Los nue­vos e-lec­to­res

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

No to­dos los jó­ve­nes son lec­to­res pe­ro los que sí lo son sue­len apa­sio­nar­se con esa im­pron­ta tan par­ti­cu­lar que se tie­ne en la ado­le­sen­cia y eso re­per­cu­te fuer­te­men­te en el mun­do edi­to­rial. Ejem­plos no fal­tan de que la Ya­lit (Young Adult Li­te­ra­tu­re, li­te­ra­tu­ra pa­ra jó­ve­nes adul­tos) le­jos de re­tro­ce­der fren­te a las nue­vas tec­no­lo­gías, pa­re­ce ha­ber en­con­tra­do en sus po­si­bli­da­des re­cur­sos pa­ra ex­pan­dir­se ca­da vez más y su­mar nue­vos adep­tos.

Jun­to con los nue­vos lec­to­res lle­gan tam­bién los nue­vos so­por­tes que ca­da vez ga­nan más te­rreno: "El lec­tor de hoy lee de cual­quier for­ma, di­gi­tal, en pa­pel, des­de el mo­ni­tor, en el ce­lu­lar, ta­blet.To­da­vía se pre­fie­re, en la ma­yo­ría de los ca­sos, el pa­pel, por­que el li­bro fí­si­co ade­más de ser leído se ad­mi­ra co­mo ob­je­to y los lec­to­res aún bus­can edi­cio­nes bue­nas y lin­das pa­ra po­der te­ner en la bi­blio­te­ca. Sin em­bar­go, creo que la ge­ne­ra­ción de lec­to­res que na­ció con pan­ta­lla en mano, tie­ne una ten­den­cia a pre­fe­rir o to­le­rar un po­co más la lec­tu­ra en dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les", eva­lúaVa­ne­sa Fio­rio, asis­ten­te de mar­ke­ting del se­llo edi­to­rial

Del Nue­vo Ex­tre­mo.

La red ofre­ce un en­tra­ma­do tex­tual que es im­po­si­ble de ha­llar fue­ra de ella. Por ejem­plo, es­tá Watt­pad, una apli­ca­ción que per­mi­te a sus usua­rios pu­bli­car re­la­tos y poe­mas y, por su­pues­to, leer lo que otros pu­bli­can y esos tex­tos no es­tán en so­por­te pa­pel. En ese sen­ti­do, la red pue­de pen­sar­se co­mo una enor­me pla­ta­for­ma de au­to­apren­di­za­je y co­mo lu­gar de víncu­lo con los pa­res a tra­vés de in­te­re­ses en co­mún en es­te ca­so, li­te­ra­rios, tan­to de lec­tu­ra co­mo de pro­duc­ción. El trío de las tres B (blog­gers, book­tu­bers y books­ta­gram­mers) es prác­ti­ca­men­te im­pen­sa­ble fue­ra de la red, de las po­si­bi­li­da­des que es­ta ofre­ce en tér­mi­nos de len­gua­je, es­cri­to, pe­ro tam­bién vi­sual y au­dio­vi­sual.

Al es­tar tan co­nec­ta­dos, los nue­vos lec­to­res no so­lo se re co­mien­dan, tam­bién unen fuer­zas y se ex­pre­san pa­ra que lo que les in­tere­sa se pu­bli­que en sus pai­ses, cuen­ta Fe­de­ri­co Adrián Va­lot­ta, crea­dor y re­dac­tor del blog "Atra­pa­do en la lec­tu­ra".

Vic­to­ria Ba­yo­na, au­to­ra de la sa­ga "Los via­jes de Ma­rion" de Edi­to­rial Del Nue­vo Ex­tre­mo se­ña­la que el fe­nó­meno que se da hoy del au­ge de la li­te­ra­tu­ra pa­ra jó­ve­nes adul­tos se ali­men­ta de la re­per­cu­sión de los lec­to­res en las re­des y to­dos tie­nen voz pa­ra opi­nar de una ma­ne­ra ho­nes­ta so­bre las lec­tu­ras que los atra­vie­san. "Re­se­ñas, pun­tua­cio­nes en Goo­dreads, fo­tos en Ins­ta­gram, to­do in­flu­ye a la ho­ra de pro­mo­ver o des­ca­li­fi­car un li­bro.Yo mis­ma mu­chas ve­ces me en­cuen­tro le­yen­do re­se­ñas de mis blog­gers pre­fe­ri­dos so­bre al­gún li­bro que me ha lla­ma­do la aten­ción y de acuer­do a lo que ellos pen­sa­ron de él, lo ad­quie­ro o no", sos­tie­ne Ba­yo­na.

En la úl­ti­ma Fe­ria del Li­bro, el Ins­ti­tu­to Pri­va­do Ar­gen­tino Ja­po­nés “Ni­chia Ga­kuin” pre­sen­tó su nue­vo ca­nal de Book­tu­ber con el que in­ten­ta pro­mo­ver la lec­tu­ra de ma­ne­ra crí­ti­ca, crear su há­bi­to y acre­cen­tar el in­te­rés so­bre los li­bros. El pro­yec­to, que in­vo­lu­cra tres áreas do­cen­tes, se rea­li­za co­mo ac­ti­vi­dad ex­tra­cu­rri­cu­lar e im­pli­có la con­fec­ción fí­si­ca de una bi­blio­te­ca de lec­tu­ra que sur­gió del pe­di­do de los pro­pios alum­nos y que hoy cuen­ta ya con unos 150 ejem­pla­res pro­duc­to de do­na­cio­nes de edi­to­ria­les, com­pras di­rec­tas y ce­sio­nes de la co­mu­ni­dad es­co­lar. A la par, el gru­po Ni­chia Book­tu­bers lla­ma­do "Los se­ña­la­do­res" ha desa­rro­lla­do un mi­ni ca­nal ce­rra­do con los ni­ños del jar­dín de in­fan­tes de la ins­ti­tu­ción. Fla­via To­mae­llo, coor­di­na­do­ra ex­ter­na del pro­yec­to ex­pli­ca que per­mi­te crear un es­que­ma de pro­pues­tas de lec­tu­ra des­de el gru­po a sus pa­res y crea un es­pa­cio en don­de se po­ten­cien to­dos los sa­be­res que la lec­tu­ra per­mi­te ade­más de usar las nue­vas tec­no­lo­gías co­mo he­rra­mien­ta y no co­mo fin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.