Me­jor la de ma­má

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

Del 1 al 7 de Agosto se ce­le­bra la Se­ma­na Mun­dial de la Lac­tan­cia Ma­ter­na, que fue crea­da por la Alian­za Mun­dial Pro Lac­tan­cia Ma­ter­na (WABA por sus si­glas en in­glés) y que jun­to a la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) y al Fon­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la In­fan­cia (UNICEF) la apo­yan, pro­mue­ven y fo­men­tan. Ha­ce al­gu­nos años se vio una preo­cu­pan­te dis­mi­nu­ción de ni­ños ali­men­ta­dos con le­che ma­ter­na. La fuer­te co­mer­cia­li­za­ción de le­ches de fór­mu­las “en­ri­que­ci­das” y “di­se­ña­das es­pe­cial­men­te pa­ra re­cién na­ci­dos” no fa­vo­re­cie­ron que al­go tan na­tu­ral co­mo ali­men­tar al be­bé con le­che de la ma­má se sos­ten­ga. Si bien ama­man­tar es un ac­to na­tu­ral, re­quie­re de tiem­po, es­fuer­zo y apo­yo pa­ra que sea exi­to­so. Por suer­te, úl­ti­ma­men­te es­ta­mos vol­vien­do a los orí­ge­nes y las ma­dres es­tán ca­da vez más preo­cu­pa­das y no du­dan en que dar­le el pe­cho es el me­jor ali­men­to en sus pri­me­ros me­ses de vi­da. La le­che ma­ter­na pro­por­cio­na las can­ti­da­des óp­ti­mas de pro­teí­nas, hi­dra­tos y gra­sas y to­dos los mi­cro­nu­trien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra el be­bé. Contiene pro­bió­ti­cos (mi­cro­or­ga­nis­mos vi­vos) que pro­te­gen con­tra en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, per­mi­ten el ini­cio de la ma­du­ra­ción in­tes­ti­nal y con­fie­ren efec­tos mo­du­la­do­res pa­ra los sis­te­mas in­mu­no­ló­gi­co y ner­vio­so.

Un es­tu­dio del Ob­ser­va­to­rio Chic­co arro­jó que el 31% de los pa­pás mi­llen­nials (es de­cir que tie­nen en­tre 18 y 32 años) vi­ven la ex­pe­rien­cia del em­ba­ra­zo des­de un lu­gar de ma­yor co­ne­xión e in­for­ma­ción que las ge­ne­ra­cio­nes pa­sa­das. In­ves­ti­gan, leen y con­sul­tan. Sin em­bar­go, los desafíos que en­fren­tan aún son los mis­mos: ¿có­mo lle­var ade­lan­te una lac­tan­cia ma­ter­na en un mun­do que aún no brin­da las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra ha­cer­lo?

Tam­bién de­be exis­tir un com­pro­mi­so en ma­te­ria de li­cen­cias fa­mi­lia­res y de lac­tan­cia ma­ter­na en el lu­gar de tra­ba­jo, ba­sa­do en las di­rec­ti­vas so­bre pro­tec­ción de la ma­ter­ni­dad de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT). “Uno de los gran­des mo­ti­vos por la ba­ja en la pro­duc­ción de le­che es el es­trés, por eso es tan im­por­tan­te el en­torno y la con­ten­ción de las ma­más”, ex­pli­ca Ga­brie­la Fu­lle­rin­ger, pue­ri­cul­to­ra de FUNDALAM.

La le­che ma­ter­na es una po­de­ro­sa me­di­ci­na adap­ta­da a las ne­ce­si­da­des de ca­da ni­ño, ase­ve­ra la Dra. So­le­dad Ar­bio, mé­di­ca neo­na­tó­lo­ga del Hos­pi­tal J. P. Ga­rrahan.

Fuen­te: Ser­vi­cio de Neo­na­to­lo­gía del Hos­pi­tal Ale­mán; Chic­co; FUNDALAM; Ser­vi­cio de Neo­na­to­lo­gía del Hos­pi­tal Ga­rrahan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.