Co­li­bríes en el jar­dín

Mia - - JARDINERÍA -

Es­tas pe­que­ñas y en­can­ta­do­ras aves se ali­men­tan del néc­tar de las flo­res y son po­li­ni­za­do­res por ex­ce­len­cia, por lo cual su pre­sen­cia en el jar­dín es mu­cho más que un sím­bo­lo de buen au­gu­rio. La ma­ne­ra de atraer­los es plan­tan­do flo­res co­lo­ri­das, par­ti­cu­lar­men­te ro­jas, anaran­ja­das, ama­ri­llas, blan­cas, azu­les o mo­ra­das y aque­llas con co­ro­la tu­bu­lar, por­que son las que más néc­tar tie­nen. Sus es­pe­cies fa­vo­ri­tas son las alia­bas, sal­via de jar­dín, cam­pa­ni­llas mo­ra­das, ma­dre­sel­va y cam­pa­nas de co­ral, en­tre otras. Tam­bién ne­ce­si­tan un si­tio pa­ra des­can­sar, por lo cual ar­mar un es­pa­cio pa­ra que ellos pue­dan po­sar­se es ga­ran­tía que se­rán vi­si­tan­tes fre­cuen­tes. Las macetas col­gan­tes o pe­que­ños ár­bo­les son ade­cua­dos pa­ra es­te fin y un cuen­co con agua azu­ca­ra­da ter­mi­na­rá de ar­mar es­ta suer­te de spa. Por otra par­te, el ma­cho es muy te­rri­to­rial y tra­ta­rá de res­guar­dar tan­to su es­pa­cio co­mo su fuen­te de ali­men­to, por eso, si se sien­te có­mo­do allí po­dría ins­ta­lar­se de­fi­ni­ti­va­men­te.

Un pun­to im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta es que hay que evi­tar por com­ple­to el uso de pla­gui­ci­das, ya que po­dría in­to­xi­car­los y ma­tar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.