¿Por qué las pa­re­jas se se­pa­ran?

Mia - - BELLEZA - Por Se­bas­tián Gi­ro­na*

Me pa­re­ce muy im­por­tan­te pen­sar por qué las pa­re­jas se se­pa­ran o, di­cho de otra for­ma, cuál es el mo­ti­vo fun­da­men­tal pa­ra que eso ocu­rra tan se­gui­do. Más allá de que exis­tan mu­chos mo­ti­vos (co­mo, por ejem­plo, in­fi­de­li­dad, mal­tra­to fí­si­co o psi­co­ló­gi­co, ce­los, fal­ta de co­mu­ni­ca­ción, con­trol ex­ce­si­vo, fal­ta de se­xo, ais­la­mien­to, et­cé­te­ra), to­dos es­tos es­tán en el plano de la su­per­fi­cie, tie­nen que ver con la anéc­do­ta. Se­ría co­mo la go­ta que re­ba­sa el va­so. A me­nu­do las pa­re­jas se pe­lean por mo­ti­vos "ton­tos", por ejem­plo, si yen­do en el au­to do­blo en una ca­lle o en la otra, si ella col­gó la toa­lla de una ma­ne­ra o de otra, si yo ol­vi­dé lo que te­nía que com­prar. Es de­cir que las pe­leas se pre­sen­tan mu­chas ve­ces por las co­sas más sen­ci­llas del mun­do. Por su­pues­to, tam­bién exis­ten dispu­tas por mo­ti­vos más com­ple­jos, pe­ro es­tas no son las más ha­bi­tua­les. Las más co­mu­nes, tal co­mo di­ji­mos, son las co­ti­dia­nas. Por de­ba­jo de es­tos mo­ti­vos del día a día y de ma­ne­ra so­la­pa­da, exis­te un por qué es­truc­tu­ral que siem­pre sue­le ser el mis­mo.

Es­te fac­tor fun­da­men­tal se en­cuen­tra en la ba­se de cual­quier pe­lea y even­tual se­pa­ra­ción y es­tá pre­sen­te en to­das las pa­re­jas, con­for­ma su es­truc­tu­ra y de­ter­mi­na su fun­cio­na­mien­to. Es­te fac­tor, tan im­por­tan­te y de­ci­si­vo, tie­ne que ver con el po­der y con có­mo se re­par­te es­te en­tre los miem­bros de un víncu­lo. En cual­quier re­la­ción hu­ma­na cir­cu­la po­der, pe­ro de­pen­de de có­mo cir­cu­le ese po­der pa­ra que el víncu­lo pros­pe­re o no, sea sano o pa­to­ló­gi­co. El po­der se de­fi­ne co­mo la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar cam­bios fren­te a la re­sis­ten­cia, y des­de el otro la­do, la ca­pa­ci­dad de re­sis­tir al cam­bio; en es­te sen­ti­do, ha­brá que ver có­mo se ma­ne­ja es­to en ca­da re­la­ción.

Hay un ins­tru­men­to fun­da­men­tal en don­de ese po­der se ex­pre­sa y que sir­ve pa­ra dis­tri­buir­lo. Ese ins­tru­men­to es el con­tra­to de la pa­re­ja.To­das tie­nen uno. Es­to es co­mún a to­dos los víncu­los y se pre­sen­ta en to­das las pa­re­jas, sea cual fue­re la eta­pa de vi­da de sus in­te­gran­tes. Es de­cir, las pa­re­jas tie­nen un con­tra­to así sean ado­le­cen­tes, adul­tos jó­ve­nes, adul­tos o adul­tos ma­yo­res, he­te­ro­se­xua­les u ho­mo­se­xua­les. Pe­ro pa­ra en­ten­der me­jor de qué se tra­ta to­do es­to, vea­mos la de­fi­ni­ción de ca­da una de es­tas pa­la­bras; creo que va­mos a en­con­trar si­mi­li­tu­des en­tre sus de­fi­ni­cio­nes.

Un con­tra­to es un "acuer­do, ge­ne­ral­men­te es­cri­to, por el que dos o más par­tes se com­pro­me­ten re­cí­pro­ca­men­te a res­pe­tar y cum­plir una se­rie de con­di­cio­nes". La de­fi­ni­ción de pac­to es pa­re­ci­da: "Acuer­do en­tre dos o más per­so­nas que obli­ga a am­bas a cum­plir una se­rie de con­di­cio­nes", y lo mis­mo co­rre pa­ra el con­cep­to de acuer­do: "De­ci­sión so­bre al­go to­ma­da en co­mún por va­rias per­so­nas".

Una de las si­tua­cio­nes más gra­ves que se pue­den pre­sen­tar es que en al­gún mo­men­to de la vi­da de la pa­re­ja, uno o los dos in­te­gran­tes de­jen de se­guir es­te con­tra­to, quie­ran mo­di­fi­car­lo egoís­ta­men­te o se em­pie­cen a ale­jar de él. Es­to pue­de ocu­rrir por dis­tin­tos mo­ti­vos, pe­ro lo que que­da cla­ro es que el he­cho de de­jar de res­pe­tar ese acuer­do co­mien­za a di­na­mi­tar la pa­re­ja.

Es­te con­tra­to es com­ple­jo y pa­ra que te va­yas ha­cien­do una idea, te cuen­to que tie­ne par­tes im­plí­ci­tas, ex­plí­ci­tas, cons­cien­tes e in­cons­cien­tes. Qui­zás, tú que es­tás le­yen­do es­to te es­tés di­cien­do: "¡Pe­ro si yo no fir­mé nin­gún con­tra­to!".Yo te di­go que sí, que lo fir­mas­te.

Si el con­tra­to es im­por­tan­te, es bueno pen­sar qué su­ce­de cuan­do se de­ja de res­pe­tar. Em­pe­zar a ig­no­rar el acuer­do, co­mien­za a ge­ne­rar de­sigual­dad.

El pro­ble­ma del cual se de­ri­van la ma­yo­ría de los con­flic­tos de pa­re­ja es­tá ba­sa­do en la asi­me­tría en­tre sus in­te­gran­tes. Una pa­re­ja asi­mé­tri­ca tie­ne am­plias po­si­bi­li­da­des de se­pa­rar­se o di­vor­ciar­se

(se­gún cuál sea su es­ta­do ci­vil), si no lo­gran so­lu­cio­nar la dis­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.