JAR­DÍN. He­le­chos per­fec­tos

De­co­ran cual­quier am­bien­te y ofi­cian co­mo pu­ri­fi­ca­do­res del ai­re. Cui­da­dos bá­si­cos pa­ra que vi­van mu­cho tiem­po

Mia - - SUMARIO -

Son in­dis­pen­sa­bles pa­ra dar­le un to­que de dis­tin­ción al li­ving, ba­ño o pa­tios in­ter­nos, por lo cual son muy re­que­ri­dos en de­co­ra­ción. Sin em­bar­go, al­gu­nas per­so­nas no se ani­man a te­ner­los de­bi­do a que no lo­gran dar con los cui­da­dos ade­cua­dos. Por eso, en es­ta no­ta de­ta­lla­mos cuá­les son los pun­tos más im­por­tan­tes pa­ra te­ner la plan­ta más be­lla.

Pa­ra co­men­zar bien es ne­ce­sa­rio lle­nar la ma­ce­ta con mez­clas suel­tas de cor­te­za, ho­ja de pino, re­sa­ca de río, tur­ba y, en me­nor pro­por­ción, tie­rra. De es­ta ma­ne­ra se evi­ta­rá la acu­mu­la­ción ex­ce­si­va de agua.

En cuan­to al rie­go, pre­fie­ren el agua de llu­via; pe­ro si se usa agua co­rrien­te, es con­ve­nien­te de­jar­la re­po­sar unas ho­ras an­tes de regar. Es­te de­be ser abun­dan­te pe­ro evi­tan­do el en­char­ca­mien­to.

Es me­jor que la luz la re­ci­ban fil­tra­da, es de­cir que el sol no le dé di­rec­ta­men­te; lo ideal es co­lo­car­los cer­ca de una ven­ta­na, don­de re­ci­ban mu­cha cla­ri­dad.

Por otra par­te, de­ben ser fer­ti­li­za­dos, aun­que siem­pre es con­ve­nien­te usar pro­duc­tos na­tu­ra­les; pa­ra ha­cer­lo, agre­gar al agua de rie­go el ju­go de un li­món, has­ta dos ve­ces por se­ma­na. Otra op­ción es la le­va­du­ra de cer­ve­za fres­ca des­gra­na­da en la ma­ce­ta; es­to los nu­tre y los man­tie­ne sa­lu­da­bles.

Las pla­gas son otro te­ma a tra­tar, en los he­le­chos son co­mu­nes las co­chi­ni­llas, las ba­bo­sas, los ca­ra­co­les y los pul­go­nes. Pa­ra eli­mi­nar­los y evi­tar­los, bas­ta­rá con pul­ve­ri­zar las ho­jas con una so­lu­ción de agua con unas go­tas de ju­go fres­co de li­món.

Los más re­sis­ten­tes

El he­le­cho “ni­do de ave” es ideal pa­ra te­ner en in­te­rio­res ya que no re­sis­te el frío, in­clu­so en ex­te­rio­res, aún a re­pa­ro, po­dría se­car­se. Ne­ce­si­ta lu­ga­res bien ilu­mi­na­dos y se desa­rro­lla muy bien en am­bien­tes se­cos, aun­que hay que con­tro­lar que, por es­te mo­ti­vo, no se lle­ne de co­chi­ni­llas y pul­go­nes.

Es­te ti­po de he­le­cho se de­be regar mo­de­ra­da­men­te y, ca­da tan­to, ro­ciar sus ho­jas pa­ra que au­men­te su hu­me­dad e in­clu­so su bri­llo. En oto­ño es acon­se­ja­ble abo­nar la tie­rra de la ma­ce­ta con al­gún abono or­gá­ni­co, por ejem­plo, hu­mus.

Es im­por­tan­te, tam­bién, es­tar aten­tos a la ne­ce­si­dad de cam­bio de ma­ce­ta, pa­ra eso se re­co­mien­da ca­da tan­to des­cal­zar la plan­ta y ob­ser­var el de­sa­rro­llo de la raíz, si es muy abun­dan­te, ne­ce­si­ta­rá otra de ma­yor ta­ma­ño.

El “he­le­cho ri­za­do” es otra va­rie­dad que desa­rro­lla muy bien en in­te­rio­res se­cos, in­clu­so so­por­ta las co­rrien­tes de ai­re. Se rie­gan so­la­men­te cuan­do la tie­rra es­tá se­ca y to­man­do la pre­cau­ción de no mo­jar sus ho­jas.

En los am­bien­tes ca­le­fac­cio­na­dos es con­ve­nien­te co­lo­car de­ba­jo de la ma­ce­ta un pla­to hon­do con agua pa­ra que ten­ga la hu­me­dad ne­ce­sa­ria y no se re­se­que.

Si la plan­ta se co­mien­za a de­te­rio­rar, es ne­ce­sa­rio eli­mi­nar to­das las ho­jas se­cas o man­cha­das y, si fue­se ne­ce­sa­rio, tras­plan­tar­la a una ma­ce­ta nue­va con tie­rra bien nu­tri­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.