LU­GA­RES DEL MUN­DO. Los ver­da­de­ros vi­kin­gos

Un nue­vo mu­seo en Es­to­col­mo mues­tra otra reali­dad de es­ta et­nia his­tó­ri­ca y per­mi­te com­par­tir y co­no­cer sus cos­tum­bres

Mia - - SUMARIO -

Un mu­seo de­di­ca­do a la his­to­ria de los vi­kin­gos es el úl­ti­mo que se ha aña­di­do a un com­ple­jo si­tua­do en la is­la de Djur­gar­den, al es­te de Es­to­col­mo, un lu­gar tu­rís­ti­co que tam­bién al­ber­ga el po­pu­lar Mu­seo ABBA.

"Hay mu­chas his­to­rias so­bre los vi­kin­gos. La ma­yo­ría son fal­sas. Pa­ra em­pe­zar, no lle­va­ban cas­cos con cuer­nos", sos­tie­ne Ulf Lars­son, co­fun­da­dor del

nue­vo cen­tro que mues­tra, en­tre otros ob­je­tos ex­pues­tos, a un vi­kin­go de ta­ma­ño real he­cho a ba­se de res­tos hu­ma­nos au­tén­ti­cos, así co­mo un via­je vi­sual in­ter­ac­ti­vo al pa­sa­do.

El Mu­seo Vi­kin­ga­liv in­ten­ta des­pe­jar ma­len­ten­di­dos apro­ve­chan­do el in­te­rés que sus­ci­ta lo que pro­ba­ble­men­te es el pe­río­do his­tó­ri­co más co­no­ci­do de Es­can­di­na­via. "El ob­je­ti­vo es ha­blar a los vi­si­tan­tes de la gen­te, no de los ob­je­tos", ex­pli­ca Lars­son. El mu­seo cen­tra la aten­ción en his­to­rias, no en de­ta­lles ar­queo­ló­gi­cos, y los ob­je­tos ex­pues­tos de­be­rían ge­ne­rar "un en­ten­di­mien­to so­bre el in­ter­cam­bio cul­tu­ral" en el pa­sa­do.

Los vi­si­tan­tes re­ci­ben in­for­ma­ción so­bre los di­fe­ren­tes ras­tros que de­jó la era vin­kin­ga, que va de fi­na­les del si­glo VIII a fi­na­les del XI, en la cul­tu­ra oc­ci­den­tal y en al­gu­nas re­gio­nes de Europa. Por ejem­plo, la pa­la­bra in­gle­sa thurs­day (jue­ves) vie­ne de Thor, el dios nór­di­co del trueno, y la ter­mi­na­ción "ga­te" de­ri­va de la pa­la­bra nór­di­ca "ga­ta", que sig­ni­fi­ca ca­lle o ca­mino. Tam­bién hay in­nu­me­ra­bles pue­blos y ciu­da­des que fue­ron fun­da­dos o po­bla­dos por vi­kin­gos, por ejem­plo, la ca­pi­tal de Ir­lan­da, Du­blín.

Los vi­kin­gos fue­ron asi­mis­mo fa­mo­sos co­mer­cian­tes, cu­ya red de ope­ra­cio­nes iba del río Vol­ga y el ac­tual Es­tam­bul has­ta las cos­tas de Te­rra­no­va. Sin em­bar­go, los vi­si­tan­tes del mu­seo tam­bién re­ci­ben in­for­ma­ción so­bre el pa­pel in­fa­me de es­ta et­nia co­mo tra­fi­can­tes de es­cla­vos y sa­quea­do­res.

Uno de los ob­je­tos más in­tere­san­tes es el vi­kin­go de ta­ma­ño real re­cons­trui­do a ba­se de los res­tos de un hom­bre del si­glo X ha­lla­dos en Sig­tu­na, al nor­te de Es­to­col­mo. La ex­po­si­ción in­clu­ye tam­bién va­rias pan­ta­llas in­ter­ac­ti­vas que ex­plo­ran di­fe­ren­tes te­mas, por ejem­plo el pa­pel que desem­pe­ña­ban las mu­je­res en la so­cie­dad vi­kin­ga, lo que co­mía la gen­te, piedras con ru­nas y re­li­gión.

Co­mo par­te del es­pec­tácu­lo, los vi­si­tan­tes suben a un ca­rro vi­kin­go pa­ra via­jar de re­gre­so al año 963 y es­cu­char a una mu­jer vie­ja, Ragn­frid, con­tan­do his­to­rias del pa­sa­do de su fa­mi­lia ba­sa­das en fuen­tes his­tó­ri­cas. "Es­ta sa­ga es al­go bas­tan­te nue­vo pa­ra un mu­seo en Sue­cia", di­ce su crea­dor, el ar­queó­lo­go Mats Va­nehem.

Pa­ra re­ma­tar la ex­pe­rien­cia, el mu­seo in­clu­so cuen­ta con un res­tau­ran­te con vis­tas al puer­to de Es­to­col­mo lla­ma­do "Glod" (as­cuas), don­de los vi­si­tan­tes pue­den co­mer es­to­fa­dos y sal­chi­chas he­chos con pro­duc­tos que es­ta­ban dis­po­ni­bles "ha­ce 1.000 años", se­gún la res­tau­ra­do­ra An­na Broms.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.