Sel­va es que se la pa­sa dan­do cá­te­dra a sus ami­gas de có­mo de­ben ac­tuar con sus res­pec­ti­vos hom­bres y a la ho­ra de ser ella quien se en­cuen­tra en la si­tua­ción de pa­re­ja, di­rec­ta­men­te lo vuel­ve lo­co al po­bre chi­co. Por úl­ti­mo, Al­do, mi pa­re­ja, es el pro­to­ti­po del que vi­ve pa­ra los ami­gos, el la­bu­ro, el fút­bol, la ma­dre y sin dar­se cuen­ta y, a pe­sar de amar­me mu­cho, des­cui­da nues­tra re­la­ción, lo que me lle­va a ha­cer al­go que no voy a re­ve­lar.

-¿La fic­ción, en es­te ca­so, re­fle­ja la reali­dad de las pa­re­jas?

-Es la­men­ta­ble pe­ro no hay quien no se sien­ta iden­ti­fi­ca­do con la te­má­ti­ca de la obra. Gi­na Pic­ci­ri­lli, la au­to­ra y di­rec­to­ra, es de las que es­tá siem­pre ro­dea­da de ami­gas y su­po ba­jar al pa­pel de una ma­ne­ra ma­gis­tral si­tua­cio­nes ex­traí­das de su pro­pia ex­pe­rien­cia o de la de sus co­le­gas, co­mo di­ce ella, por­que aun­que na­ció en Ar­gen­ti­na, pa­só ca­si to­da su vi­da en Es­pa­ña. De cual­quier mo­do, sos­pe­cho que to­das sus his­to­rias es­tán ba­sa­das en su pro­pia vi­da pe­ro co­mo es­tá fe­liz­men­te ca­sa­da y pa­ra man­te­ner la paz en su ho­gar, ella di­ce que la ma­yo­ría de los ca­sos fue­ron ins­pi­ra­dos en sus amis­ta­des.

-¿Có­mo tra­ba­jas­te tu per­so­na­je?

- Ape­nas ter­mi­né de leer el tex­to su­pe que que­ría ser par­te de es­ta obra, cos­ta­ra lo que cos­ta­se y que me iba a di­ver­tir mu­chí­si­mo pre­pa­ran­do el per­so­na­je. Me lle­vó su tiem­po en­con­trar­le el rit­mo a Lau­ra, quien

a ve­ces pa­re­cía ir más len­to que el co­mún de la gen­te, pe­ro, en reali­dad tie­ne mil co­sas en la ca­be­za, lo que ha­ce que pa­rez­ca que vi­ve col­ga­da de la pal­me­ra. No fue di­fí­cil el en­sa­yo por­que for­ma­mos un equi­po ma­ra­vi­llo­so y an­te cual­quier di­fi­cul­tad es­cé­ni­ca es fá­cil en­con­trar la so­lu­ción en los ojos de mis com­pa­ñe­ros. La ver­dad es que es un pla­cer ha­cer es­ta obra, di­ver­tir a la gen­te y reír­nos de no­so­tros mis­mos.

-¿Ellos y ellas se reúnen por se­pa­ra­do pa­ra po­der tam­bién des­cu­brir las di­fe­ren­cias de los gé­ne­ros?

-Sí y es ge­nial ver có­mo los hom­bres ha­blan po­co, cuen­tan me­nos, no dan mu­chos de­ta­lles y , en cam­bio, no­so­tras nos con­ta­mos ab­so­lu­ta­men­te to­do. A ellos les cues­ta más abrir­se, llo­rar y no­so­tras po­de­mos con­ver­tir­nos en un océano de lá­gri­mas en po­cos mi­nu­tos. No ten­go du­das de que ab­so­lu­ta­men­te to­dos los es­pec­ta­do­res vuel­ven a sus ca­sas pen­san­do y re­plan­teán­do­se mu­chas co­sas de la in­ti­mi­dad de su vi­da amo­ro­sa ade­más de ha­ber­se reí­do sin pa­rar du­ran­te una ho­ra. El pú­bli­co agra­de­ce mu­chí­si­mo una obra de tea­tro in­de­pen­dien­te, a pre­cio ac­ce­si­ble y que sea una ri­sa de prin­ci­pio a fin. Po­der dar­le to­do eso a la gen­te pa­ra mí co­mo ac­triz, es el me­jor mi­mo pa­ra el al­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.