MAS­CO­TAS. El ju­gue­te ideal

Los pe­rros ne­ce­si­tan en­tre­te­ner­se y pa­ra eso sue­len echar mano a lo pri­me­ro que en­cuen­tran. Cuá­les son las pre­cau­cio­nes que de­ben to­mar­se pa­ra evi­tar ac­ci­den­tes y ele­gir lo me­jor pa­ra ellos

Mia - - SUMARIO - Fuen­te: pe­rrosy­sus­ra­zas.com

Es muy im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que el jue­go es el pri­mer víncu­lo de in­ter­ac­ción en­tre el pe­rro y el amo. Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, el due­ño de una mas­co­ta de­be con­si­de­rar el jue­go co­mo ac­ti­vi­dad im­pres­cin­di­ble pa­ra desa­rro­llar y man­te­ner ac­ti­va su in­te­li­gen­cia. Sin em­bar­go, no to­dos los ju­gue­tes son ade­cua­dos pa­ra los pe­rros, in­clu­so no es tan sen­ci­llo ga­ran­ti­zar por com­ple­to la se­gu­ri­dad de los mis­mos, por lo cual siem­pre es acon­se­ja­ble el con­trol. Exis­ten al­gu­nos de­ta­lles in­dis­pen­sa­bles pa­ra te­ner en cuen­ta y evi­tar to­do ti­po de ac­ci­den­tes.

En lí­neas ge­ne­ra­les, las co­sas más atrac­ti­vas pa­ra los pe­rros sue­len ser tam­bién las más pe­li­gro­sas. Por eso de­be­mos evi­tar que jue­guen con ca­de­nas, cin­tas, me­dias y cual­quier ob­je­to chi­co que pue­dan tra­gar­se. En es­te sen­ti­do, los ju­gue­tes de­ben ser di­rec­ta­men­te pro­por­cio­na­les al ta­ma­ño del pe­rro pa­ra evi­tar ac­ci­den­tes.

Por otra par­te, es re­co­men­da­ble evia­rro­jar tar los ju­gue­tes que no es­tén he­chos ex­pre­sa­men­te pa­ra pe­rros y, en el ca­so que lo sean, desechar­los cuan­do co­mien­zan a rom­per­se.

Otros chi­ches que de­ben evi­tar­se son aque­llos que emi­ten so­ni­dos al aplas­tar­los, ya que el pe­rro in­ten­ta­rá en­con­trar y des­truir el ob­je­to que lo pro­du­ce y po­dría tra­gár­se­lo.

Los re­co­men­da­dos

Un jue­go que sue­le gus­tar­les a to­dos los pe­rros es aquel que con­sis­te en un ob­je­to pa­ra que lo de­vuel­va y, en al­gu­nas oca­sio­nes, re­ci­bir un pre­mio por el tra­ba­jo rea­li­za­do. Es­to los ayu­da a ejer­ci­tar­se fí­si­ca­men­te y cal­mar la men­te, re­du­cien­do así el es­trés que le pro­vo­ca el en­cie­rro y el abu­rri­mien­to, si­tua­cio­nes co­mu­nes cuan­do pa­san va­rias ho­ras so­los en la ca­sa. En es­te ca­so, tam­bién de­be con­tro­lar­se que el ju­gue­te ele­gi­do no sea frá­gil, los me­jo­res son aque­llos de go­ma muy du­ra, por ejem­plo, pe­lo­tas, hue­sos y mu­ñe­cos, en­tre otros. Las cuer­das grue­sas ata­das con nu­dos gran­des es tam­bién una bue­na op­ción. Las pe­lo­tas de te­nis son una de las pre­fe­ri­das de los pe­rros, sin em­bar­go, siem­pre se de­be te­ner la pre­cau­ción de que el pe­rro no la mas­ti­que o co­rra el ries­go de tra­gár­se­la.

To­dos los pe­rros tie­nen al­gún ju­gue­te pre­fe­ri­do pa­ra dor­mir, ge­ne­ral­men­te es una al­moha­da o un pe­lu­che. En es­tos ca­sos, es im­por­tan­te ase­gu­rar­se que no lo rom­pan y tra­guen sus con­te­ni­do, o en el ca­so de los mu­ñe­cos, sus ojos u otras par­tes mo­vi­bles. Un de­ta­lle im­por­tan­te es que es­tos ele­men­tos de­ben ser ade­cua­dos pa­ra el ta­ma­ño del pe­rro; por ejem­plo, nun­ca se le de­be dar a un gran da­nes un pe­lu­che pe­que­ño, ya que po­dría tra­gár­se­lo.

Por otra par­te, es acon­se­ja­ble ro­tar los ju­gue­tes se­ma­nal­men­te, es de­cir que so­la­men­te ten­ga cier­tos ju­gue­tes a su dis­po­si­ción pa­ra que no se abu­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.