PSI­CO­LO­GÍA. Be­ne­fi­cios de la ri­sa

La ri­sa tie­ne mu­chos be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud fí­si­ca y emo­cio­nal y ni si­quie­ra ne­ce­si­ta­mos ha­cer­lo a las car­ca­ja­das

Mia - - SUMARIO - Por Nés­tor Brai­dot* *Doc­tor en Cien­cias, mas­ter en Psi­co­bio­lo­gía del Com­por­ta­mien­to y en Neu­ro­cien­cias Cog­ni­ti­vas y au­tor de ‘Neu­ro­cien­cias pa­ra la vi­da’

La ma­yor par­te de las in­ves­ti­ga­cio­nes coin­ci­de en que un nú­me­ro alar­man­te de per­so­nas en el mun­do no son fe­li­ces y, lo que es peor, ¡lo han na­tu­ra­li­za­do! En­tre quie­nes se de­fi­nen co­mo po­co fe­li­ces y no han atra­ve­sa­do una tragedia im­por­tan­te (co­mo la pér­di­da de un ser que­ri­do) hay fac­to­res en co­mún, en­tre ellos: So­le­dad, es­ca­sa vi­da so­cial. Con­flic­tos la­bo­ra­les. Abu­rri­mien­to. Ru­ti­na.

In­sa­tis­fac­ción (con su cuer­po, con su po­der ad­qui­si­ti­vo, con su pa­re­ja, con su tra­ba­jo, etc.).

Frus­tra­ción (lo cual nor­mal­men­te desem­bo­ca en ce­los y en­vi­dia). Re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les tó­xi­cas. Es­ca­sos o nu­los es­pa­cios de pla­cer. Pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos re­cu­rren­tes. Ba­ja au­to­es­ti­ma.

¿Cuá­les son los de­no­mi­na­do­res co­mu­nes en las per­so­nas in­fe­li­ces? No es di­fí­cil ha­llar­los: sea cual sea la cau­sa (o las cau­sas) de in­fe­li­ci­dad, es­tas per­so­nas vi­ven mar­gi­na­das del pla­cer, del go­ce y del de­seo. La ma­yo­ría de es­tas per­so­nas ¡no ríe! y el he­cho de que no rían no es un te­ma me­nor. Ana­tó­mi­ca­men­te, la ri­sa pro­vo­ca la ac­ti- va­ción de más de un con­jun­to de múscu­los fa­cia­les que ha­ce que el or­ga­nis­mo se­gre­gue en­dor­fi­na, una sus­tan­cia que, a tra­vés de un pro­ce­so quí­mi­co, “flui­di­fi­ca las co­ne­xio­nes neu­ra­les”, fa­vo­re­cien­do los pro­ce­sos ce­re­bra­les de aten­ción y co­mu­ni­ca­ción.

Otras sus­tan­cias na­tu­ra­les que ge­ne­ra la ri­sa son si­mi­la­res a la mor­fi­na: pro­du­cen pla­cer y ate­núan la sen­sa­ción de do­lor. Al mis­mo tiem­po, es­ti­mu­lan el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co al au­men­tar la ac­ti­vi­dad de los lin­fo­ci­tos y otras cé­lu­las que com­ba­ten vi­rus y bac­te­rias.

¿Es­to es to­do?

No. Hay mu­cho más. La ri­sa sir­ve pa­ra le­van­tar el áni­mo, es­ti­mu­lar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, in­cre­men­tar la crea­ti­vi­dad y la lu­ci­dez men­tal. Po­see un efec­to anal­gé­si­co, crea un buen am­bien­te y pre­dis­po­ne a una bue­na co­mu­ni­ca­ción, re­la­ja y re­du­ce el es­trés, con­se­cuen­te­men­te, me­jo­ra la ca­pa­ci­dad pa­ra pen­sar y to­mar de­ci­sio­nes acer­ta­da­men­te. ¿Sus be­ne­fi­cios ter­mi­nan aquí? Nue­va­men­te, la res­pues­ta es no: ¡tam­bién ayu­da a quemar ca­lo­rías! Al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res sos­tie­nen que reír 100 ve­ces du­ran­te el día es equi­va­len­te a ha­cer un ejer­ci­cio ae­ró­bi­co du­ran­te 15 mi­nu­tos en bi­ci­cle­ta, lo cual no es po­co.

A ni­vel ce­re­bral, cuan­do reí­mos se des­en­ca­de­na un com­ple­jo pro­ce­so que in­vo­lu­cra tres me­ca­nis­mos muy im­por­tan­tes: el pen­sa­mien­to, el mo­vi­mien­to y la emo­ción. Ca­da uno de ellos ac­ti­va de­ter­mi­na­das áreas, in­clu­yen­do re­gio­nes pre­fron­ta­les (in­vo­lu­cra­das en el pro­ce­so cog­nos­ci­ti­vo y en el apre­cio del hu­mor), el área su­ple­men­ta­ria mo­to­ra (muy im­por­tan­te pa­ra el mo­vi­mien­to) y el nú­cleo ac­cum­bens (cen­tro del pla­cer).

De he­cho, pa­ra que el or­ga­nis­mo co­mien­ce a li­be­rar en­dor­fi­nas es su­fi­cien­te con “la mue­ca de la ri­sa”, no es ne­ce­sa­rio des­ter­ni­llar­nos a car­ca­ja­das pa­ra lo­grar un es­ta­do de bie­nes­tar emo­cio­nal. Cuan­do un es­tí­mu­lo di­ver­ti­do in­gre­sa a tra­vés de los sis­te­mas sen­so­ria­les, la res­pues­ta fí­si­ca es la ri­sa, por lo tan­to, se tra­ta de una par­te de la con­duc­ta hu­ma­na con­tro­la­da por el ce­re­bro.

La ri­sa tam­bién pue­de ser in­du­ci­da en for­ma ar­ti­fi­cial, no se tra­ta de las cos­qui­llas sino de un ex­pe­ri­men­to rea­li­za­do en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia du­ran­te el cual se ve­ri­fi­có que al es­ti­mu­lar por me­dio de elec­tro­dos un área del ce­re­bro (de­no­mi­na­da área mo­to­ra su­ple­men­ta­ria) se ge­ne­ra­ba una son­ri­sa. A me­di­da que la es­ti­mu­la­ción se iba in­ten­si­fi­can­do, los par­ti­ci­pan­tes pa­sa­ban a la ri­sa y, pos­te­rior­men­te, a la car­ca­ja­da.

Pa­ra apro­ve­char los efec­tos po­si­ti­vos de la ri­sa, no ne­ce­sa­ria­men­te de­be ser ge­nui­na co­mo la que pro­vo­ca una pe­lí­cu­la, un li­bro o cual­quier si­tua­ción di­ver­ti­da en la vi­da co­ti­dia­na, tam­po­co es­ti­mu­la­da con elec­tro­dos. Es su­fi­cien­te con es­ti­rar la co­mi­su­ra de los la­bios y son­reír. Si se de­ci­den a pro­bar­lo, ve­rán que les cam­bia el hu­mor.

Re­cuer­den:

Si no son fe­li­ces, se­gu­ra­men­te reirán po­co.

Si ríen po­co, es­tán afec­tan­do el desem­pe­ño de su ce­re­bro y lo más im­por­tan­te: los mo­men­tos fe­li­ces son es­ta­dos fi­sio­ló­gi­cos del ce­re­bro que pue­den ser ge­ne­ra­dos por no­so­tros mis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.